Cuarentena en Nueva York transforma el Central Park

532

El parque de más de 340 hectáreas, posiblemente el espacio verde urbano más famoso del mundo, suele hervir de actividad humana al comienzo de la primavera. Pero este año el protagonismo lo tiene la vida salvaje.

Ya no hay béisbol, ni carruajes de caballos, ni hordas de turistas. Han sido reemplazados por el canto de los pájaros, caminatas solitarias y un renovado aprecio por la belleza del Central Park durante la cuarentena de Nueva York debido al coronavirus.

El parque de más de 340 hectáreas, posiblemente el espacio verde urbano más famoso del mundo, suele hervir de actividad humana al comienzo de la primavera. Pero este año el protagonismo lo tiene la vida salvaje.

“La energía es tranquila, escuchas a los pájaros, escuchas el viento de una manera diferente”, dijo a la AFP el exbailarín de ballet Timothy Foster, de 66 años, mientras paseaba a su perro Charlie cerca del castillo Belvedere, en el parque.

Más de 40 millones de visitantes llegan al Central Park cada año, y un enjambre de personas los recibe para venderles comida u ofrecerles paseos en bicitaxis o shows de breakdance.

Muchos llegan a rendir homenaje a John Lennon en el memorial de Strawberry Fields dedicado al difunto Beatle, o posan para fotos frente a una fuente similar a la de los créditos de apertura del show de televisión “Friends”.

Pero desde que los neoyorquinos recibieron la orden de hacer cuarentena a mediados de marzo, cuando la ciudad se convirtió en el epicentro de la pandemia de covid-19 en Estados Unidos, el parque se ha convertido en un lugar para hacer rápidas caminatas en solitario y reflexiones sombrías, más que en un sitio para picnics y ruidosos deportes en equipo.

“Está mucho más tranquilo, lo cual es agradable. Pero también es perturbador que no haya tanta gente como siempre”, dijo la escritora Carol Hartsell, de 45 años.

Lo más surrealista es la imagen de las 12 carpas blancas que componen un hospital de campaña con 68 camas en medio de una gran pradera verde en el lado este del parque, que atiende a pacientes de coronavirus enviados desde centros médicos vecinos.

El virus ha matado a más de 12.000 personas en el estado de Nueva York, de un total de más de 223.000 casos confirmados.

El brote coincidió con el florecimiento de los cerezos, las magnolias y los manzanos silvestres del Central Park, así como con la migración primaveral de aves de Norteamérica.

Reinitas del pinar amarillas y sinsontillos cerúleos juguetean junto a magnolias blancas y arces rojos, sin el barullo constante del tráfico terrestre y de los aviones.

También podría gustarte