Morir en tiempo de Coronavirus

El manejo de los servicios exequiales debía ajustarse a las medidas adoptadas para contener la propagación del Covid-19 en el territorio nacional.

La expansión del coronavirus en Colombia está obligando a cambiar la vida tal y como la conocemos. Más allá de tener que estar en casa por el estado de alarma y solo poder salir para las cosas imprescindibles, esta situación extraordinaria está modificando la forma de relacionarse con los demás. El contacto con los seres queridos está muy limitado y es aconsejable el distanciamiento social en cualquier actividad.

Una circunstancia que potencia la soledad y que tiene más impacto en las personas más vulnerables. Hasta el momento el COVID-19 se ha cobrado numerosas víctimas en países como China, Irán, Italia,  España y Colombia donde se veía muy lejano que llegara y hoy ha cobrado la vida de cientos de personas a pesar de las medidas adoptadas por el gobierno nacional. Y una de las consecuencias más inmediatas que plantea la enfermedad es la dificultad que tienen los familiares para poder despedirse de sus seres queridos.

Y es que en tiempos de coronavirus se aplican medidas extraordinarias. Precisamente en el inicio de la pandemia un funeral en Tucurinca, un corregimiento de la Zona Bananera donde  fue uno de los grandes focos de contagio. En este tipo de eventos sociales se dan las circunstancias perfectas para la propagación del virus: espacios pequeños, gran concentración de gente y numerosas muestras de afecto y cariño como besos y abrazos.

Algo tan común en nuestra cultura hoy tiene preocupadas a las autoridades departamentales y municipales quienes están trabajando a toda marcha para aislar a más de medio pueblo, las estrategias van desde entregar mercados casa a casa, hasta practicar la prueba a quienes se sientan con síntomas como tos o fiebre.

En tiempos de pandemia todo ha cambiado hasta morirse, actualmente hasta eso está restringido el protocolo de actuación en los sepelios ha cambiado radicalmente. Según el Ministerio de Salud, los cadáveres deben ser manipulados con mayor rigor por los médicos forenses.

MUERTOS POR CORONAVIRUS

A través de un comunicado emitido por el Ministerio de Salud, se conocieron los lineamientos que deben seguir los médicos para la manipulación de los cadáveres en el país.

Cuando un paciente fallece por Covid-19, el cadáver debe mantenerse “íntegro y limitar al máximo su manipulación, teniendo especial atención al movilizar o amortajar el cadáver evitando contacto directo con fluidos o heces fecales, utilizando en todo momento máscaras de filtración FFP2 o N95, nunca tapabocas normal”.

Los prestadores de servicios de salud tienen la responsabilidad de envolver el cuerpo sin vida “en doble bolsa específica para cadáveres de 150 micras o más de espesor, resistentes a la filtración de líquidos”, señala el documento.

Tras la confirmación que la persona fallece por coronavirus, queda “prohibido realizarle al cuerpo necropsias sanitarias, viscerotomías, prácticas de embalsamamiento y tanatopraxia”.

La entrega del cadáver se hará directamente a la funeraria que también deberá cumplir con unos requerimientos y cuidados que eviten el contacto con el cuerpo. Es por ello, que lo más recomendable es la cremación, en vez del entierro tradicional.

MUERTOS POR OTRAS CAUSAS

Aquellas personas que mueren por otras causas diferentes al coronavirus son enterradas bajo estrictos controles sanitarios, se les pide que conmemoren a sus seres queridos en eventos breves, donde solo pueden estar presentes los familiares más cercanos, 10 personas como máximo, que estarán presentes en los cementerios sin tanto protocolo, no hay misa, o palabras de algún miembro de la iglesia a la que pertenecen; todo es más rápido y si por alguna razón hay algún familiar fuera de la ciudad o del país no hay tiempo para esperarlo porque todas las vías están cerradas y acá lo que no se tiene es tiempo.

El manejo de los servicios exequiales debía ajustarse a las medidas adoptadas para contener la propagación del Covid-19 en el territorio nacional. A la pérdida de un ser querido, y por la contingencia frente al coronavirus, los familiares de los difuntos ahora tienen que enfrentar un funeral rápido y corto.

