¿Qué tanto se queda el covid-19 en los objetos?

Es muy importante limpiar la casa, incluyendo objetos que nunca se tienen en cuenta.

 Cuando usted llega a una ciudad nueva, esa calle es desconocida, y no sabe si lo va a llevar a donde necesita. Luego de pasar un tiempo allí descubrirá que le sirve, pero es una vuelta innecesaria, y en cambio, si toma la del lado, se demora menos. Lo que pasa con el virus que produce la covid-19 es similar: como es nuevo, apenas se le está conociendo. Cada vez más los científicos descubren su capacidad para sobrevivir y contagiar, por ejemplo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) explica sobre este virus que “una persona puede contraer la COVID-19 por contacto con otra que esté infectada. La enfermedad puede propagarse de persona a persona a través de las gotículas procedentes de la nariz o la boca que salen despedidas cuando una persona infectada tose o exhala”. Es decir, no es que haya una nube de aire que tiene el virus y usted se contagia porque la atraviesa, como pasa con el sarampión: estornudar o toser deja este virus flotando un par de horas allí y pues una sola persona puede contagiar a 15, por eso de que se queda en el aire. Según la OMS, así no pasa con el nuevo coronavirus, aunque se sabe ya que sí es muy contagioso: una se lo pega a tres.

La OMS continúa: “Estas gotículas caen sobre los objetos y superficies que rodean a la persona, de modo que otras personas pueden contraer la covid-19 si tocan estos objetos o superficies y luego se tocan los ojos, la nariz o la boca. También pueden contagiarse si inhalan las gotículas que haya esparcido una persona con covid-19 al toser o exhalar. Por eso es importante mantenerse a más de 1 metro de distancia de quien se encuentre enferma”.

Funciona así: las gotas lanzadas al aire por una persona infectada a través de hablar o toser llegan a un objeto, ese objeto lo toca alguien con sus manos, y hasta ahí, nada pasa. El virus puede estar en su piel, en el antebrazo, en el pelo, y no contagiarlo. El problema es cuando la mano que tocó el objeto infectado toca la boca, la nariz o los ojos: ahí es cuando el SARS-CoV-2 (así se llama el virus) se entra a su cuerpo. Por eso la repetición: el mejor remedio hasta ahora es lavarse las manos.

El epidemiólogo Paul Hunter le dijo al portal especializado Science Media Center, de Reino Unido, que aunque en los aerosoles dure pocas horas, esto no disminuye el riesgo del virus. “Las gotas caen del aire con bastante rapidez, así que el riesgo sigue siendo permanecer aproximadamente un metro de una persona infectada o tocar superficies donde han caído gotas”, señala.

¿Se quedan a vivir?

La pregunta es cuánto duran esas gotas en los objetos. Un estudio publicado en The New England Journal of Medicine el 17 de marzo, y en el que trabajaron el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE. UU., los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de EE. UU., y las universidades de California y de Princeton, y que compara el SARS-CoV-1 con el SARS-CoV-2, que son los dos coronavirus que más se parecen, dice que permanece viable en aerosoles unas tres horas.

Daniela Vanegas, viróloga de la Universidad del CES, explica que aerosoles se refiere a las partículas que quedan en el ambiente. En donde es más estable, de acuerdo con el estudio, es en plástico y acero inoxidable, en el que se puede quedar de dos a tres días. Eso incluye manijas de puertas o poyos. En el cobre permanece unas cuatro horas y en el cartón un día entero.

Daniela precisa dos conceptos que analizó el estudio: el tiempo de vida media de las partículas virales, que es el tiempo en el que puede estar la partícula viral en ese objeto y ser infecciosa, y el número de partículas virales, que está relacionado con la cantidad de virus que puede haber en determinada superficie. Así, entre más partículas haya, más riesgo hay de adquirirlo. Lo que hizo el estudio fue recrear en laboratorio las gotitas que expulsa una persona infectada cuando tose o estornuda.

Ahora bien, esas tres horas que permanece en el ambiente no hace pensar a los científicos en que esa sea su manera de propagarse.

La OMS lo precisa así: “Los estudios realizados hasta la fecha apuntan a que el virus causante de la covid-19 se transmite principalmente por contacto con gotículas respiratorias, más que por el aire. La OMS está estudiando las investigaciones en curso sobre las formas de propagación”.

¿Qué hacer entonces?

La limpieza es lo más importante, porque finalmente se necesita abrir la puerta, tocar el número del ascensor o abrir el periódico. Eso hace parte de la vida diaria, y es muy difícil no tocar. El estudio, por ejemplo, no analizó el papel, pero sí el cartón, en el que el virus puede durar 24 horas. Y pues estos objetos no los puede limpiar con agua y jabón, pero puede leer el diario sin problema y luego lavarse las manos. En este artículo, y en muchos sobre este virus, hay una repetición, y es adrede: lo importante es lavarse las manos. A eso súmele toser en el codo y si usa pañuelo que sea para desechar.

El aseo por estos días sí debe ser exahustivo, sobre todo de esos espacios que generalmente no limpia. Saldarriaga comenta que en las casas se barre, se trapea y se sacude, pero hay cosas que no se tienen en cuenta como las manijas, el control remoto, las perillas del fogón de la cocina, los gabinetes de la cocina, los de los clósets, la puerta de la nevera, el timbre, las sillas, el botón del microondas, los interruptores de la luz.

¿Y el cómo? La bacterióloga lo explica: “A un paño húmedo que esté limpio, se le pone jabón y se pasa sobre superficies. Hay que enjuagar el paño y con eso ya se retira el jabón que haya quedado. Si tiene un aplicador para desinfectante puede ser bueno usar el alcohol porque se evapora rápido y tiene buen tiempo de permanencia. Ese es el aseo profundo por primera vez. No hay que estar haciendo desinfecciones cada hora o dos, sino que se vuelva una rutina sobre todo en estos días de pandemia. Lo que debe hacer es repetir el procedimiento todos los días como otra actividad normal de aseo en la casa, así como barre, trapea y sacude, incluya estas otras limpiezas. Un detalle, no hacer todo el procedimiento con un mismo paño para no llevar el mugre de un lado para otro”.

Luego está bien volverse precavido: no oprima el botón del ascensor con la mano si no con la llave del carro o con el codo, o abra la puerta con este último. Sea más consciente de lo que toca con las manos.

La doctora Daniela recuerda las recomendaciones del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos: utilizar guantes y desinfectantes para limpiar las superficies con agua y jabón, desinfectar con soluciones de cloro, asegurarse que este no esté vencido y sí diluido correctamente, y que el alcohol tenga más del 70 %. Recuerde limpiar muebles, tapetes, lavar la ropa. Si hay alguien contagiado, no mezcle sus prendas con las de las personas sanas.

Y al final es otra vez lo mismo, sobre todo mientras se conocen más los caminos por los que transita el SARS-Cov-2. “El consejo es no mantenerse cerca de la gente que pueda estar contagiada y lavar las manos regularmente, sobre todo después de tocar superficies y antes de tocarse la cara”, reitera Hunter. El lavado no es de afán, añade la viróloga: mínimo 20 segundos, mejor entre 40 y 60 segundos, asegurándose que el jabón llegue a cada parte.

También podría gustarte