La crisis haría replantear los salarios en el fútbol

362

Lionel Messi es el jugador con el sueldo más alto del planeta. Recibe anualmente del Barcelona US$75.8 millones.

Como cada decisión en medio de la crisis sanitaria mundial por el covid-19, la posibilidad de reducir los salarios a los futbolistas en las diferentes ligas, sobre todo en las más importantes, ha tenido un efecto en cadena, al punto de convertirse en un tema de actualidad para este deporte.

La reacción inicial del público ante esta medida es razonable, pero elemental. Con el impacto económico que desencadenará la pandemia la opinión popular es que resulta insostenible mantener las cifras exorbitantes que maneja el fútbol y que se reflejan principalmente en los sueldos que devenga gran parte del gremio de jugadores en Europa y otras partes del mundo.

Sin embargo, el tema tiene enfoques diferentes que merecen revisión. A continuación, algunas miradas al respecto.

¿REDUCIR SALARIOS POR QUÉ?

La idea de que los futbolistas aporten soluciones económicas en esta crisis, surgió casi en simultáneo en Italia, Inglaterra, Alemania y España.

En la Premier League, por ejemplo, la Liga con el promedio de salario más alto por cada futbolista (4 millones de dólares anuales, según informe del Banco Mundial), y la que más dinero estima perder si definitivamente debe cancelarse el torneo, los analistas consideran obligatorio que los sueldos sufran modificiones.

 “Todos los jugadores de la Premier League son millonarios. Su futuro está asegurado, incluso si no patean otra pelota de fútbol por el resto de sus vidas. Estás hablando de 30 a 40 deportistas por club, y luego pones ese dinero en un pozo y los clubes lo reparten por las ligas menores para ayudar a superar esto (el fútbol inglés tiene 8 divisiones, 7.000 clubes). Lo que pedirías es que ese jugador renuncie a algo”, insistió en declaración a la BBC Brian Laws, exdirector de la Premier League.

La dinámica en las diferentes ligas sería similar, aunque no se habla de porcentaje de reducción ni prolongación del mismo.

¿CÓMO SERÍA EL TEMA EN COLOMBIA?

Es una situación que varía según el país. En Colombia, explica el abogado en derecho deportivo y del entretenimiento, Santiago Cadavid, cualquier negociación de los términos del contrato entre club y futbolista debe regirse por el código sustantivo de trabajo y por lo tanto cada empleador deberá llegar a un acuerdo con cada jugador y de ninguna manera tomar decisiones unilaterales.

Lo anterior implica que una revaluación temporal dada la situación, como sería reducir algún porcentaje del salario, no es ilegal. Aunque sí supondría afectación para deportistas de segunda división, cuyos sueldos distan mucho de los que se manejan en la Primera A.

En la Asociación Colombiana de Futbolistas (Acolfutpro), sin embargo, consideran ilegal la medida de reducción del salario, además de que no la ven proporcional a la situación actual, pues aseguran que los clubes sabían de antemano que durante mayo no iban a recibir ingresos, pues el fútbol colombiano estaría finalizado en ese entonces por motivo de la Copa América y en la planeación del presupuesto anual el salario del plantel debe estar contemplado en su totalidad.

EL ENTUERTO DE LOS CONTRATOS

La Fifa deberá resolver prontamente el problema de los contratos que culminan en junio, fecha para la cual muchas ligas aún no estarán resueltas. Esto, según detalla Cadavid, tendría varios escenarios.

Entre las soluciones, teniendo en cuenta que las variables dependen de cada liga, podría ser que la Fifa permita inscripciones extemporáneas o mantener los tiempos de la ventana de transferencias, pero permitir que un jugador pueda fichar con otro club aunque se encuentre disputando con el actual el torneo que se extendió por la crisis.

Son todas estas situaciones inéditas en las que el ente deportivo deberá resolver con sentido común y prontitud. La clave es recordar que todos se han visto afectados y que entre las soluciones debe primar la solidaridad.

También podría gustarte