En Guamal y Tenerife una Semana Santa diferente

Este año el recorrido que hace la gente para acompañar a Jesús quedó suspendido debido a la pandemia del Coronavirus.

POR:
GISSELL
CAMPO ACOSTA

El año anterior las calles de Guamal y Tenerife se encontraban llenas de turistas y gente del pueblo, esperando con ansias la primera celebración de Semana Santa, la cual es el Domingo de Ramos, las principales iglesias junto con sus organizadores en un día como hoy estuvieran limpiando los santos, limpiando las bancas, pintando el templo y dejando listo cada uno de los detalles para dar inicio a la Semana Mayor.

Hoy el panorama es diferente, y si bien es cierto que por estos lugares se conserva la tradición de no poner música a todo volumen, no tomar alcohol y respetar las procesiones y demás celebraciones propias de la iglesia católica, hoy  solo se observan las calles vacías y una profunda nostalgia por no poder reencontrarse con toda la comunidad que cada año se reúne  a conmemorar la vida, pasión y muerte de Jesucristo.

En estos municipios del Magdalena los católicos celebran con devoción cada una de las actividades y procesiones religiosas programadas durante estos días de Semana Santa, las cuales son reconocidas por sus asombrosas festividades, las cuales son preparadas con anticipación para que todo quede lo mejor posible.

 La celebración de esta fiesta religiosa es una de las más tradicionales de estos pueblos  ribereños, el cual año tras año se conmemora con múltiples actos culturales que complementan las actividades religiosas, entre ellos conciertos de música sacra, conferencias, exposiciones de arte religioso, misas pontificales y procesiones, todas estas actividades que actualmente están prohibidas por miedo a la propagación del Coronavirus.

Esta sería la primera vez que esta celebración es suspendida de esta forma y todo porque está prohibido profesar la fe por tanta gente al mismo tiempo, esa que sin saber se expone a contagiarse de un virus que todavía no tiene cura, la única manera de prevenir es con el aislamiento social y con el lavado frecuente de manos con agua y jabón; ningún remedio por más milagroso que digan que es capaz de combatirlo hasta el momento.

En Colombia hay muchas celebraciones durante la Semana Mayor que atraen a miles de turistas que llegan deslumbrados por la cultura de cada uno de sus pueblos, una de estas es la llevada a cabo en los municipios  de Guamal y Tenerife.

La programación de estas festividades se condensa en procesiones, incluyendo la del Domingo de Ramos, la representación de la Última Cena del Señor el Sermón de las Siete Palabras, acompañadas por bandas musicales  que entonan marchas fúnebres y otras piezas de la autoría de músicos del municipio y le región.

En esta celebración revive las tradiciones culinarias, crecimiento en la oferta de alojamiento con precios accesibles, esto atrae cada vez más a los turistas para que puedan llegar a disfrutar no solo de la oferta cultural sino de los balnearios sobre las ciénagas cercanas y los paisajes de la región.

Esta economía también se ha visto seriamente afectada, familias enteras que viven del alquiler de habitaciones, las que venden las comidas y dulces tradicionales, los que cantan en los coros, el que vende los escapularios, entre otros que no saben qué hacer por estos días, razón por la que piden a gritos ayuda del estado.

Hace más de 2 mil años en lo que hoy conocemos como Domingo de Ramos la ciudad de Jerusalén tuvo un visitante especial, esta persona había estado en la ciudad varias veces, hoy por primera vez en la historia de muchos creyentes esta fecha será diferente y más espiritual. Todo esto teniendo en cuenta la emergencia sanitaria que se presenta en todo el mundo a raíz de la llegada del Covid-19 que ha cobrado la vida de miles de personas.

DOMINGO DE RAMOS EN TENERIFE

Este año como siempre el municipio de Tenerife, ubicado en el centro del departamento del Magdalena, celebra una de las Semana Santa donde resalta la tradición de un pueblo católico, que lo convierte en uno de los destinos religiosos más visitados durante la Semana Mayor, de manera diferente y sin público que acompañe a la imagen de Jesús.

Esta celebración que en la actualidad ha sido elevado a través del Concejo Municipal a Patrimonio Cultural, Material e Inmaterial Municipal data desde siglos pasados como una muestra de la relación histórica que existía entre Españoles y Criollos, una hermosa costumbre que se ha venido desarrollando año tras año con mucha similitud a como se celebra en algunas cuidades españolas.

