‘Dexter’ una cabina de desinfección de virus y bacterias

5.859

Luego de innovar con más de 20 proyectos en tres años, el científico samario logró crear algo novedoso que genera un impacto social positivo, lo que ha causado que muchas empresas importantes en la región y el país lo contacten para obtener la cabina.

Por:
EMILY
BUSTAMANTE NÚÑEZ

Santa Marta, es una ciudad con talentos excepcionales, este es el caso del ingeniero Luis Balaguera Massu, quien creó a ‘Dexter’ una cabina de desinfección peatonal de virus y bacterias en medio de la pandemia mundial por el Coronavirus, lo que ayuda a evitar la propagación de la enfermedad.

Este científico samario, logró volver una oportunidad la crisis que vive el país en la actualidad generando que muchas empresas quieran obtener el producto, el cual pueden usarlo hasta 360 personas por hora. Además es importante precisar que Balaguera Massu, es un ingeniero industrial egresado de la Universidad del Magdalena.

Es importante resaltar el apoyo de la familia y amigos del ingeniero para volver este proyecto una realidad, que hoy es recocido a nivel nacional y es el inicio de un emprendimiento que salva vidas.

“Siempre he sido muy curioso y me gusta inventar cosas nuevas; la idea que se me ocurrió es que se extermine la mayor cantidad de Coronavirus y se disminuya la propagación, por lo tanto, con la cabina estamos descontaminados en mayor proporción a que solo lavarte las manos”, precisó el ingeniero Luis Balaguera Massu.

También sostuvo que “vengo trabajando en este proyecto hace rato, tengo la experiencia con los productos y, me habían pedido incluir la desinfección al sistema que yo venía usando. Lo habíamos hecho anteriormente pero sin individuos, se hacía en horas no laborables y se dejaba esparcido el desinfectante y se eliminaban el total de las bacterias”.

Debido al Covid-19, buscaron otro desinfectante que estuviera aprobado para esparcir encima de las personas, por lo tanto, el ingeniero Balaguera Massu logró una alianza con una empresa de Bogotá que cuenta con su registro Invima, luego de eso terminé el diseño de la cabina para que fuese óptima.

LA INNOVACIÓN

La cabina de desinfección de cuerpo completo inicialmente para el uso del personal médico y pacientes, población con alto riesgo de contagio. La iniciativa, implementada por la Clínica Mar Caribe de Santa Marta ha logrado dar un parte de tranquilidad a quienes ingresan y salen de esa entidad prestadora del servicio de salud.

Diseñada con acetato, policarbonato, un sistema de micro nebulización de alta presión elaborado en metal, luces ultravioleta, UV,  y una densidad capaz de cubrir todas las áreas del cuerpo, la cabina ‘Dexter, nombre inspirado en una serie de televisión animada inactiva microorganismos como bacterias, virus y protozoos resistentes al cloro.

Según el ingeniero, la desinfección se debe al químico especial Proenviriix, el cual no es toxico, no mancha ropa, no irrita la piel y no es peligroso para las personas.  “La cabina fabricada además para animales u objetos, también está equipada con un equipo de rayos ultravioletas para atacar patógenos que son muy resistentes.  Es autoinstalable, no moja la superficie y fácilmente escalable”, aseguró Luis Balaguera.

LA EMERGENCIA POR EL COVID-19

La iniciativa, ideal para las medidas implementadas por el Gobierno Nacional en enfrentar la emergencia sanitaria, no sólo está diseñada para clínicas, también puede ser instalada para el ingreso y salida en universidades, colegios, centros penitenciarios, bancos, almacenes de cadena, entre otros.

Aproximadamente, su valor oscila entre los 7 y 10 millones de pesos, precio relativamente bajo en comparación con otros equipos americanos que tienen un valor de 20 mil dólares. Hasta el momento, es la única cabina de este tipo utilizada por un centro hospitalario en la ciudad de Santa Marta.

En otros países hay cabinas de desinfección en medio de la crisis sanitaria por el coronavirus. En Argentina presos y agentes penitenciarios  de Buenos Aires construyeron una para que sea utilizada por el personal que cumple funciones en las cárceles y en Vietnam el Ministerio de Sanidad junto a la Universidad Tecnológica de Hanoi diseñaron otra  a base de solución salina iónica Anolyte.

PROCEDIMIENTO DE DESINFECCIÓN

La cabina de desinfección con 2.3 metros de alto y 1 metro de ancho y profundidad, es automática, detecta el ingreso de la persona e inicia su proceso a través de la aspersión por micro nebulizadores y los rayos UV, logrando exterminar microorganismos en la ropa y el cuerpo.

Los pasos a seguir: Ingresa una persona a la vez; se sitúa rápidamente en el centro de la cabina y cierra los ojos; abre levente los brazos y gira 360° lentamente; esperar a que el sistema termine la desinfección total y salir de la cabina.

“Este proyecto se suma a otras medidas de prevención, la ventaja es que están diseñadas para que la persona no salga completamente mojada, el producto se aplica por microgotas en el 100% del cuerpo humano”, expresó Balaguera.

EL APORTE DE UNIMAGDALENA

En el marco del proceso de certificación y habilitación al laboratorio de Biología Molecular para el procesamiento de muestras de Covid-19, que ya tiene el visto bueno del Instituto Nacional de Salud, el Doctor Pablo Vera Salazar, rector de la Alma Mater espera contar con uno de estos equipos para el protocolo de seguridad de este laboratorio.

