Tiago Squires, el niño pintor samario que vive más allá de sus límites

El pintor más joven de Colombia, le encanta pintar, inició pintando sus trazos desde que tenía tan solo un año y medio de edad.

A sus seis años, el pintor más joven de Colombia fue identificado por la Universidad del Magdalena, a través de las mesas de trabajo que la Oficina Asesora de Planeación de la Institución realiza en  Gaira, en el marco de un interesante proyecto de intervención social, donde ha venido demostrando que su condición no es un obstáculo para plasmar bellas pinturas sobre el lienzo.

La Universidad identificó el caso de Libys Falquez Sandoval, una mujer luchadora, emprendedora (es artesana, realiza accesorios con escama de pescado) y resiliente, quien es madre de Tiago Squires Falquez, diagnosticado con Trastorno del Espectro Autista -TEA, y a pesar de las  dificultades que han tenido en la vida, han logrado salir adelante.

Ella desde el inicio creyó en las habilidades y capacidades de su hijo, que con apenas seis años se inspira en las fábulas de Gunter Pauli, gurú de la Economía Azul.

Tiago Squieres, a quien denominan el pintor más joven de Colombia, le encanta pintar, inició pintando sus trazos desde que tenía tan solo un año y medio de edad, primeramente, en hojas de papel y actualmente traza sus obras de arte sobre lienzo; cree que su creatividad se despertó gracias a su madre, que desde que lo tenía en su vientre le solía leer cuentos e historias bíblicas.

“Tener un hijo en esta condición significa muchos sacrificios tanto económicos como de tiempo, pero todo ha valido la pena, porque él, mi hijo, es mi orgullo”, expresó Libys Falquez Sandoval, madre del niño samario con Autismo.

El psicólogo magister Luis Felipe Cantillo, docente catedrático de la Facultad de Salud y Psicólogo en el área de Neuroreabilitación dentro del Programa de Atención Psicológica de la Alma Mater, manifestó que, “los niños con trastorno del espectro autista tienen la particularidad que les cuesta un poco más entender los procesos de empatía, debido a que tienen un problema con la activación de sus neuronas en espejo, sin embargo, son menores de una capacidad excepcional para desarrollar algunos actos complejos que para otras personas se nos hacen muy complicados y para desarrollar los temas que les llaman mucho la atención. Tienen baja tolerancia a la frustración, pero, por eso son perfeccionistas en lo que hacen; son chicos de grandes cualidades como las que tiene Tiago, que tiene muy buenas habilidades para el dibujo que en su futuro se verán reflejadas en mayor medida”.

Cabe mencionar que, el proyecto de extensión social de esta Institución de Estudios Superiores sobre Planes de Vida y Desarrollo Comunitario, está compuesto por un equipo interdisciplinario que trabaja en la estructuración de estos en diversos sectores a lo largo del Departamento, liderado por el doctor Jhon Taborda, jefe de la Oficina Asesora de Planeación, bajo el plan de gobierno por ‘Una Universidad Más Incluyente e Innovadora’ y las alianzas ‘SMR’ de la Institución (Sostenible, Multicultural y Resiliente).

Así mismo,  el psicólogo  Luis Felipe Cantillo, docente de la Universidad del Magdalena, hizo una invitación en el marco del Mes Mundial del Autismo, “quiero invitarlos a ponernos en la labor de entenderlos, comprenderlos y potencializar sus capacidades, porque están en periodo de lo que uno llama plasticidad cerebral y la responsabilidad con estos niños es de todos, hay que ponernos la camiseta por el Autismo y apoyar todas las iniciativas que vayan en favor del mismo; y a los papitos que tengan hijos con este trastorno, decirles que no están solos, que aquí estamos para apoyarlos y para potencializar las capacidades de sus hijos y con la ayuda de equipos interdisciplinarios lograr en ellos cambios maravillosos, porque lo que ustedes tienen en las manos es un diamante en bruto”.

Finalmente es importante resaltar que, todos podemos formar parte de la campaña de apoyo a las personas con este trastorno, aportando nuestro granito de arena para ayudar a crear conciencia del valor que tienen los niños, jóvenes y personas mayores que sufren de Autismo.

También podría gustarte