Ayuda humanitaria llegó a Nueva York

Un avión ruso cargado con ayuda humanitaria llegó ayer al aeropuerto internacional John F. Kennedy de Nueva York, informó la misión rusa ante la ONU en momentos en que la pandemia deja más de 4.500 muertos en Estados Unidos.

Imágenes difundidas en directo en la cuenta Twitter de la misión mostraron la descarga de cajas del avión de cargo, un Antonov-124 de las fuerzas aéreas rusas.

El Ministerio de Defensa ruso había indicado que el cargamento consistía de “mascarillas médicas y equipamiento médico”.

Según el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, el presidente ruso, Vladimir Putin, y su homólogo estadounidense, Donald Trump, hablaron sobre esta ayuda durante su entrevista telefónica del lunes.

Rusia ya envió la semana pasada varios aviones con virólogos, equipamiento médico y de laboratorio y sistemas de desinfección móviles a Italia, donde la covid-19 ha matado a más de 12.400 personas.

Estados Unidos, primera potencia mundial, tiene ya más de 205.000 casos de coronavirus, incluidas 4.500 muertes, según un conteo de la Universidad Johns Hopkins.

LUCHA POR LAS MASCARILLAS

Un responsable regional francés aseguró que la competencia para obtener mascarillas fabricadas en China es tal que los estadounidenses las compran directamente en las pistas de los aeropuertos chinos antes de que emprendan su viaje a Francia.

“En la pista, los estadounidenses sacan el dinero en efectivo y pagan tres o cuatro veces el precio de los pedidos que nosotros hemos hecho, hay que pelearse”, dijo Jean Rottner, el presidente de la región francesa de Grand Est, una de las más afectadas por el brote de nuevo coronavirus, en declaraciones a la radio RTL.

Según él, los aviones parten luego rumbo a Estados Unidos y no a Francia.

“Es complicado, luchamos 24 horas al día” para que las mascarillas lleguen a buen puerto, dijo Rottner, explicando que ha creado una unidad especial en su región sobre esta cuestión.

El martes Renaud Muselier, el presidente de otra región francesa (Paca, sudeste), también se quejó de las prácticas estadounidenses.

Dos millones de mascarillas quirúrgicas llegaron el miércoles de madrugada desde China a la región Grand Est, que está comprando material por su su cuenta además de los pedidos a nivel nacional.

Frente a las críticas de escasez, el presidente francés Emmanuel Macron prometió el martes que el país tendrá “independencia plena y total” antes de que acabe el año para fabricar mascarillas en su territorio.

También podría gustarte