Emprendedora samaria confecciona tapabocas y los dona a sectores vulnerables

416

En total son más de 140 tapabocas donados en diferentes sectores de Santa Marta y siguen confeccionando para entregarlos a personas que lo necesiten en medio de esta emergencia por el Covid-19.

La emergencia sanitaria que se vive en el mundo por el Coronavirus, ha causado que en Santa Marta se realicen muchas obras sociales, como la donación de tapabocas a sectores vulnerables por parte de una emprendedora samaria, Angélica Ramírez, quien los confecciona y luego los entrega aquellos que lo necesitan.

Esta samaria es beneficiaria del Programa de Alianzas para la Reconciliación, PAR, iniciativa liderada por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, Usaid, y Acdi/Voca, que busca brindar oportunidades en Colombia. Gracias a este programa, además del apoyo de la Fundación para el Desarrollo Micro-Empresarial del Magdalena, Fundemicromag, Angélica logró hacer realidad su emprendimiento Pika, con el cual diseña y confecciona accesorios infantiles y uniformes para los profesionales de la salud, según Colombia Sin Fronteras.

No obstante, debido a la emergencia sanitaria que está viviendo el mundo y el país actualmente por el Covid-19, esta emprendedora samaria tomó la decisión de confeccionar tapabocas y donarlos.

“La iniciativa se dio a raíz de la aparición del Covid-19 en Santa Marta y también debido a la escasez de este tipo de insumo médico, además de la dificultad económica de la gente, sabemos que hay un grupo vulnerable que son los niños, adultos mayores y personas enfermas, mi idea fue llegar a ese grupo de personas y colaborarles con los tapabocas, ya que son reutilizables y les hago énfasis en el cuidado que deben tener al momento de esterilizarlos”, precisó Ramírez.

AYUDAR A OTRAS PERSONAS

“Con la problemática que todos estamos viviendo, desde lo que hacemos debemos apoyarnos. Así como recibimos, es importante desprendernos y dar a quien más lo necesita. Aquí en Santa Marta ya no se consiguen tapabocas y la gente los está necesitando. Supe de algunos casos puntuales donde urgían y luego de recibir este apoyo del proyecto donde pude materializar mi sueño, me sentí en la obligación de ayudar a otras personas”, señaló la emprendedora samaria.

En las afueras de la ciudad y en el barrio Divino Niño de Santa Marta, han sido los niños, adultos mayores y personas con problemas de salud, los principales beneficiados con esta iniciativa de Ramírez. “A pesar de que ha sido muy difícil conseguir los insumos, hemos podido donar aproximadamente 50 tapabocas anti fluidos”, comenta la emprendedora. Destaca además, que al entregar estos elementos, junto a su equipo de trabajo, se encarga de explicarle a las personas cómo seguir usándolos: deben lavarse individualmente y luego del secado, se planchan a temperaturas altas.

Para dar a conocer esta iniciativa, Angélica se vale de sus clientes base, depósitos dentales, clínicas y redes sociales para que nadie que presente sintomatología de enfermedad respiratoria y esté en condiciones de vulnerabilidad, se quede sin tapabocas.

EL EMPRENDIMIENTO

Cabe resaltar que a Pika se han sumado también migrantes venezolanos, madres cabezas de hogar y otras personas que también fueron beneficiadas con el Programa PAR. “Gracias al proyecto con Usaid y Acdi/Voca y Fundemicromag, cinco personas nos dedicamos a emprendimientos relacionados con la confección. Con esto que comencé a hacer, de confeccionar ropa quirúrgica, uniformes y accesorios, otras compañeras cambiaron las máquinas que habían pedido inicialmente por termo fijadoras, que sirven para el trabajo que estoy desempeñando”, resaltó Ramírez Pardo.

Además de Pika, otros emprendimientos fueron favorecidos con el Programa de Alianzas para la Reconciliación, donde recibieron formación técnica, capital semilla y acompañamiento psicosocial. “En el proyecto de Fundemicromag, un 30% son migrantes. Esto hizo tensa la relación entre ellos al comienzo del programa, pero a partir de los espacios y experiencias que compartían, la situación cambió”, expresó Diana Sierra, Regional Caribe del Programa de Alianzas para la Reconciliación de Usaid y Acdi Voca.

