La ciudad cuenta con 1.4 camas de UCI por cada mil adultos

794

Según el DANE, de 538.612 habitantes de los cuales 58.569 es mayor a 60 años.

La pandemia por el COVID-19 es un fenómeno mundial que genera incertidumbre y constituye un desafío enorme para la sociedad, la economía, el sector privado y, por supuesto, el Estado colombiano en sus niveles nacional, departamental y distrital.

Se trata de un virus de fácil contagio y expansión, que según cálculos del Instituto Nacional de Salud (INS) podría contagiar aproximadamente a 3.9 millones de colombianos, de los cuales 3.2 millones serían casos leves, 551 mil serían casos severos y 188 mil serían casos críticos.

En el informe del programa Santa Marta Como Vamos,su director Lucas Gutiérrez, evidenció unas cifras del DANE en el que se menciona que de los 538.612 habitantes, solo 58.569 son mayores a 60 años. Población en condición de mayor vulnerabilidad en salud, quienes generarían más presión en atención de cuidados intensivos (UCI).

De esta forma Santa Marta está contando con 1.4 camas de UCI por cada 1000 adultos mayores, contando además con 83 camas habilitadas para la misma una baja disponibilidad.

“La baja disponibilidad de camas de UCI por cada 1000 adultos mayores en la ciudad implica la necesidad de aumentar este indicador para dar respuesta efectiva en la atención de pacientes en estado crítico. Al respecto, medidas como la habilitación de la antigua clínica Saludcoop apuntan a la dirección correcta y, junto a esta, podría pensarse en acciones más audaces como la concertación con el sector hotelero para habilitar camas hospitalarias de cuidado intermedio en los hoteles que estén dispuestos o emplear las capacidades de la fuerza pública y gestionar un hospital de campaña en la ciudad que permita disponer de más camas hospitalarias en la red pública y privada que tendrían que ser adecuadas para cuidados intensivos” Lucas Gutiérrez, director Santa Marta Como vamos.

Para finalizar Gutiérrez preciso que “Todo lo anterior implica la necesidad de coordinación entre el gobierno distrital y los
gobiernos departamental y nacional, así como con las universidades, el sector privado, las organizaciones de la sociedad civil y todas las fuerzas vivas de la ciudad. El reto es enorme y conforme avanza la emergencia se tendrán que tomar medidas que anticipen o mitiguen el agravamiento de la situación, las medidas señaladas anteriormente pueden ser consideradas como opciones de política y posibles acciones urgentes”

 

 

 

 

También podría gustarte