Cuatro médicos, dos enfermeras, una terapeuta, 15 auxiliares, entre los infectados por el coronavirus

15 auxiliares enfermería, 2 enfermeras superiores, 4 médicos, un facturador, 1 fisioterapia, una terapeuta y un vigilante son los trabajadores de la salud infectados en Santa Marta.

El personal clínico que combate el Covid-19 en Santa Marta también es vulnerable, así lo sentencia el concejal de Santa Marta, Álvaro Linero, luego de conocerse que un alto porcentaje de los infectados en la ciudad, más exactamente el 30 por ciento, es decir, 24 personas, son personal médico y trabajadores de la salud.

El cabildante aseguró que esto se debe en su gran mayoría a los precarios protocolos de bioseguridad que aplican algunas entidades hospitalarias con el personal que atiende a los posibles casos sospechosos de contagio y al desabastecimiento que existe en canto a los elementos necesarios de bioproteccion para quienes están en la “primera línea” de atención en los centros médicos del departamento.

Cabe resaltar que en días pasados el médico advirtió sobre los riesgo a los que estaban expuestos el personal médico y administrativo de las clínicas, hospitales y centros médicos de la ciudad y el departamento, asimismo, el cabildante aseguraba que el riesgo no solo era únicamente para el personal médico, también, se hacía extensivo a los funcionarios ajenos a la medicina como los camilleros, auxiliares y personal de servicios generales, quienes no están en la primera línea de batalla, sin embargo son necesarias.

“Dos días después de esas advertencias noticias terribles nos generan una honda preocupación, de los casos confirmados en Santa Marta, casi la mitad pertenece al sector de la salud, tenemos 24 infectados discriminados de esta forma: 15 auxiliares enfermería 2 enfermeras superiores, 4 médicos, un facturador, 1 fisioterapia, una terapeuta y un vigilante”, precisó Linero.

Del mismo modo, señaló que esta información pone de manifiesto la imperiosa necesidad de suministrar a todo el personal que labora en los centros de salud las herramientas y equipos de bioseguridad para la prevención del virus, sin importar la función que estos cumplan en el organigrama.

“Aquí quiero levantar mi voz de protesta contra todas esas IPS que violando los decretos presidenciales y no están proporcionando el equipo de protección  recomendado, hago también un energético llamado a la ciudad para que acate las medidas que se han venido tomando, porque de seguir un comportamiento indiferente y apático la pandemia alcanzaría la apocalíptica cifras de infección y muerte que han pronosticado organizaciones de orden mundial frente a este tema”, manifestó el cabildante.

Por último, exhortó a las autoridades oficiales a entregar explicaciones del comportamiento desmedido que ha tenido el virus en la ciudad de Santa Marta y el departamento del Magdalena, “(…) la intranquilidad crece a medida que las cifras se incrementan desproporcionadamente sin que las entidades oficiales y facultades para explicar tal comportamiento se pronuncie, queremos escucharlos”.

COMPRA DE ELEMENTOS DE BIOPROTECCIÓN

Por su parte, el Secretario de Salud departamental, Jorge Bernal, en el más reciente programa institucional de la Gobernación del Magdalena, entregó los pormenores de la compra y contratación de los elementos de bioprotección para el personal médico y de la salud de la ciudad de Santa Marta y el departamento.

Es válido recordar que para garantizar la transparencia en los procesos de contratación, la Gobernación del Magdalena abrió una convocatoria pública dirigida a personas naturales y jurídicas que suministren o presten servicios de equipos biomédicos, elementos de protección personal o bioseguridad, insumos y dispositivos hospitalarios médicos y de laboratorio, servicios de telemedicina y servicios logísticos hospitalarios, con el fin de conformar un registro de potenciales proveedores mientras dura la emergencia sanitaria por el Covid-19 en el departamento.

Esto se hizo con el objetivo de fortalecer la red pública hospitalaria del departamento y garantizar la protección del personal que trabaja en los centros asistenciales, quienes están en la primera línea de atención de los pacientes sospechosos o confirmados de Covid-19 y, por lo tanto, en alto riesgo de contagio con el virus.

De acuerdo con Bernal, se recibieron durante el tiempo en que estuvo abierta la convocatoria un total de 135 comunicaciones a través de los correos electrónicos que se establecieron en la convocatoria, “(…) rápidamente organizamos la información y encontramos que  tenemos 116 proponentes y eso significa que algunos se presentan para diferentes productos, insumos y equipos”.

Asimismo, el jefe de la cartera de salud departamental aseguró que a partir de hoy a primera hora se estarán realizando y revisando con la Oficina de Contratación los términos y estipulaciones para lograr obtener los elementos lo más pronto posible.

“Es importante resaltar que hemos venido conversando con los gerentes de los diferentes hospitales estableciendo las necesidades de elementos de protección personal, se han ido haciendo una distribución de algunos de estos elementos con algunos recurso que hemos adquirido a través de un contrato más pequeño y hoy ya hemos logrado que no solo el Hospital Julio Méndez Barreneche tenga los implementos, sino que también lo hemos logrado con 15 hospitales del departamento”, informó Jorge Bernal.

LO QUE HACE FALTA

Para la dotación de las Unidades de Cuidados Intensivos y Cuidados Intermedios y áreas de expansión para la atención en baja y mediana complejidad en las cinco subregiones del departamento se requiere la adquisición de 221 ventiladores invasivos, 20 ventiladores no invasivos, 22 ventiladores portátiles de transporte, 261 monitores de signos vitales invasivo, 460 bombas de infusión y 172 camas eléctricas de tres planos.

Igualmente, se requieren 46 aspiradores torácicos, 38 desfibriladores, siete electrocardiógrafos, dos equipos de rayos X portátiles, tres trajes de radioprotección plomado con protección de cuello y gonadal, 400 flujometros dobles tubo thorpe, 10 monitores de signos vitales portátiles, un ultrasonido portátil con transductor convexo abdominal, dos máquinas de gases arteriales y electrólitos y dos selladoras.

Asimismo, se requieren los siguientes equipos y mobiliario médico para el área de hospitalización: 170 esfigmomanómetro con brazalete (adultos), 150 estetoscopios, 124 esfigmomanómetro con brazaletes (pediátrico/neonatal) 128 estetoscopio (pediátrico/neonatal), 230 oxímetros de pulso, 65 equipos de órganos de los sentidos, 105 tensiómetros de transporte, 21 thermohigrometros, 110 sillas de ruedas, entre otros elementos.

Para la protección del personal médico se requieren 269.100 mascarillas N95, 271.100 tapabocas o mascarillas quirúrgicas, 263.100 guantes estériles, 306.900 guantes de manejo, 281.700 batas impermeables manga larga desechables, 1.715 caretas de protección, 23.180 mono gafas, 269.100 overoles de bioseguridad con capucha, 425 botas pantaneras, 170.100 gorros quirúrgicos desechables y 170.100 polainas.

La Gobernación también requiere de la compra de 30.000 kits de pruebas rápidas de Covid-19 e insumos de laboratorio como 10.000 escobillones sensibles, 10.000 medios de transporte viral y 200 recipientes de transporte de muestra embalaje, con el fin de detectar de forma más oportuna los casos de contagiados con el virus y proceder a su aislamiento.

También podría gustarte