Los miles de feligreses que visitan a Tenerife lo hacen impulsados por actos de fe y mucha devoción, destacándose las famosas penitencias o mandas que se pagan en las procesiones que como las del jueves y viernes santos congregan a miles y miles de católicos que llegan desde muchos lugares del país y del mundo, este año no pueden pagar su penitencia, solo les queda rezar en sus casas y dar gracias por los favores recibidos.

Esta celebración religiosa, es organizada por la Parroquia San Sebastián de Tenerife, el manejo está a cargo de una Congregación o Hermandad de Nazarenos la cual está integrada por 350 personas aproximadamente entre hombres, mujeres y niños vestidos con túnicas blancas, moradas o negras (según sea la solemnidad) y con su rostro totalmente tapado, estas túnicas quedarán para el próximo año y los niños no podrán recorrer las calles en esta ocasión.

Tenerife se estaba preparando para  un día especial, ya que El Domingo de Ramos se da inicio a  la Semana Mayor con una solemne procesión que recorre las calles del pueblo en horas de la mañana representando la entrada triunfante de Jesús a Jerusalén.

 Seguidamente el lunes, martes y miércoles santo se celebraría  la Semana Santa de los Niños o ‘Semana Santica’, la cual se viene haciendo desde hace más de 10 años, cuando el alcalde de turno tuvo la gran idea de crearla para no dejar morir la tradición y sembrar así la semilla de la fe en los niños tenerifanos. Las imágenes son réplicas de las originales pero más pequeñas para que los niños nazarenos puedan cargarlas.

El jueves santo a  las 12 del mediodía se lleva a cabo la llamada “Procesión del Silencio”, la cual visita el cementerio local y recorre las principales calles. Es presidida por el sacerdote y los nazarenos. El viernes santo, es una fecha de recogimiento entre la población.

Luego el sábado santo es un día donde se realizan ceremonias y finaliza el domingo de resurrección con la procesión de ‘Jesús Resucitado’.

DOMINGO DE RAMOS EN GUAMAL

Guamal es un municipio ubicado en la subregión sur del departamento del Magdalena, pueblo donde es celebrada la Semana Santa, celebración que en esta región se caracteriza por su fervor y buena organización.

Desde 1985 se conmemora esta celebración cultural que cada año coge más auge, donde hombres y mujeres que pagan una penitencia recorren las principales calles vestidos con una túnica azul los Jueves Santos y una morada los Viernes Santos, quienes marchan al son de la música en señal de agradecimiento por un favor recibido.

La Asociación de Nazarenos de Guamal cada año gestionan para que la Semana Santa de este municipio  sea reconocida, también trabajan para embellecer las imágenes para que sea de buen gusto admirar una Semana Santa majestuosa y llena de fervor.

En la tradición de la Semana Santa salen a relucir ‘Los nazarenos’, que se organizaron de manera concreta en 1991 cuando se reunió un grupo de 150 hombres y mujeres dispuestos a personificar a los penitentes vestidos de violeta, con las caras tapadas  y con la decisión de amanecer en la procesión marcando el paso de las imágenes al ritmo de la música de viento, interpretada por la banda municipal ‘11 de Enero de Murillo’.

Hoy ese grupo de Nazarenos no podrá salir a la calle como todos los años, pero si están pendientes de profesar la fe a través de las redes sociales, recordándole a todo el mundo que no están solos y que con la ayuda de Dios se saldrá victorioso de esta pandemia.

LA TECNOLOGÍA Y LA FE

Por estos días las misas se realizan de manera virtual donde escasamente está el sacerdote con un monaguillo y alguien que grabe con cámara o celular la misa diaria, esto con el fin de seguir entregando a los feligreses una palabra de aliento en estos momentos tan difíciles por lo que se está pasando.

La prohibición de reuniones masivas obligó a los sacerdotes a ingeniárselas para desarrollar las eucaristías con cierta normalidad  y no dejar botadas a sus ovejas. Por lo mismo, idearon las misas virtuales, instancia donde a través de páginas  en Facebook leen a diario pasajes de la Biblia, cantan y rezan, para poder sobrellevar estos tiempos de aislamiento.

 En las grandes ciudades es algo más llevadero, pero en estos pueblos donde no todos tienen acceso a la tecnología las personas buscan la manera de no dejar de lado sus creencias y escuchar la palabra de Dios.

 “Los cristianos en los tiempos de dificultad, sobre todo ahora por el Coronavirus, también sentimos las necesidades del pueblo de Dios,  aunque estaremos solos físicamente, sabemos que es una eucaristía de toda la Iglesia”, manifestó uno de los feligreses.

También podría gustarte