Sentido mensaje del Papa a los fallecidos por el virus

En la inmensa plaza vacía de la basílica de San Pedro en Roma, el papa Francisco, líder espiritual de 1.300 millones de católicos, celebrará un Vía Crucis en formato reducido, acompañado por cinco detenidos de una prisión de Padua (norte) y cinco médicos y enfermeros del Vaticano.

“Los médicos, enfermeros, enfermeras, hermanas, curas” que murieron combatiendo la pandemia del coronavirus son “muertos en el frente como soldados que dieron su vida por amor”, declaró este viernes el papa Francisco a la cadena italiana Rai1.

El sumo pontífice considera que esas personas pasan a formar parte de los “crucificados de la Historia”, según declaró, por teléfono, en un programa dedicado al Viernes Santo, en el que se conmemora la crucifixión y muerte de Jesús.

“Me siento cerca del pueblo de Dios, sobre todo de los que más sufren, de las víctimas de la pandemia, del dolor del mundo”, declaró el papa argentino. Asimismo, afirmó tener en cuenta “la esperanza, que no quita el dolor, pero tampoco decepciona”.

El viernes por la noche, a la luz de las antorchas, el jefe espiritual de 1.300 millones de católicos celebró un Vía Crucis en formato reducido por la plaza de San Pedro del Vaticano, acordonada por la policía.

Estuvo acompañado por un grupo de cinco detenidos de una prisión de Padua (norte) y por un grupo de cinco médicos y enfermeros del Vaticano.

Desde 1964, el Vía Crucis en presencia del papa tenía lugar con miles de fieles en torno al anfiteatro romano del Coliseo, espléndidamente iluminado.

CERCA DE LAS VÍCTIMAS

El Santo Padre realizó una llamada telefónica, en vivo, al programa de la televisión italiana: “A su imagen”, para manifestar su cercanía a quienes dan su vida por ayudar a los demás, “crucificados y crucificadas que mueren por amor”.

La tarde de este 10 de abril, Viernes Santo, la voz del Papa Francisco se oyó sorpresivamente en los estudios de la Radio y Televisión Italiana, RAI, en el programa: “A su imagen”. La llamada fue recibida por la conductora del programa, Lorena Bianchetti, quien emocionada saludó al Pontífice y hacia el final del programa, que estaba centrado en el Viernes Santo, preguntó al Papa cómo está viviendo este difícil momento de la pandemia causada por el coronavirus. “Pienso en el Señor crucificado – dijo el Papa – y en las muchas historias de los crucificados de la historia, pero las de hoy, de esta pandemia: médicos, enfermeras, monjas, sacerdotes… que murieron en el frente, como soldados, que dieron su vida por amor, resistentes como María bajo sus cruces, de sus comunidades, en los hospitales, curando a los enfermos. Hoy en día también hay crucificados y personas crucificadas que mueren por amor”.

LA ESPERANZA NO DEFRAUDA

El Papa Francisco, pocas horas antes del comienzo de la celebración de la Pasión del Señor y esta noche del Vía Crucis, dice estar cerca “del pueblo de Dios, de los más sufrientes, especialmente de las víctimas de esta pandemia, del dolor del mundo”, pero subraya que su mirada se dirige al cielo, a “la esperanza, porque la esperanza no defrauda”. No quita el dolor, pero no decepciona”. El Papa señala luego la Pascua que “termina en la resurrección y la paz”, habla de “compromiso de amor”, que nos hace cruzar el “camino duro”, un camino que Jesús recorrió primero, por toda la humanidad y que “esto nos reconforta y nos da fuerza”./ AFP

También podría gustarte