´Los médicos nunca fuimos oídos´

El coronavirus ha causado la muerte a los médicos Carlos Nieto, de 33 años de edad y  William Gutiérrez  de 59 años. Ambos perdieron la batalla contra el virus

Sergio Isaza, presidente de la Federación Médica Colombiana (FMC), hizo varias denuncias a propósito del fallecimiento este sábado de los médicos Carlos Fabián Nieto y William Gutiérrez, que murieron después de haber sido contagiados con la COVID-19.

El doctor Isaza señaló que los profesionales de la salud muertos no son “héroes”, como los han querido llamar en medio de la emergencia causada por la pandemia en el país, sino “mártires” por as condiciones en las que están trabajando.

“A nosotros no nos sirve que nos digan héroes. Los colegas que murieron no son héroes son mártires porque esas muertes eran prevenibles”, dijo Sergio Isaza a RCN Radio.

Aseguró que las condiciones laborales de los médicos en el país son deplorables, además del pago ineficiente que reciben en medio de una crisis como la generó el coronavirus.

Precisó que el 80 por ciento de los médicos tienen dificultades en materia contractual además, a miles se les adeudan hasta 8 meses de salarios en diferentes regiones del país.

Cuestionó la manera en la que el Gobierno afrontó la emergencia sanitaria que generó la pandemia. “Aquí necesitamos confianza. Dejamos de creer porque desde el comienzo todos los gremios del sector nos pusimos al servicio del presidente y no fuimos escuchados. Una emergencia como esta no soporta la lentitud”, insistió Isaza.

También aseguró que “sorpresivamente, cuando planteamos en una primera carta al presidente de la República sobre las medidas que debían adoptarse en cuanto al pago de salarios atrasados de los médicos y medidas de bioseguridad, entre otras acciones se planteó la disyuntiva entre economía y salud y no puede existir salud sin economía en un país como Colombia”.

SITUACIÓN LABORAL Y PROTECCIÓN

El presidente de la Federación Médica Colombiana se refirió también a los resultados que arrojó la encuesta sobre la situación laboral de los médicos, asegurando que es desalentador el panorama. 

“Las condiciones de bioprotección son deplorable y las laborales y de contratación son mucho peores; a los médicos se les cancelan los contratos que en su mayoría son prestación de servicios, quedan sin trabajo y sus familias se afectan drásticamente”, denunció.

También señaló que la deficiencia en la adquisición de mascarillas y de vestidos quirúrgicos y batas de protección es alta, además de la informalidad en el empleo de los trabajadores de la salud.

Mencionó también que el Gobierno debe centralizar las compras de los elementos de protección para garantizar que la cobertura sea amplia. “Recibimos bastantes llamadas de los industriales ofreciendo mascarillas, esto debe organizarse bajo las condiciones de la emergencia en la que nos encontramos”, dijo.

En ese sentido, agregó que “los médicos deben ser protegidos porque si no se cuidan, quiénes se encargaran de atender a los pacientes enfermos”, se preguntó Isaza, al tiempo que cuestionó el papel del Gobierno frente a la situación de los médicos y profesionales de la salud, que están enfrentando la crisis que generó el coronavirus, en los hospitales y clínicas.

 “El Gobierno sí sabe lo que está ocurriendo pero lo que pasa es que no escucha y se hace el de la vista gorda (…) Desde hace ocho meses a muchos médicos y enfermeras en diferentes partes del país no les pagan y a los que hacen algún tipo de reclamación, los vetan o los amenazan con la terminación del contrato de prestación de servicios, por mencionar lo que está ocurriendo”, indicó.

El médico Isaza añadió que un episodio desafortunado protagonizó la presidencia de la República con relación a la muerte del médico William Gutiérrez. 

 “Cuando sacamos la noticia de su muerte, inmediatamente la presidencia de la República emitió un comunicado advirtiendo que era una falsa noticia y ante eso, contacté a los familiares que reconfirmaron su deceso, por lo que me mantuve en lo asegurado (…) Minutos después el ministro de Salud salió a ratificar lo que aseguramos en un primer momento”.

Señaló que se perdió la confianza en el Gobierno y en la manera cómo se está enfrentando la emergencia. El doctor Isaza también aseguró que es necesario que a todo el personal sanitario se le practiquen pruebas diagnósticas además, de a sus familias porque están atendiendo a los potenciales infectados de la COVID-19.

“A la población en general, en los bancos, supermercados y personal de la Policía se les debe tomar pruebas para saber cuál es su Estado”, aseguró.

También podría gustarte