Ciénaga y el Caribe no olvidan a Guillermo De Jesús Buitrago

Guillermo De Jesús Buitrago Henríquez nació en Ciénaga, Magdalena, un 1° de abril de 1920, en el hogar conformado por Mercedes Henríquez De la Hoz y Roberto Buitrago Muñoz.

A pesar de su temprana desaparición, este cienaguero se convirtió en el máximo representante de la música de su tierra natal y del vallenato, en los ámbitos regional, nacional e internacional.

Nunca hizo estudios de música, pero desde muy joven se sintió atraído por la fuerza de su sensibilidad musical y mostró sus inquietudes tocando en cajas de madera, silbando y cantando.

En 1940 había realizado una gira por la región central del Valle de Upar, que le permitió descubrir y dar a conocer  muchos ejemplos del rico y abundante folclor musical que permanecía casi oculto en la comarca.

La guitarra fue el instrumento que lo cautivó y con la que grabó en junio del año 1943 para Discos Fuentes, temas como ‘Las mujeres a mí no me quieren’ y ‘Compae Heliodoro’; estos temas musicales fueron un gran éxito desde el primer día.

Su voz llegó al público, por primera vez, a través de las ondas hertzianas de la emisora Ecos de Córdoba, en 1935; así mismo, se convirtió en artista de lujo de las emisoras La Voz de Santa Marta, La Voz de Barranquilla, Emisora Atlántico, La Voz de la Patria, Emisora Variedades y Emisoras Unidas, lo que le permitió proyectar su carrera artística.

Su éxito en las emisoras de la región le permitió abrirse paso en emisoras del interior; así fue como se incorporó a espacios radiales en emisoras de Bogotá, Medellín y Cali.

Mientras su fama radial crecía, su música se escuchaba en países como México, Argentina, Venezuela, Ecuador, Perú, Cuba, Panamá, Costa Rica, Honduras, Nicaragua, entre otros.

La industria discográfica colombiana se inaugura con el acetato de música interpretada por Buitrago, que lo consolidó como figura clave para la divulgación de la música de la Provincia; de hecho, aunque es autor de algunos paseos notables, la deuda que con él tiene el vallenato surge por haber sido su principal eco en los medios de comunicación.

La fama de Guillermo Buitrago trascendió el Caribe colombiano, así lo registró Gabriel García Márquez, G. (1983): “En la costa Caribe, en cambio, el programa de más prestigio en esa época era una hora de canto de un hombre de Ciénaga –Guillermo Buitrago- a quien hay que reconocerle, entre otros muchos méritos, el de haber sido el primero que puso la música vallenata en el comercio”. (p. 568).

Llamado el ‘Jilguero de la Sierra Nevada’ y el ‘Trovador del Magdalena’ fue un ídolo en su tiempo, cantó con diversos grupos musicales y estuvo vinculado a nombres memorables del vallenato de guitarra. En una época conformó un conjunto llamado ‘Buitrago y sus Muchachos’, del que formaron parte Julio Bovea y Ángel Fontanilla.

El dio a conocer los primeros paseos de Rafael Escalona, de Tobías Enrique Pumarejo y de Emiliano Zuleta; temas como ‘La víspera de año nuevo’, ‘El ron de Vinola’, ‘Las mujeres a mí no me quieren’, ‘La araña picúa’, y ‘Arbolito de Navidad’, son historia en Colombia y son la tradición más representativa de la época navideña y de fin de año.

Guillermo De Jesús Buitrago murió el 19 de abril de 1949 a la edad de 29 años, cuando estaba a punto de dar el salto a una célebre orquesta de Cuba. Su voz era capítulo aparte y su talento de compositor quedó eternizado en cantidad de canciones que hoy son motivo de repertorio para agrupaciones nacionales e internacionales.

También podría gustarte