Congreso pondrá lupa a los bancos agiotistas

El senador David Barguil  dijo que “este país los salvó en el pasado, en la crisis de los 90. Se creó el impuesto del dos por mil para salvarlos. Ahora son las empresas, la gente, los que necesitan de un apoyo y uno siente que la banca ha ido empujada, primero en todo el tema del congelamiento de créditos.

La letra menuda de los bancos pasará al tablero en el Congreso. Varios presidentes de los bancos fueron invitados a explicarle a la Comisión Primera de la Cámara las medidas adoptadas para hacerle frente a la crisis creada por la pandemia del coronavirus.

La invitación hace parte de un debate de control político propuesto por el representante bogotano Edward Rodríguez, del Centro Democrático, al que están citados el gerente del Banco de la República, Juan José Echavarría, y los presidentes de Bancóldex, Víctor Manuel Hoyos, y el Banco Agrario, Francisco José Mejía.

Rodríguez  dijo  que los empresarios y toda la población colombiana necesitan conocer las líneas y la forma expedita de acceder a los créditos, que desde el Gobierno y los bancos se están creando y poniendo en funcionamiento para atender sus diferentes compromisos que van desde pagar la nómina de empleados hasta financiar la producción y el sostenimiento de las diferentes industrias, empresas y pequeños negocios.

Según el congresista, en el momento ya existen un bloque de decretos ley, pero aún la mayoría de los colombianos desconoce la mecánica y la forma como van a recibir y tramitar las medidas de apoyo y alivio que el gobierno viene implementando para enfrentar la pandemia del Coronavirus.

“Al día de hoy no se ha visto la mano de los bancos auxiliando a los micro, pequeños, medianos y grandes empresarios, ni a los trabajadores independientes y mucho menos a los emprendedores, ni a las familias colombianas. Ya es tiempo que, así como se les ayudo para evitar su quiebra durante la crisis financiera de finales de los años 90, ahora sean ellos quienes se solidaricen, se comprometan y ayuden a los colombianos”, puntualizó Rodríguez.

Para el parlamentario es necesario “que le digan al país por qué no están ayudando a las familias colombianas, a los emprendedores, a los trabajadores o a los empresarios y eso que el presidente Duque ha anunciado un alivio financiero para que se proteja la economía en el país. Hay que recordarles que así como con el 2 por mil los rescatamos a finales de los noventas es hora que sean generosos y ayuden a todos los colombianos”.

El senador cordobés David Barguil, del Partido Conservador, en diálogo con este Diario se mostró de acuerdo con Rodríguez y anotó que “aquí debe haber solidaridad de todos los sectores para sacar adelante al país. Yo me pregunto ¿qué van a hacer los bancos si sus clientes se quiebran?, ¿si los usuarios del sistema financiero no tienen como pagar las cuotas de sus obligaciones? Entonces van a llevar al sistema financiero a una crisis mayor. Nosotros también hemos dicho que necesitamos un sistema financiero sólido, porque allí están depositados los ahorros de todos nosotros –de las personas, de las empresas, del Estado– y si se va a pique el sistema financiero se lleva por delante los ahorros de todos nosotros. Pero eso no significa que no se le pida a los bancos en medio de la crisis un esfuerzo propio”.

El senador Barguil agregó que “este país los salvó en el pasado, en la crisis de los 90. Se creó el impuesto del dos por mil para salvarlos. Ahora son las empresas, la gente, los que necesitan de un apoyo y uno siente que la banca ha ido empujada, primero en todo el tema del congelamiento de créditos. Como bien lo denunciamos, venían haciendo capitalización de los intereses y eso iba a dejar a la gente debiendo mucho más en el futuro. El supuesto alivio y apoyo terminaba haciendo que se lucraran mayormente con esta crisis, porque al capitalizarse los intereses al momento de terminar el periodo de gracia el monto de la deuda iba a ser mayor y al aplicar la tasa de interés la gente iba a terminar pagando una cuota más alta por el crédito. El Gobierno acertadamente prohibió la capitalización de los intereses, lo que implica que así se causen los mismos no se podrán llevar a capital, sino que quedan como una deuda fija”.

 “Por qué no pensar que por un periodo de tiempo no se causen los intereses y a partir de ese periodo, por ejemplo, baje la tasa de interés. Nos venden como un gran anuncio que se mantienen las mismas condiciones y la misma tasa. Eso no es una ayuda. Que baje la tasa de interés durante ese periodo para que la gente pueda tener un verdadero alivio en su crédito”, planteó.

Barguil indicó que “muestra un deterioro del entendimiento de la banca de la verdadera situación del país, haber colocado la denuncia que pretendía tumbar la sobretasa en renta al sector financiero, ya en medio de la crisis. Una decisión tomada por el Congreso que va a permitir que este año se recauden más de $700.000 millones y que en los tres años que dura la norma se recauden alrededor de $2 billones para el Estado colombiano. Uno se pregunta ¿cómo es posible que en medio de la crisis los banqueros parecieran querer pagar menos impuestos? Celebro que hayan recapacitado y hayan retirado la demanda ante la Corte Constitucional”.

Así mismo, sostuvo que a la fecha, y según información de la Superfinanciera, “se han congelado $66 billones de créditos de todo tipo. Estoy de acuerdo en que esto sigue siendo insuficiente, que debería ser una política generalizada de todas las entidades entregar unos periodos de gracia”.

También podría gustarte