Operadores turísticos piden ayuda por crisis que les generó el virus

Alrededor de 500 operadores turísticos del sector de El Rodadero se han visto afectados por las medidas preventivas del Covid-19 y aseguran no han recibido ninguna ayuda por parte de la Alcaldía de Santa Marta o la Gobernación del Magdalena.

El tremendo impacto que ha tenido el Covid-19 en el sector turístico no tiene comparación con ninguna otra crisis previa, así lo hacen saber los operadores turísticos de la ciudad de Santa Marta, más exactamente aquellos que laboran en El Rodadero.

Y es que el cierre de fronteras aéreas y terrestres, la paralización de vuelos internacionales y nacionales, así como la prohibición de entradas a playas, ríos, balnearios y sitios de interés turísticos, causó que el flujo de visitantes nacionales e internacionales se viera reducido en casi un 100% en la ciudad de Santa Marta y particularmente en el emblemático balneario El Rodadero, así como también, que ciento de familias que viven del turismo, hoy no tengan como llevar el sustento a sus hogares.

Así lo dio a conocer Rosa Villalba, presidente del gremio de vendedores formales y estacionarios de la ciudad de Santa Marta, “nos encontramos preocupados, porque no esperábamos esta crisis ni estamos preparados para ella, pero además porque no hemos visto ayuda por parte de la Alcaldía, sé que ya están repartiendo las ayudas a las casas, pero hasta el momento aquí no han llegado”, precisó.

De acuerdo con Villalba, son más de 100 vendedores estacionarios lo que se están viendo afectados de manera directa, “(…) ahora indirectamente cada vendedor tiene una familia, entonces son alrededor de unas 150 personas afectadas por la crisis económica que estamos viviendo en el sector por la llegada del Coronavirus”.

Frente a lo anterior, la líder gremial agregó, “somos muchas personas que nos beneficiamos del turismo y aunque el miedo a contagiarse es grande, el hambre es la principal preocupación que escucho por parte de los vendedores, quienes ya no tienen alimento que darle a sus hijos y familias; familias que algunas son integradas hasta por 10 personas y población en riesgo como adultos mayores que no hacen parte de los que está entregando el Distrito para los de la tercera edad”.

PIDEN SUSPENSIÓN DEL PAGO DE LOS SERVICIOS

No obstante, así como la preocupación y la zozobra son latentes en el gremio de los vendedores estacionarios de Santa Marta, los apartamentitos formales y organizados también sienten el peso y la crisis que han generado las medidas preventivas para evitar la propagación del Covid-19 en la ciudad.

“No sabemos qué hacer, ahora no está entrando ningún turista a Santa Marta, por lo que no tenemos como arrendar los apartamentos, pero si nos está llegando el recibo de la luz, el agua, el gas y no tenemos con que pagarlos”, indicó Villalba.

Según lo expresado por la dirigente gremial son más de 130 apartamenteros lo que hoy se encuentran padeciendo esta situación en el sector de El Rodadero. Agregó que el desespero parece incrementarse con los días, puesto que además de los recibos de servicios públicos, también tienen que cancelar impuestos y otras obligaciones financieras legales, las cuales no tienen con qué hacerles frente.

“Y aunque lo que está sucediendo no es culpa de la alcaldía ni de la gobernación, esto es una pandemia y hay que tomar medidas para evitar que esta pandemia se sigue extendiendo, si pedimos a las administraciones que por favor aboguen por nosotros ante el Gobierno Nacional, para que  tengan en cuenta la suspensión temporal del pago de los servicios, no estamos laborando, no tenemos con que cancelar, incluso la temporada más importante del año para nosotros se canceló”, manifestó Rosa Villalba. Cabe resaltar que, Semana Santa es una de las cuatro importantes temporadas turísticas más esperadas por los operadores y prestadores de servicios turísticos de Santa Marta.

Por su parte, el comercio, que depende del turismo también ha reportado una baja en las ventas. Los restaurantes no son visitados ni siquiera por los propios habitantes, debido a que la gente está cumpliendo con la cuarentena impuesta por el Gobierno Nacional.

En la capital del Magdalena las ventas han presentado una disminución de ingresos entre el 40 y 60%. Restaurantes, centros comerciales y hoteles, son los más afectados, según una reciente encuesta realizada por la Federación Nacional de Comerciantes, Fenalco Santa Marta.

LOS CARPEROS

PIDEN AYUDA

La Cooperativa de Carperos y Silleteros al Servicio del Turismo de El Rodadero, también anunció exponenciales pérdidas en los últimos días, y aseguran que pesé a que han cumplido la cuarentena a cabalidad, no han visto ninguna de las ayudas que tanto la Alcaldía de Santa Marta como la Gobernación del Magdalena prometió entregarles.

“Nosotros los que trabajamos en la playa y nuestro sustento básico depende del turismo nos estamos viendo afectados, y el gobierno departamental y distrital no ha tenido olvidados, queremos recordarles que también somos personas, que tenemos familias y que vivimos el día a día, por lo que estamos necesitando urgentemente apoyo bien sea alimenticio o económico”, precisó el presidente del gremio de Carperos y silleteros, Alejandro Herrera.

Además, señaló, “somos aproximadamente 100 los silleteros y carperos e indirectamente somos más, porque cada carpero tiene un ayudante y una familia, estamos hablando alrededor de 200 a 250 personas o familias las cuales no ven la mano del Estado”.

En virtud de lo anterior los Carperos solicitaron de manera urgente el apoyo y la ayuda de la Alcaldía de Santa Marta, “(…), ya que hemos visto disminuir nuestros ingresos económicos, por la falta de turistas nacionales e internacionales a nuestra ciudad, y algunos operadores turísticos tenemos más de 15 días que no hemos podido trabajar por culpa del mortal virus”, Concluyó Herrera.

También podría gustarte