´Aislamiento inteligente´ con una cuarentena menos rígida

1.063

El presidente Iván Duque manifestó el fin de semana la posibilidad de implementar una medida denominada “aislamiento inteligente”, con el que se busca darle un poco más de flexibilidad a la cuarentena,  sin perder de vista los aspectos esenciales de la misma.

La pandemia del coronavirus ha terminado por poner contra las cuerdas muchos aspectos de la vida cotidiana de los colombianos. La cuarentena, el método mayormente sugerido a nivel mundial para prevenir el coronavirus, ha terminado por generar un impacto generalizado en la economía y las dinámicas sociales de los ciudadanos.

El presidente Iván Duque manifestó el fin de semana la posibilidad de implementar una medida denominada “aislamiento inteligente”, con el que se busca darle un poco más de flexibilidad a la cuarentena,  sin perder de vista los aspectos esenciales de la misma.

Se trata de “mantener la protección y la restricción al adulto mayor; que mantengamos las restricciones al sistema educativo; que tomemos normas de distanciamiento, pero, también, que adoptemos unos protocolos que nos sirvan a todos nosotros para conservar el principal objetivo, que es la protección de la salud y la protección de la vida como elemento central”.

El economista y fundador de la firma Raddar, Camilo Herrera Mora, afirma que un aislamiento inteligente deber ir más allá de una cuarentena permanente o absolutamente rígida.

“Muchos de los hábitos que hoy tenemos se van a transformar mientras se encuentre una solución médica para el virus. Para los latinos es muy normal tocar y abrazar a la gente; en eso, por ejemplo, tenemos que ser muy inteligentes. Es un concepto integral que debe reflejarse en las reuniones sociales, el uso del transporte público. Se traduce, en últimas, en la toma de decisiones inteligentes”, explicó.

Por su parte, el epidemiólogo de la Universidad Javeriana, Diego Rosselli, considera que se trata de establecer períodos de libertad relativa, en donde algunas personas se puedan movilizar para poner a marchar la economía.

“Lo más importante es mantener protegidas a las personas con más alto riesgo, que son los adultos mayores y personas con enfermedades previas”, afirmó.

Dijo también que una posibilidad sería permitirle a las personas que han padecido el virus y se han curado esa “relativa libertad” para que puedan realizar sus actividades laborares. Eso, claro está, si existe la certidumbre de que no habrá contagio por parte de ellos.

También podría gustarte