“El rector me expresó todo su apoyo, quiere que el proyecto crezca y utilizarlo en el laboratorio que está adecuado para hacer los test de coronavirus”, puntualizó Luis Balaguera.

Es importante señalar, que la iniciativa desarrollada por el egresado del Programa de Ingeniera Industrial se ha desarrollado de manera personal y espera contar con implementos necesarios para construir más elementos y distribuirlos en entidades interesadas.

LAS PRUEBAS

Previo a la puesta en funcionamiento de la cabina de manera pública, el ingeniero Balaguera Massu primero le hizo varias pruebas con él mismo en aras de comprobar sus funciones y verificando el tema de no haber riesgos adversos.

“Había que probarlo para poder decir que el producto efectivamente no irrita la piel, no da mareos. La cabina quedó diseñada de tal manera que ella no moja sino genera una capa de nubosidad y es bastante fina, cuando la cabina demora mucho tiempo encendida se ve que baja el humo por debajo de la cabina, tiene un efecto denso y llamativo”, precisó el científico samario.

Cuando llegaron las medias restrictivas a Santa Marta lo teníamos listo, es decir, que la cabina estaba funcionando antes que se decretara la cuarentena nacional obligatoria.

Por otro lado, dijo que “al momento de cerrar muchos negocios me quedé sin comprar materiales porque aquí hay muy pocas ferreterías especializadas en los materiales que yo quería usar, por eso cuando me decidí hacer el proyecto y conseguí la plata porque soy una persona humilde y no tenía los recursos suficientes, ahí fue donde decidí hacer un video pidiendo ayuda para tocar puertas y me dieran permisos de movilizarme y mostrar que el prototipo estaba funcionando adecuadamente”.

EL VIDEO

El video que grabó el ingeniero para pedir ayuda se hizo viral y mucha gente se interesó en el proyecto, lo llamaron para conocer más de la idea, así fue como el rector de Unimagdalena, Pablo Vera Salazar, lo llamó y lo animó, le puso a su disposición el equipo interdisciplinar de la Universidad.

“Estamos en conversación de la Universidad para lograr una integración y una alianza para que el producto pueda ser mejorado y de la mano con la institución que es de talla internacional, me apoyen con los especialistas en todas las áreas”, precisó Balaguera Massu.

Cabe mencionar que en la cabina solo cabe una persona, debido a que el objetivo es que no se desperdicie el desinfectante porque es costoso. Además debe estar conectada a la energía a 12 voltios a zonas aisladas y 220 voltios, está hecha para ser conectada en cualquier parte.

NO SOLO SIRVE PARA CLÍNICAS

La iniciativa, ideal para las medidas implementadas por el Gobierno Nacional en enfrentar la emergencia sanitaria, no sólo está diseñada para clínicas, también puede ser instalada para el ingreso y salida en universidades, colegios, centros penitenciarios, bancos, almacenes de cadena, entre otros.

Aproximadamente, su valor oscila entre los 7 y 10 millones de pesos, precio relativamente bajo en comparación con otros equipos americanos que tienen un valor de 20 mil dólares. Hasta el momento, es la única cabina de este tipo utilizada por un centro hospitalario en la ciudad de Santa Marta.

En otros países hay cabinas de desinfección en medio de la crisis sanitaria por el coronavirus. En Argentina, presos y agentes penitenciarios de Buenos Aires construyeron una para que sea utilizada por el personal que cumple funciones en las cárceles y en Vietnam, el Ministerio de Sanidad junto a la Universidad Tecnológica de Hanoi diseñaron otra a base de solución salina iónica Anolyte.

INSTALACIÓN DE  MÁS CABINAS

En el marco del proceso de certificación y habilitación al laboratorio de Biología Molecular para el procesamiento de muestras de Covid-19, que ya tiene el visto bueno del Instituto Nacional de Salud, el doctor Pablo Vera Salazar, Rector de la Alma Mater espera contar con uno de estos equipos para el protocolo de seguridad de este laboratorio.

“El Rector me expresó todo su apoyo, quiere que el proyecto crezca y utilizarlo en el laboratorio que está adecuado para hacer los test de coronavirus”, puntualizó Luis Balaguera.

Es importante señalar, que la iniciativa desarrollada por el egresado del Programa de Ingeniera Industrial se ha desarrollado de manera personal y espera contar con implementos necesarios para construir más elementos y distribuirlos en entidades interesadas.

LOS BENEFICIOS

“A la Clínica Mar Caribe inicialmente se le mostró el prototipo y nos permitieron hacer todas las pruebas que necesitábamos, nos dijeron sí el equipo funciona y querían ver la reacción de los empleados, me pidieron la ficha técnica del producto y el equipo científico de la clínica hizo la validación de los componentes, el dictamen que dieron es que el producto sí podía aplicarse”, manifestó el ingeniero.

Añadió que “estamos ya en negociación de adquirir tres cabinas con la Clínica Mar Caribe y la Fundación Cardiovascular del Cesar ya pagó dos cabinas y las vamos a instalar la próxima semana. Me han llamado de Argos, Puerto de Santa Marta, Drummond, Cerrejón, Puertos privados de Barranquilla que están funcionado y están interesados en las cabinas”.

El mensaje del ingeniero samario Luis Balaguera Massu para los innovadores en la ciudad, es el siguiente “siempre en las adversidades hay oportunidades, pero depende como veamos la vida, la ciencia y de la mano de Dios pedirle sabiduría para aportar beneficios a las personas con lo que quieran crear; las ideas innovadoras generan empresa y empleos”.

También podría gustarte