España supera los  15.000 muertos

España registró este jueves un tímido descenso del número diario de muertos por el coronavirus, pero superó la barrera de 15.000 fallecimientos, mientras aumenta la crispación por la gestión gubernamental de la crisis.

En total, 15.238 personas fallecieron a causa de esta epidemia, 683 en las últimas 24 horas contra 757 el día anterior, un ligero descenso tras dos días consecutivos de incrementos, según datos del ministerio de Sanidad.

“El incendio que desató la pandemia comienza a estar bajo control”, dijo el jefe de gobierno socialista Pedro Sánchez en una sesión en el Congreso para ratificar la prórroga hasta el 25 de abril del confinamiento iniciado a mediados de marzo.

El dirigente español, además, advirtió que será necesario más tiempo. “Estoy convencido de que, dentro de quince días, tendré que volver a prorrogar el estado de alarma”, que le permite aplicar la cuarentena, “porque, evidentemente, no habremos puesto fin a la pandemia”, afirmó.

Pero los balances oficiales son cada vez más discutidos, dado que podrían subestimar la mortalidad total al incluir únicamente a quienes dieron positivo de COVID-19 cuando no hay tests para todos los casos sospechosos.

Las autoridades de la región de Madrid, la más afectada, reconocieron el miércoles que el número de fallecidos en residencias de ancianos podría quintuplicar la cifra oficial, ya que se han excluido a casi 3.500 decesos con síntomas de la enfermedad.

El gobierno de Sánchez defiende que este cálculo es más inclusivo que el aplicado en otros países del entorno y corresponde a las recomendaciones formuladas por la Organización Mundial de la Salud.

Las discrepancias cristalizaron en un Congreso casi vacío, con una séptima parte del aforo habitual para respetar las medidas de distanciamiento social. La sesión empezó con un minuto de silencio para las víctimas del coronavirus pero rápidamente derivó en trifulca política.

“Los españoles merecen que no les mienta, los españoles merecen que les diga la verdad”, le espetó a Sánchez el líder del conservador Partido Popular (PP), Pablo Casado.

“España es el país del mundo con más fallecidos por millón de habitantes (…) ¿No va a pedir perdón a nadie?”, insistió.

Aunque dijo apoyar la prórroga del confinamiento, Casado acusó al gobierno de haber subestimado la epidemia, mentir en los balances, poner en peligro a los profesionales de la salud al no darles suficiente material de protección y arruinar al país al paralizar durante diez días la actividad económica no esencial.

Esta última medida, aplicada desde el 30 de marzo hasta este 9 de abril, había sido solicitada previamente por su Partido Popular que, además, ostenta el poder regional en Madrid, donde el brote causó mayores estragos.

“Mientras en todos los países la pandemia ha servido para minimizar las rivalidades políticas, en España está sirviendo para enconar la confrontación política”, lamentó Sánchez, que reclamó repetidamente “lealtad y unidad”./AFP

También podría gustarte