Coronavirus mata a otras 13 personas en Colombia y contagios llegan a 3.792 

288

Trece personas más murieron en Colombia a consecuencia del coronavirus, elevándose a 179 los fallecidos.

El Ministerio de Salud reporta que el número total de casos confirmados de COVID-19 en Colombia llegó a 3.792. Entretanto, los fallecidos ya son 179 y el número de recuperados se eleva a 711.

Los 171 nuevos casos confirmados de contagios están ubicados en su mayoría en Bogotá con 120, Antioquia (18), Valle (10), Risaralda (6), Meta (6), Tolima (2), Barranquilla (2), Cundinamarca (2), Córdoba (2), Casanare (1), Caquetá (1) y Cartagena (1).

Lastimosamente se confirmó además las muertes de 13 personas más, cinco de ellas en Bogotá:

Hombre de 72 años en Soacha (Cundinamarca). Sin enfermedades de base.

Hombre de 73 años en Cali. Sufría de HTA

Hombre de 54 años en Cartagena. Sufría de diabetes.

Hombre de 76 años en Cali. Sufría de Epoc.

Hombre de 66 años en Cali. Sin comorbilidades.

Mujer de 88 años en Bello (Antioquia). Sufría de Hipotiroidismo, Trombosis venosa profunda anticuagulada y diabetes mellitus.

Hombre de 92 años en Bogotá. Sufría de Epoc.

Mujer de 66 años en Bogotá. Sufría de Enfermedad cardíaca.

Hombre de 67 años en Medellín. Sufría de HTA, meningitis y neumonía.

Mujer de 89 años en Bogotá. Sufría de HTA, hipotiroidismo.

Mujer de 89 años en Bogotá. Sufría de Epoc, obesidad.

Mujer de 76 años en Timaná (Huila). Sufría de Insuficiencia cardíaca crónica, Epoc, cardiopatía isquémica.

Hombre de 69 años en Isnos (Huila). Sufría de HTA, diabetes mellitus, obesidad, neoplastia genital.

PANORAMA DEL CORONAVIRUS EN COLOMBIA

El próximo 26 de abril, a las 11:59 p.m., termina la cuarentena obligatoria en Colombia. Sin embargo, las autoridades han insistido en que esto no significará el fin de las medidas restrictivas. Los mayores de 70 años, por ejemplo, deben quedarse en casa hasta fin de mayo, y los estudiantes seguirán en clases virtuales.

Asimismo, el presidente Iván Duque ha sido claro en decir que los eventos masivos como conciertos, la asistencia a estadios y la actividades en bares no podrán retomarse con normalidad al menos durante un año y medio. Esto debido a que la vacuna contra el SARS-CoV-2, el virus causante de la COVID-19, tardará más de un año en ser desarrollada.

En este momento Colombia está en una etapa en la que cualquier persona es pontencialmente portadora de este coronavirus. Por esa razón, el ministro de Salud, Fernando Ruiz Gómez, ha dicho que podría haber 12.000 personas contagiadas ya: por cada caso confirmado hay tres o cuatro que circulan con el virus libremente.

 “La detección es importante, pero es como buscar una aguja en un pajar, porque entre 50 millones de habitantes buscar 8.000 afectados es un tema absolutamente complejo”, explicó el funcionario hace algunos días.

En todo caso, el Gobierno busca alternativas para contener la crisis económica que se derive de la epidemia. El pasado viernes 17 de abril el presidente Iván Duque presentó un decálogo con lo que debería ser el funcionamiento del país después de la cuarentena, y se ha lanzado la campaña ‘Yo me quedo en mi negocio’ para reactivar el comercio sin riesgos de contagios.

HASTA FINAL DEL AÑO

Fernando Ruiz, ministro de Salud, dijo a El Nuevo Siglo que los colombianos deben estar preparados para seguir cuidándose durante los siguientes meses.  “Debemos estar preparados para aperturas limitadas y para otras cuarentenas hasta finales del año, por lo menos”, manifestó el ministro  Ruiz.

