Crisis del coronavirus puede precipitar transición energética

Según una encuesta realizada por el Consejo Mundial de Energía (WEC, por su sigla en ingles), cerca del 95% de las empresas del sector energético ha registrado alteraciones en el funcionamiento del sistema eléctrico, las cuales podrían extenderse por seis meses más.

Tales afectaciones incluyen cambios en los patrones de demanda de electricidad con aumento en el sector residencial y disminución del uso industrial. También se estima un aumento de amenazas cibernéticas impulsadas por el uso acelerado del espacio digital.

Por otra parte, se ha hablado de una posibilidad de un incremento de la inversión en soluciones de almacenamiento a largo plazo para garantizar fiabilidad del suministro de energía. La otra cara de esto, asegura el WEC, es una disminución en la demanda de carbón y petróleo.

Este último factor hace referencia a un posible proceso de transición energética, lo que se reflejaría directamente en la reducción de los niveles de contaminación atmosférica.

“Si bien algunos encuestados no ven el COVID-19 como un eje para acelerar la transición energética, la mayoría espera que juegue un papel importante en el estímulo de acciones a escala comunitaria para seguir trabajando en ese propósito”, indica el informe.

El WEC añade que las empresas dedicadas a trabajar en el sector energético han debido adaptarse a la realidad impuesta por el coronavirus, lo cual sigue siendo un reto para los sistemas y profesionales del sector.

“A medida que los trabajadores energéticos esenciales del mundo continúan apoyando las necesidades ‘en casa’ de las empresas y la sociedad, y los empresarios energéticos trabajan para acelerar la energía limpia, confiable y asequible para los sistemas de salud pública, nuestra comunidad energética mundial se está uniendo para compartir la sabiduría práctica y contribuir con valor agregado e información oportuna en estos tiempos difíciles”, concluye.

BOGOTÁ (Colprensa)

También podría gustarte