Muere otro empleado de la salud

Un conductor de ambulancia y bombero retirado es la nueva víctima mortal del coronavirus en el Valle del Cauca.

Se trata de Joaquín Satizábal, de 58 años empleado del hospital del Rosario del municipio Ginebra,  quien falleció en la madrugada del domingo 12 de abril en el Centro Médico Imbanaco de Cali.

 “Estaba hospitalizado en Cali desde hacía ya dos semanas aproximadamente, había presentado alguna mejoría hasta el día de ayer, pero presentó un paro respiratorio, lo que le causó el fallecimiento”, confirmó el alcalde de Ginebra, Álvaro Domínguez.

Según las autoridades de salud, el contagio por COVID-19 del bombero Joaquín Satizábal, estaba en estudio. Sin embargo, sus familiares y allegados fueron testeados por coronavirus y salieron con resultados negativos.

 “Sólo tenemos ese caso en el municipio. De acuerdo al Instituto Nacional de Salud, se le han practicado pruebas a los contactos cercanos y seis pruebas han salido negativas”, puntualizó el alcalde.

Por su parte, los compañeros de Joaquín Satizábal denuncian que él, como otros trabajadores de la salud no tenía la protección necesaria para realizar su actividad en medio de la pandemia.

“Él era compañero de lucha a nivel sindical. Duele que las ayudas que el gobierno nacional ha proclamado, nunca han llegado a la institución. Compañeros sin bioseguridad, exponiendo sus vidas. Hay que seguir denunciando esto”, aseguró Rodolfo Borja, presidente del Sindicato Nacional de la Salud y de la Seguridad Social, Sindess.

Joaquín Satizábal tenía el grado de subteniente en el cuerpo de Bomberos Voluntarios del corregimiento de Costa Rica del municipio de Ginebra.

Con su muerte, ascendería a once la cifra de fallecidos por COVID-19 en el Valle del Cauca, región que después de Bogotá es la que más casos tiene, con 473 contagiados.

También podría gustarte