Las declaraciones que enredan al Senador Antonio Guerra en la procuraduría

268

La decisión de la Procuraduría General de la Nación de abrir investigación formal en contra del senador Antonio Guerra de la Espriella, hace unos días, por el caso de corrupción de Odebrecht está fundamentada principalmente en dos testimonios: el del exsenador Otto Bula y el funcionario del Consorcio Sion Gabriel Dumar Lora.

Así se consigna en el auto de apertura de investigación firmado por el Procurador Fernando Carrillo Flórez, que usa como pruebas trasladadas las declaraciones que se han rendido en los procesos que adelanta la Corte Suprema de Justicia contra el propio Guerra, Musa Besaile, Ciro Rodríguez y Plinio Olano, a quienes también les abrieron investigación en el Ministerio Público.

En 12 páginas, la entidad destaca el testimonio de Bula para decir que “al parecer el senador Guerra de la Espriella recibió dineros de la empresa Odebrecht por una posible gestión para la consecución de los recursos que financiarían las obras del tramo Ocaña – Gamarra, es decir, el otrosí No. 6 al contrato de No 001 de 2010, también conocido como Ruta del Sol II”.

Igualmente, se tuvo en cuenta la declaración que rindió Dumar Lora ante la Corte, que va en el mismo sentido de la de Bula, sobre las gestiones que el senador Guerra habría hecho para beneficiar a Odebrecht. Aquí igualmente se incluye un presunto lobby que habría hecho ante la Superintendencia Financiera.

La Procuraduría, que cuenta en sus investigaciones con los testimonios de los expresidentes de Odebrecht en Colombia, Antonio Bueno y Eleuberto Martorelli, así como de las actas de las Comisiones Sexta y Tercera del Senado desde el año 2009, señaló que todos estos hechos que se le señalan al senador Guerra podrían ser irregulares.

En ese sentido, a fin de determinar si hay falta disciplinaria por parte del senador, la entidad decretó una serie de pruebas como la práctica de una visita especial a la Agencia Nacional de Infraestructura con el fin de obtener copia del contrato de estabilidad jurídica firmado con Odebrecht, los certificados de ingreso a la entidad para establecer si el senador ingresó a la misma entre 2012 y 2016 y a qué despachos; así como una certificación de la presidencia de la ANI sobre si hubo o no reuniones con Guerra y sobre los temas que se trataron.

Igualmente, se ordenó una visita a la Superintendencia Financiera para identificar los procesos administrativos seguidos por la entidad contra Odebrecht, sus filiales en Colombia, el Consorcio Ruta del Sol, a Corficolombiana, Episol o CSS Constructores, y el estado en el que estén, si existen. En este caso también se pidieron certificados de ingreso de Guerra a la entidad y si hubo reuniones con el Superintendente.

Estas mismas pruebas se pidieron en el caso del Ministerio de Transporte y el de Hacienda y Crédito Público. En el caso de esta última cartera, también se pide certificar si dentro el Presupuesto General de la Nación 2015-2016 “se incluyó facultades para que la ANI pagara reclamaciones de sus contratistas y en caso afirmativo se deberá allegar los soportes respectivos”.

La Procuraduría también pidió escuchar bajo la gravedad de juramento al abogado Gabriel Dumar y dispuso hacer un estudio de las finanzas de Guerra de la Espriella y a sus parientes, durante el periodo 2012-2017, para hacer una comparación patrimonial y determinar si existe algún tipo de incremento injustificado.

Además, se solicitó el traslado de las pruebas de las comunicaciones vía chat del celular del exsenador Bula que están en el proceso que la propia Procuraduría adelanta contra el senador Bernardo ‘Ñoño’ Elías. Guerra de la Espriella podrá ser escuchado en versión libre si así lo desea. Bogotá Colprensa.

 

También podría gustarte