El ´rebusque´ para no pasar hambre y hacer ´diligencias´

Los informales dicen que no le temen al ´virus´ sino al hambre que pueden pasar sus familias.

Este domingo se cumplirán dos semanas desde que se inició la “cuarentena por la vida” en Santa Marta, a la cual se les sumaría días después, la orden nacional de asilamiento preventivo obligatorio para todo el país, desde ese momento el diario vivir de los colombianos cambió notablemente con el llamado a permanecer en sus casas, o al menos gran parte de la ciudadanía ha atendido la norma, aunque otros señalan que a pesar que quisieran acatarla la necesidad de buscar el sustento diario o de realizar diligencias por momentos o gran parte del día se los impida.

Por lo menos, así lo señalan varios ciudadanos que en pleno centro histórico a escasos metros de la Alcaldía distrital se encuentran atiborrados realizando diligencias bancarias, y algunos vendedores informales que se sustentan de lo poco que hagan en ventas al día aprovechan estas aglomeraciones para vender desde tapabocas, guantes, antibacteriales o simplemente cualquier otro producto de higiene que por estos días son los más apetecidos y poder así ganar unos cuantos pesos.

Y es que nuevamente en un recorrido de HOY DIARIO DEL MAGDALENA por la céntrica zona del Parque Bolívar se logró captar una escena que desde hace por lo menos cinco días no parece haber cambiado decenas de personas sentadas, hablando entre sí sin acatar el distanciamiento de al menos dos metros a la espera de poder hacer efectivo el cobro de los varios subsidios que está entregando el Gobierno Nacional, esta escena que pareciera indicar que por lo menos en esta zona de la ciudad no imperara la medida de cuarentena.

 Si bien dentro de las 34 excepciones que determinó el Gobierno Nacional para que la ciudadanía pudiese salir durante este periodo se encuentra el poder realizar diligencias bancarias, las ventas ambulantes también presentes aunque no exentas, se ven un poco encubiertas para evitar ser sancionados por las autoridades, pero con el temor de estas personas de no lograr venta alguna que les permita ya sea pagar la pieza habitacional donde residen o tener para comprar los alimentos ya sea solo para ellos o las familias que sustentan.

 Los “motivos de peso” que recalcan estos ciudadanos para salir de sus hogares y hacer parte del tumulto de personas expuestas al contacto en estos momentos de prevención al coronavirus Covid – 19 son tan variadas como algunas parecieran simples excusas.

 En las largas filas para hacer los cobros de los giros o subsidios, algunos indican que, “salí para hacer compra, desde hace ocho días no lo hacían en mi casa. Yo creo que esta medida si será ampliada por precaución, aunque hay mucha gente que no cree en eso. Yo ya llevaba 15 días sin salir, vino sólo para hacer mercado, sino, no hubiese venido”, manifestó uno de los ciudadanos que esperaba su turno para ingresar al supermercado.

 “Sé que no se debe salir, pero vive cobrar el subsidio de mi papá, eso es lo que nos permitirá afrontar algunos días, es una situación que nos preocupa todos los días saber con qué vamos a comprar la comida sino se trabaja, y los mercados que han anunciado no se ven, por lo menos a nosotros que somos vulnerables nos deberían dar y hasta el momento nada”, señaló una joven en fila a espera de tener el turno para poder acceder a la entidad financiera.

La pregunta que muchos se hacen es si se logra extender el periodo de cuarentena, que si bien entienden para evitar que ocurran más casos de contagiados con el Covid-19 en la ciudad, la preocupación es como subsistirán durante ese tiempo, sin duda alguna, la bomba social que salió a relucir no solo en Santa Marta sino en varias regiones del país tras la medida de aislamiento obligatorio ha supuesto retos que a corto plazo, sino se toman medidas urgentes, pueden desembocar en una crisis social mucho más grande que la sanitaria que actualmente se vive.

No muy lejos de ahí en algunos semáforos que, si bien en otras épocas estuvieran llenos de más vendedores ambulantes, hoy, aunque pocos siguen algunos tratando de rebuscarse con la venta de tapabocas y antibacteriales, de los productos más demandados hoy en día tratar de obtener pocos recursos, aunque señalan que la preocupación que más los trasnocha no es contagiarse del virus, sino morir de hambre o que los echen a la calle.

 “Es duro antes que comíamos dos veces al día, ahora intentamos una vez al día, porque no hay con que comprar, la situación está grave porque a veces nos sentimos como en Venezuela, sabemos que acá esto es por la enfermedad, pero se siente igual, ni para regresarnos, porque están cerradas las fronteras y allá todo debe estar peor”, dijo un vendedor ambulante en la intersección semafórica de la Avenida del Ferrocarril con Avenida del Río.

OPERATIVOS DE CONTROL

Desde el Distrito precisamente a través de la secretaria de Seguridad, Sandra Vallejo, informó que la tarea emprendida en los últimos días ha sido de no solo sancionar a quienes irrespeten las medidas, sino también sensibilizar a la comunidad y comerciantes sobre los riesgos latentes al que se exponen por desacatar las medidas gubernamentales que buscan proteger la vida y el bienestar familiar al contraer el coronavirus, además de las sanciones a que hay lugar.

Hasta el momento los operativos de la Policía Metropolitana de Santa Marta, en semáforos de la ciudad, sorprendieron a 40 personas con sus puestos ambulantes y además por fuera de sus residencias, así mismo, en el sector del barrio Terranova, fue encontrado un grupo de músicos que pretendían llevar serenata a una fiesta de cumpleaños. Por tal motivo, los agentes de Policía, procedieron a realizar dos comparendos, uno al director del mariachi y otro a la persona que contrato el grupo musical.

El Coronel Oscar Favián Solarte Castillo, Comandante de la Policía Metropolitana, declaró que trabajan comprometidos por la seguridad y la convivencia ciudadana y en este sentido, “juntos podemos salvar vidas y enfrentar el COVID-19. Está en las manos de todos, adoptar con responsabilidad las medidas de protección y el cumplimiento de las normas”, puntualizó.

También podría gustarte