Por el fin del virus

313

Por primera en la historia milenaria de la Iglesia católica, el papa rezó ayer viernes en solitario ante la inmensa plaza vacía de San Pedro y dio la bendición y la indulgencia plenaria al mundo por la pandemia de coronavirus que lo azota. Se trata de un rito inédito durante el cual dio la bendición “Urbi et Orbi” (a la ciudad y al mundo) a todos los fieles del mundo. /AFP

También podría gustarte