Al preguntársele  ¿Cómo ha sido afrontar este reto desde el punto de vista personal?, el Ministro dijo: Ha sido algo extremadamente desafiante. Hace muchos años, en un seminario de Historia de la Salud Pública, veíamos las cuarentenas masivas como una estrategia del pasado y por eso, todavía me sorprende que me haya correspondido ser el responsable de lidiar con la mayor cuarentena de nuestra historia. Por supuesto, nadie dimensionaba la magnitud de esta pandemia, pero no puedo negar que la experiencia que tuve como viceministro de salud durante las epidemias de chikunguña y zika, me dejó aprendizajes valiosísimos para enfrentar este reto. Conozco bien el sistema de salud, los hospitales, las necesidades de las regiones. Conozco bien al equipo humano del Ministerio. No me siento como un recién posesionado.

Los trabajadores de la salud han dicho  que acatan la obligatoriedad de su servicio si se garantizan sus implementos de bioseguridad y la estabilidad laboral, frente a lo cual el Ministro respondió: Desde antes que los gremios médicos expresaran sus reclamos, el Gobierno venía adoptando medidas para aumentar la disponibilidad de estos elementos: el 11 de marzo, para facilitar las importaciones, el Invima los declaró como vitales no disponibles; el 31 de marzo expedimos el que obliga a las ARL a destinar el 7% de sus recursos de promoción y prevención para estas adquisiciones; el 8 de abril comenzamos a repartirlos. El Gobierno es consciente de las carencias de los trabajadores de la salud y está trabajando arduamente para remediarlas. Nunca, bajo ninguna circunstancia, obligaría a los trabajadores de la salud a atender a los pacientes con Covid-19 sin elementos de protección.

PUNTO FINAL

Por otro lado dijo que la estrategia de financiamiento en el marco de la emergencia por Covid-19 se basa en dos frentes que deben ser analizados de manera integral. Primero, estamos asegurando el flujo de recursos corrientes. En este contexto, en las últimas dos semanas dimos un flujo de $364.000 millones correspondientes a las cuentas radicadas entre enero y marzo de 2020. A través del mecanismo de giro directo ordenado por las EPS se giraron $118.000 millones a 179 hospitales, clínicas y proveedores de salud, de manera directa. Adicional a esto, se giraron $245.000 millones por deudas de 2018 y 2019, de los cuales $237.000 millones igualmente, se giraron directamente a hospitales y proveedores. Además, en el caso de los presupuestos máximos, se giraron a las EPS $782.515 millones, correspondientes a abril y mayo de 2020, y por concepto de UPC se han girado $14,5 billones, de los cuales, por el mecanismo de giro directo, se han girado $6,4 billones directamente hospitales, clínicas y proveedores.

Frente a la evolución de la pandemia manifestó que ´las medidas que hemos tomado nos han permitido aplazar el pico de la epidemia que, inicialmente, sin intervenciones, proyectábamos que se iba a presentar hacia mediados de mayo, con un total de 900.000 personas infectadas simultáneamente, lo que sería algo catastrófico. Los números básicos no han cambiado: el 100% de la población es susceptible de contagiarse; por lo menos el 50% tendría que infectarse para que se apague la epidemia; unos 4 millones requerirían servicios de salud; y 1 millón, cuidados intensivos. Como no hay vacuna, el reto es dosificar esas cifras a lo largo del tiempo. Debemos estar preparados para aperturas limitadas y para otras cuarentenas hasta finales del año, por lo menos.

Dijo también que ´la velocidad de propagación del virus no depende del tipo de sistema de salud, sino de las medidas que incrementan la distancia física entre las personas´

Y sentenció que ´la cuarentena de buena parte de la población sirve para reducir la incidencia de varias enfermedades, no solo del coronavirus, y eso ha repercutido en la liberación de un buen número de camas hospitalarias. Por otra parte, estamos estimulando la consulta domiciliaria. Todos los esfuerzos que estamos haciendo buscan que siempre haya disponibilidad en los hospitales para los casos graves de coronavirus y de otras enfermedades o accidentes, que comprometan la vida de los pacientes.

También podría gustarte