Polémica por la reducción de la cuota de pantalla en la tv colombiana

El descontento generalizado por parte de los principales implicados en la industria de la televisión se generó por las últimas determinaciones que ha tomado el Gobierno Nacional en torno a temas como la llamada Cuota de Pantalla.

Desde hace varias décadas se estableció un porcentaje mínimo de producción nacional para la televisión abierta de un 70% en horario triple A de lunes a viernes, mientras que para los fines de semana, dicho porcentaje sería de un 50%. A esto se le denomina Cuota de Pantalla.

Esto, según la Asociación de Colombiana de Actores, fue un logro para toda la industria colombiana y un factor que impulsó el desarrollo de la televisión.

Sin embargo, en el nuevo decreto 516 del 04 de abril de 2020 el Gobierno Nacional decidió bajar la cuota de pantalla al 20% en razón a la cuarentena, pues durante las últimas semanas, para cumplir con el aislamiento social, todas las producciones de series, telenovelas y hasta realitys, han tenido que ser pospuestas y aún no tienen fechas para reanuar grabaciones.

Según la Ministra de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, Sylvia Constaín: “Es una medida excepcional y temporal… Durante este periodo de emergencia los canales de televisión abierta pública tienen dificultades, por lo que hemos incrementado de un 10 al 20% de los recursos que reciben del Gobierno Nacional, para poder solventar los gastos de operación durante el periodo de emergencia”.

La actriz Majida Issa recordó lo que ocurrió bajo el gobierno de César Gaviria, en 1991 cuando se presentó una seria crisis que se debió recurrir a apagones diarios en todo el país. Esto hizo, que en ese entonces las programadoras de los canales nacionales públicos manifestaran que entrarían en crisis ante la falta de pauta publicitaria.

“Los actores cedieron sus derechos mientras pasaba la coyuntura. Dijeron que sería solo por un tiempo y ya vamos para 30 años. Hemos pagado con creces la falta de palabra y de respeto del Gobierno”, comentó la reconocida actriz.

EL CASO DE LOS PRIVADOS

En el caso del Canal Caracol, por ejemplo, tuvieron que posponer la realización de la versión 2020 de El Desafío, el cual sería el reemplazo del programa ‘A otro nivel’ que ya se encuentra entrando a su etapa final, por lo que ya se está anunciando el estreno de dos nuevas series que el canal y sus aliados ya tenían grabadas: ‘El general Naranjo’ y ‘La venganza de Analía’.

Otra es la realidad que vive RCN. En el mes de enero estrenó ‘Pa quererte’ serie con la cual empezó a volver a ser muy competitivo en teleaudiencia, lo cual había logrado el año pasado con la repetición de ‘Yo soy Betty la fea’, pero no con una producción nueva.

Se estaba presentando un fenómeno parecido a lo sucedido con la primera temporada de ‘La ley del corazón’, que tuvo un buen comienzo y con el pasar de los capítulos su rating fue en aumento hasta convertirse en un fenómeno.

Tan buenos resultados estaba generando, que otra de sus series, ‘Enfermeras’, estrenada el año pasado, también se empezó un fuerte repunte en su teleaudiencia.

Sin embargo, son producciones que el canal estába grabando en la actualidad, por lo que rápidamente, con la emergencia, se quedó sin capítulos nuevos, por lo que, desde esta semana, todos sus productos de su horario estelar de las noches de lunes  a viernes, son repeticiones de algunas de sus más exitosas producciones de los últimos años.

“Es increíble que para afrontar la crisis, el gobierno ofrezca reducir la participación nacional en la cuota de pantalla, en vez de incentivar la presentaciones de productos nacionales así sean repeticiones, atendiendo a que existen un número importantes de series, telenovelas y documentales que ya han sido exhibidos en la televisión nacional, y algunos que aún  no se han presentado, así como más de 170 películas que se han estrenado en los últimos diez años, la mayoría con muy poca asistencia de público en las salas y que son un material suficiente para copar las parrillas de programación de los canales públicos y privados de orden nacional y regional mientras dure el aislamiento”, manifestó la Asociación Colombiana de Actores.

Además, según dicha asociación, con este decreto, “cierran la posibilidad de ingreso para libretistas, directores y actores por cuenta del Derecho de Comunicación Pública, establecido en las leyes Fanny Mikey y Pepe Sánchez, en estos tiempos en los que no hay trabajo ya que la producción se detuvo”.

Según el Gobierno, esta determinación se dio tras consultar con los gerentes de los ocho canales públicos regionales de televisión y el gerente de Rtvc, el aislamiento preventivo obligatorio y la realización de las actividades laborales y académicas de manera remota, ha implicado la modificación y aplazamiento de cronogramas para la ejecución de producciones, la cancelación de espacios, eventos y requerimientos de apoyos logísticos, que se reflejan en una disminución de más de 70 mil millones de pesos en los ingresos de dichos canales, mientras que, la proyección de necesidades de funcionamiento es cercana a los 62 mil millones de pesos.

“Sí hay mucha producción, no se cuántas historias nacionales que no han salido al aire y que se podía meter ahí. Sería una muy linda oportunidad para que la gente se acercara al talento nacional. Por otro lado, se encuentra la Ley Fanny Mikey, donde queda claro que cada vez que se emita un programa donde participe un actor, ese actor recibirá una platica, que ya no recibirá por la reducción de la cuota de pantalla”, comentó el actor Santiago Alarcón a través de sus redes sociales.

BOGOTÁ, (Colprensa).

También podría gustarte