Este proyecto es una propuesta para la reconciliación, donde además de transformar y crear agentes de cambio, busca fomentar espacios que minimicen problemáticas sociales. “Tener en un proyecto donde participen migrantes y nacionales, ha contribuido a disminuir la xenofobia. Han sido evidentes los cambios en la forma de relacionarse y comunicarse entre ellos. Además, desde PAR con Decido Ser, se han logrado cambios que se perciben en las narrativas de cada uno de los participantes”, añade Sierra.

LOS BENEFICIOS

Para la fundadora de Pika, esta iniciativa ha fortalecido incluso su forma de relacionarse con los demás. “Con este proyecto, pudimos cambiar el chip que teníamos con relación a los venezolanos. Pensábamos que ellos habían llegado a acabar con Santa Marta, pero ahora mi percepción es completamente diferente. Los veo como personas con las que puedo compartir, divertirme y trabajar”, asegura Ramírez.

Entre tanto, una realidad es que los pequeños y grandes negocios se han visto afectados con la coyuntura económica mundial. Por esto, Angélica Ramírez comparte cinco recomendaciones para minimizar los efectos de la crisis en los emprendimientos:

Dar soluciones a la situación: Cada emprendimiento tiene algo positivo que ofrecer ante esta situación. Es importante buscar la forma que nuestros productos o servicios se conviertan en parte de la solución. Ser innovadores y ofrecer productos que tengan el sello propio de cada marca. Optimizar recursos y materia prima: utilizar productos reciclables que además, sean amigables con el medio ambiente. Potencializar las ventas virtuales. Mantener la relación con los clientes.

LAS RECOMENDACIONES SOBRE LOS TAPABOCAS

A partir que la Organización Mundial de la Salud reconsideró hace unas semanas la utilidad de los tapapocas como una herramienta más para evitar la infección de temido Covid-19, las recomendaciones para usar los tapabocas crece en todo el mundo y se hace viral en las redes sociales.

En prácticamente los cinco continentes del mundo se presentan vídeos, textos o imágenes en donde se resalta la importancia de emplear los tapabocas como una medida más, además de las sugerencias higiénicas ya conocidas de lavarse de manera regular las manos y estornudar cubriéndose el rostro con ayuda de un brazo, si es necesario salir a la calle no olvidar colocarse en la cara un tapaboca como norma para cuidarse del contagio de la peligrosa cepa del coronavirus.

En todos los idiomas hay consejos del éxito de esa disposición, que sumada a la de mantener el distanciamiento social, han contribuido a que en algunos países y ciudades del mundo no se multipliquen los casos de personas infectadas con Covid-19.

De acuerdo con la versión oficial de la Organización Mundial de la Salud, el Covid-19 se transmite cuando una persona contagiada elimina al hablar, toser o estornudar que transportan el virus a través de la boca o la nariz, o cuando estas caen en superficies, las contaminan y alguien más las toca y se lleva las manos a su nariz o boca.

Los científicos explican que cuando una persona contagiada con un virus respiratorio habla, tose, respira o estornuda elimina partículas virales. Esas partículas están encerradas en una especie de globos de moco, saliva y agua. Los globos más grandes son más pesados y caen más rápido, a esos se les llama tradicionalmente “gotitas”. Por el contrario, los globos más pequeños no caen, sino que se evaporan y permiten que los virus permanezcan en el aire, con lo que hay mayores probabilidades de desplazamiento.

La OMS asegura que el Covid-19 no se encuentra en el aire, sino que se transmite mediante gotitas. Para una parte de la comunidad médica, se trata de una afirmación irresponsable, pues aún no hay consenso mundial sobre si la gripa común viaja en el aire, por lo que considera que es errado aseverar algo semejante de un virus que fue descubierto hace menos de cuatro meses.

También podría gustarte