Venezuela : sin gasolina y sitiado por el coronavirus

235

Una kilométrica fila y los 38.000 litros de gasolina disponibles se vendieron de forma racionada en unas tres horas a policías, militares, médicos y personas que cumplen servicios esenciales en la cuarentena nacional aplicada desde el 17 de marzo para frenar el avance del coronavirus.

Venezuela se está quedando sin gasolina en una “tormenta perfecta”, con desplome de los precios del crudo, sanciones económicas y una pandemia que encontró al país petrolero con su economía devastada.

“Si esto se agrava, vamos a entrar en un fuerte caos”, pronosticó Neila López, una médica que se trasnochó con más de cien automovilistas ante una de las pocas estaciones de servicios que están funcionando en Caracas. 

A la mañana la fila era kilométrica y los 38.000 litros de gasolina disponibles se vendieron de forma racionada en unas tres horas a policías, militares, médicos y personas que cumplen servicios esenciales en la cuarentena nacional aplicada desde el 17 de marzo para frenar el avance del coronavirus.

El desabastecimiento no es nuevo para los venezolanos, que sufren un colapso económico, aunque es inusual que la gasolina falte en Caracas, a diferencia del interior del país donde escasea desde hace años.

El gobierno de Nicolás Maduro lo atribuye al “recrudecimiento” de sanciones impuestas por Estados Unidos, e implementó el 3 de abril un “plan especial” contra el desabastecimiento.

“Lo vamos a ir resolviendo, estamos trabajando todos los días para aliviarlo”, aseguró Maduro el sábado por la televisora gubernamental.

La producción de crudo de Venezuela fue de 865.000 barriles diarios, reportó la estatal PDVSA en febrero a la OPEP; una caída importante frente a los 3,2 millones reportados en 2008.

Y de seis refinerías solo dos están operando apenas a un 6% de su capacidad, dijo el economista Rafael Quiroz al portal El Pitazo.

Quiroz estimó que la demanda de gasolina es de unos 135.000 barriles por día y la capacidad actual de refinación es de unos 55.000 barriles, por ello Venezuela debe importar para salvar la brecha.

TORMENTA PERFECTA

Venezuela, con una economía reducida a más de la mitad en seis años, necesita dinero, que proviene del petróleo en su gran mayoría, para importar gasolina. Pero también precisa proveedores, que se ven expuestos a sanciones impuestas por Washington a Caracas por considerar fraudulenta la reelección de Maduro, a quien tilda de “dictador”.

La gasolina empezó a escasear en Caracas poco después de que Rosneft Trading y TNK Trading, filiales de la empresa rusa Rosneft, fueran sancionadas por facilitar negocios petroleros de Venezuela.

Casi en paralelo, el derrumbe de los precios del crudo a sus menores valores en décadas asestó “un golpe brutal” al país, según el propio Maduro.

“Es como una tormenta perfecta”, dijo a la AFP Francisco Morandi, economista especializado en energía de la Universidad Rice de Houston, Estados Unidos.

Venezuela importaba gasolina que pagaba en petróleo en operaciones conocidas como “swaps”, lo que le daba resultados, explicó Morandi.

CARACAS AFP

También podría gustarte