MISAS ON LINE

Algo que también ha cambiado en estos tiempos, es la forma de celebración de las ceremonias religiosas, para los católicos por ejemplo las misas para despedir a un ser querido, los novenarios que se llevan a cabo nueve días después de morir una persona se han limitado a una misa por internet donde los dolientes escuchan la palabra de Dios a través de su celular o un computador.

Es que con esta pandemia, están prohibidas las reuniones, solo se puede estar en casa con los más cercanos y evitar al máximo el contacto social, salir solo a mercar o hacer vueltas bancarias, y aunque parezca duro morir en tiempos de coronavirus es saber que nadie lo acompañará hasta su última morada, es verdad que todo el que se muere se va solo, pero, a los familiares les queda el consuelo de despedirlo y llevarlo hasta el cementerio.

SEPELIOS QUE HAN DADO DE QUE HABLAR

Algunos funerales  en  Colombia  han dado  mucho de qué hablar, uno de ellos ocurrió en Antioquia   cuando  un grupo de personas salió a las calles, para despedir a un ser querido, a pesar de que en el país caribeño se ha declarado cuarentena obligatoria por la pandemia de COVID-19.

Se trató del sepelio del narcotraficante Édgar Pérez Hernández, alias ‘El Oso’, presunto líder de la banda Niquía Camacol, en Colombia. Ante la violación de la cuarentena, las autoridades de Colombia ya investigan a las personas que fueron partícipes del acto fúnebre.

Estas personas ya se encuentran en sus residencias las cuales están siendo investigadas  teniendo en cuenta que no está permitido en la cuarentena. En este funeral los asistentes no la vieron tan grave teniendo en cuenta que aquí el muerto no fue por causa del coronavirus.

Sin embargo un caso que está en el ojo del huracán y tiene preocupada a las autoridades es la muerte de un señor en el corregimiento de Tucurinca en la Zona Bananera, donde la gente sin saber que había muerto por Coronavirus, salió a despedirlo sin medir las consecuencias.

En este caso hay muchos culpables, la clínica por entregar el cuerpo sabiendo que era sospechoso del virus, las autoridades por no evitar a tiempo que la gente saliera a las calles a un funeral, los familiares por hacer un funeral normal y la misma comunidad que sabiendo que está prohibido reunirse masivamente salió a la calle como si nada pasara.

Luego de esta imprudencia se conoció que la esposa del muerto es positiva para coronavirus y se está a la espera de los resultados de las personas que  asistieron al sepelio.

Toda esta actividad ha generado un despliegue logístico: aislamiento a los posibles sospechosos, entrega de mercados, jornada de desinfección y aplicación de pruebas a más de cien personas, esta última, pruebas masivas de Covid-19 en el corregimiento de Tucurinca, Zona Bananera, y la disposición del Hospital de Fundación para atender eventuales casos de personas contagiadas, fueron dos de las medidas más importantes que se acordaron en el consejo extraordinario de seguridad realizado este jueves, liderado por el gobernador del Magdalena, Carlos Caicedo, en compañía del alcalde del municipio, Efraín Ortega.

Las iniciativas fueron dispuestas por la Gobernación luego de que el alcalde informara que al menos 100 personas asistieron al sepelio de un hombre de 76 años, cuyo cuerpo fue entregado por una clínica en Barranquilla que, luego de su deceso, confirmó que era positivo en Covid-19, el cual también contrajo su pareja sentimental.

En el consejo de seguridad también participaron: el secretario del Interior de la Gobernación, José Humberto Torres; el titular de Salud Departamental, Jorge Bernal; el Teniente Coronel Javier Cuenca, comandante Batallón Alta Montaña del Ejército Nacional, y el Coronel Samir Pava, comandante de la Policía del Magdalena, entre otras autoridades que apoyan la estrategia de contención del nuevo coronavirus.

Este es un caso para reflexionar, y que debe servir de ejemplo para evitar que nuevos casos se vuelvan a presentar, en estos momentos de aislamiento es importante quedarse en casa, ya habrá tiempo incluso hasta para despedir a un ser querido, cualquier imprudencia puede ser mortal y causar más daño del que se imagina.

También podría gustarte