Los “clase media” a la deriva y sin ayudas estatales

No son determinados como población vulnerable, pero debido al cierre de los establecimientos de los que obtenían sus recursos hoy en día se encuentran en situación de vulnerabilidad.

A punto de cumplirse tres semanas de cuarentena obligatoria a nivel nacional, algunas familias samarias aún continúan a la espera de ayudas anunciadas tanto por el Gobierno Nacional como el local, ayudas destinadas como se ha señalado, estarán enfocadas principalmente en atender a las poblaciones vulnerables, aunque varios sectores poblaciones durante esta época también han visto vulnerados sus ingresos y por ende sus sustentos.

Este es el caso de varios comerciantes independientes de clase media que para el Gobierno Nacional no son determinados como población vulnerable al no estar en las bases de datos del Sisbén u otro programa social, pero que debido al cierre de los establecimientos de los que obtenían sus recursos hoy en día se encuentran en situación de vulnerabilidad.

Por lo menos así se siente Mayolis Trilleras, quien se identifica como representante del gremio de los estilistas de la ciudad, quienes si bien en cualquier condición normal estuvieran generando ingresos para el sustento de sus familias hoy no solo se acumulan las deudas de pagos de servicios, arriendo de local, sino también la necesidad en cada uno de sus hogares.

“Hacemos un llamado para pedirle al Gobierno o a quien corresponda una ayuda para nosotros ya que somos personas que no tenemos un salario fijo y vivimos del día a día y en este momento muchos de nosotros quizá no tenemos que brindarles a nuestros hijos incluso habrá algunos que no tienen ni siquiera derecho a salud por eso agradezco al Gobierno ante esta situación de pandemia se nos suministre una ayuda ya sea económica o en mercado para nuestras familias” señala esta madre de familia.

 Aunque el cierre de locales y establecimientos comerciales en la ciudad se dispuso varios días antes del anuncio de la Cuarentena obligatoria, estas mujeres y hombres que se dedican a esta labor intentaron prestar trabajos a domicilios, situación que no duró mucho tras el decreto de aislamiento preventivo obligatorio.

La pregunta que se hace esta mujer al igual que otros comerciantes independientes y que según el Dame hacen parte de la clase media, es que si bien se han anunciado ayudas a sectores como madres comunitarias, jóvenes, adultos mayores y familias vulnerables y otros sectores como los vendedores ambulantes, ellos que viven de lo generan en el día en sus locales de belleza, hoy se encuentran a la deriva porque no cuentan con recursos para subsistir, pero tampoco califican para recibir ayuda como las anunciadas por las autoridades.

“No somos ricos, pero en esta situación que vive el país somos vulnerables, entendemos que hay personas que padecen una mayor necesidad, pero también somos madres cabeza de hogar que mantener familias y con los locales cerrados sencillamente no tenemos como poder ganar y alimentar a nuestras familias”, agregó Mayolis Trilleras.

Por el momento este grupo de personas a las que también se suman algunos comerciantes independientes como: dueños de restaurantes informales, puesto de ventas de variedades entre otros se encuentran en un limbo con deudas, preocupaciones y a la espera de no solo un anuncio sino la verdadera ayuda que le puedan prestar las autoridades.

También podría gustarte