´Ninguna norma nos puede obligar a acciones suicidas frente a pandemia´

156

Lo que acabó de despertar la molestia de los profesionales de la salud fue la expedición del decreto 538 de 2020, y en especial su artículo 9, que establece que “todo el talento humano en salud en ejercicio o formación, estará preparado y disponible y podrá ser llamado a prestar sus servicios, para reforzar y apoyar  a los prestadores de servicios de salud del país”.

Carlos Nieto, William Gutiérrez, en Bogotá, y Joaquín Satizabal, en Cali, se convirtieron este fin de semana en los primeros profesionales de la salud muertos en Colombia a causa del coronavirus.

Su muerte, que conmovió al país, puso también sobre la mesa la situación de riesgo en la que están trabajando quienes han sido reconocidos como héroes en la lucha contra esta pandemia.

Falta de implementos para prevenir el contagio y una condiciones laborales muy frágiles son algunos de los problemas sobre los que vienen llamando la atención del Gobierno, y que los han llevado incluso a plantear la posibilidad de un paro, que en medio de las actuales circunstancias, sería muy grave.

Lo que acabó de despertar la molestia de los profesionales de la salud fue la expedición del decreto 538 de 2020, también durante este fin de semana, y en especial su artículo 9, que establece que “todo el talento humano en salud en ejercicio o formación, estará preparado y disponible y podrá ser llamado a prestar sus servicios, para reforzar y apoyar  a los prestadores de servicios de salud del país”.

Aunque el ministro de salud, Fernando Ruiz Gómez, explicó que se trata de una medida excepcional, en caso de que el sistema de salud del país llegue a estar colapsado ante un eventual crecimiento exponencial de los casos de coronavirus, las organizaciones de médicos, de estudiantes residentes y demás profesionales de la salud  rechazaron que se les ponga en riesgo, sin contar con los debidos implementos para protegerse.

 “El personal de salud está dispuesto a cumplir con su deber y cumplirle a la sociedad, pero ninguna norma nos puede obligar a actos temerarios y acciones suicidas frente a una pandemia que ya ha dejado miles de pérdidas humanas en el mundo, máxime cuando usted como presidente de la nación no garantiza al personal de salud los EPP (Elementos de Protección Personal)”, manifestó la Coalición por el Talento Humano en Salud, conformada por un grupo de asociaciones del sector.

Las denuncias sobre la falta de implementos vienen repitiéndose desde hace varias semanas, a través de plantones y protestas que los profesionales de la salud han realizado en diferentes lugares del país.

Este lunes en la mañana, trabajadores del Hospital de Kennedy, en Bogotá, llevaron a cabo uno de ellos, un plantón que, según dijeron, continuarán realizando hasta que sus condiciones mejoren.

“Lo que más necesitamos en el momento son mascarillas especiales y overoles. Nos han dado tapabocas convencionales, sin embargo no podemos permanecer con ellos todo el día, debido a que se convierten en un material de alto riesgo de contagio en caso de que atendamos a un paciente con Covid-19”, afirmó Fredy Rodríguez, enfermero del centro médico.

¿Quién debe responder porque todos los trabajadores de la salud cuenten con su debida protección? Según cifras de la Federación Médica Colombiana, hay cerca de 110.000 profesionales de la salud en el país, pero el número de elementos personales de protección supera ampliamente esa cifra. Cómo garantizar que esos implementos lleguen a un médico en Bogotá, Medellín o Cali, pero también en una población apartada del país?

La primera responsabilidad, según el Gobierno, es de los hospitales y las Administradoras de Riesgos Laborales, pues su obligación, como prestadores de un servicio, es garantizar que los profesionales a cargo de la actividad, cuenten con los elementos indispensables para cumplirla.

Por esa razón, el ministro del Trabajo, Ángel Custodio Cabrera, les dio un plazo de 48 horas a todas las entidades prestadoras de salud, para que gestionen, con su respectiva ARL, la entrega de los elementos de protección personal.

 “Hemos decidido que el próximo miércoles debe quedar establecido el número de trabajadores expuestos y la respectiva entrega de la dotación de protección personal para los trabajadores, por parte de las ARL públicas y privadas conjuntamente con el empleador”, explicó el funcionario.

Según el jefe de la cartera, todos los trabajadores independientes y contratistas del área de la salud que cuentan con afiliación al Sistema de Riesgos Laborales, tienen derecho a recibir esta dotación y para quienes no la suministren, existen sanciones de hasta 1.000 salarios mínimos.

Para los profesionales de la salud, sin embargo, no es suficiente. Para ellos, el Gobierno debe asumir directamente el compromiso de que esos implementos se suministren.

En la tarde de este lunes, el Ministro de Salud, el gerente para la atención del coronavirus, Luis Guillermo Plata, y el director del Departamento Administrativo de la Presidencia, Diego Molano, se reunieron con varias de las organizaciones que han denunciado la falta de implementos de protección como la Federación Médica Colombiana, el Colegio Médico Colombiano, la Asociación Colombiana de Sociedades Científicas y el Comité Sindical, con el propósito de buscar acuerdos sobre esta situación.

Según Roberto Baquero, presidente del Colegio Médico Colombiano, en la reunión, “quedó claro que el primer responsable para entregarlos son los empleadores, que contarán con el apoyo de las Administradoras de Riesgos Laborales”.

Sin embargo, los miembros de las asociaciones médicas fueron informados de que la Presidencia de la República hará una compra de insumos a gran escala para contar con ellos como reserva cuando el país llegue al pico de la epidemia.

También se acordó la aplicación de pruebas diagnósticas rápidas al personal de salud que esté en riesgo de contraer el Covid-19.

Sobre el artículo 9 del Decreto 538 de 2020, la manzana de la discordia, Baquero aseguró que el Ministerio se comprometió a hacer una reglamentación en la que se puntualice que el llamado a todos los profesionales de la salud solo se hará en caso de una crisis lleve a la falta de personal de salud y que se hará de manera escalonada de acuerdo a la evolución de la epidemia.

“Acordamos que el personal que sea llamado será previamente entrenado y contará con la dotación de bioseguridad que sea necesaria”, manifestó.

El Ministro de Salud, por su parte, aseguró que hubo una respuesta positiva con las agremiaciones para discutir los temas del decreto y el suministro de los insumos necesarios para el personal de salud.

“La disponibilidad que encontré en ellos es muy grande. Aquí no hay bandos, aquí hay personal de la salud trabajando por la ciudadanía”, aseguró.

BOGOTÁ COLPRENSA

También podría gustarte