Estambul dónde la sombra asusta

Ayer sábado  en la megalópolis turca de Estambul, de 16 millones de habitantes, reinaba un silencio sobrecogedor, con su emblemática plaza Taksim y la avenida Istiklal, comercial y normalmente rebosante de vida, completamente vacías, después de que Ankara confinara 31 municipios este fin de semana. 

Estambul, metrópolis de 16 millones de habitantes, rara vez ha sido tan silenciosa. Los habitantes de una de las ciudades más grandes de Turquía permanecían dentro de sus casas el sábado, primer día de un confinamiento total destinado a frenar la epidemia de covid-19.

Tradicionalmente llenas de gente, la emblemática plaza Taksim y la avenida Istiklal, los “Campos Elíseos turcos”, estaban completamente vacíos, según un periodista de la AFP.

En Eminönü, en el corazón histórico de Estambul, la policía patrullaba para verificar que se respetaba la medida.

En el Estrecho del Bósforo reinaba también una calma total, situación muy diferente a la habitual en la que una nube de transbordadores navegan entre las dos orillas.

Sólo las motocicletas de los repartidores a domicilio rompían el silencio. Los empleados de la municipalidad de Estambul van de puerta en puerta distribuyendo pan. 

El ministerio del Interior anunció el viernes que los habitantes de las 30 ciudades más grandes de Turquía, entre ellas Estambul y Ankara, ya no podrán salir hasta el domingo por la noche.

Este confinamiento de 48 horas durante el fin de semana tiene por objeto impedir que los habitantes aprovechen el buen tiempo para salir a pasear o ir de picnic, como sucedió en las últimas semanas, a pesar de la evolución de la epidemia de covid-19.

En un comunicado publicado el sábado, el ministerio del Interior precisó que unos 63 millones de turcos estaban afectados por el confinamiento, y agregó que la medida era respetada en general.

Seis personas que no respetaban el confinamiento en un distrito de Estambul fueron detenidas tras haberse resistido a los policías que trataban de amonestarlos, según las autoridades.

La pandemia se ha acelerado en los últimos días en Turquía, donde causó hasta ahora más de 1.100 muertes y alcanza ya unos 52.000 contagios, con 5.000 nuevos casos reportados en las últimas 24 horas.

La calma que reina en Estambul el sábado contrasta con el pánico que se apoderó de los turcos el viernes por la noche ante el anuncio del confinamiento, que entró en vigor dos horas más tarde. 

También podría gustarte