La hipocresia china

China se detuvo ayer sábado en un día de duelo nacional en homenaje a las más 3.300 personas que murieron de COVID-19 desde que el nuevo coronavirus irrumpió en el país en diciembre. Las sirenas antiaéreas comenzaron a sonar en todo el territorio durante tres minutos. Los trenes, automóviles y navíos hacían sonar sus bocinas en recuerdo de las víctimas.

También podría gustarte