Aislamiento inteligente ya genera ‘Choques’ entre Duque y mandatarios locales

Hasta el momento es incierto lo que pueda suceder después del 26 de abril a las 11:59 de la noche, cuando se cumpla el plazo dado por el Gobierno Nacional para mantener el aislamiento obligatorio en el que se encuentra el país como medida para enfrentar la pandemia del  Covid-19. El mismo presidente Iván Duque ha hablado de que se está pensando en una cuarentena inteligente, que permitiría reactivar la producción económica de algunos sectores, sin embargo, desde ya se avecinan ‘choques de trenes’ con algunos mandatarios locales, que insisten en priorizar la salud.

Desde la llegada del Covid-19 al territorio nacional, las diferencias entre gobernadores, alcaldes y el mandatario han estado sobre la mesa, y en muchas ocasiones se ha generado confusión e incertidumbre, como cuando varios mandatarios locales decretaron toques de queda preventivos en contra de la voluntad del Gobierno, que en cabeza de la vicepresidente Marta Lucía Ramírez, afirmaba que aún no era necesario tomar estas medidas.

Con el llamado aislamiento inteligente en el que viene insistiendo el presidente, ya se vislumbran pujas en materia de las competencias por parte de las autoridades, en especial con la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, quien en sus últimas declaraciones rechazó la posibilidad planteada por el mandatario de los colombianos, de reabrir los vuelos nacionales con ciertas medidas de seguridad. La alcaldesa dijo que “sobre su cadáver” permitiría que se abriera el aeropuerto El Dorado.

En este sentido, Duque dijo que se estaba evaluando la posibilidad de que hubiese una reapertura de los vuelos nacionales después del 26 de abril, con medidas tales como la prohibición del uso de la silla del medio, menor cantidad de personas transportadas y protección especial a los municipios donde no se tiene presencia del virus. Sin embargo, aseguró que el transporte de pasajeros internacionales permanecería cerrado, pero no se sabe hasta qué fecha.

El analista político Jairo Libreros señala que este choque de competencias no solamente va a generar mayores roces entre las autoridades, sino que pueden decantar el verdadero liderazgo que tienen los mandatarios locales frente al jefe de Estado. No obstante, asegura que en este momento lo que se demanda es la toma de decisiones, no solo con base a las competencias, sino en la concertación de medidas que no pongan en riesgo la vida de las personas.

“Aquí no se trata de chocar sino de lograr puntos de encuentro y va a ser muy difícil lograrlo en todo el país. Esto genera un nivel de estrés muy alto en todos los sectores de la sociedad, tanto político, social y económico, que pide que sus mandatarios tengan la capacidad de concertar las decisiones”, agrega el analista.

Libreros insiste en que este tipo de ‘choques de trenes’ que se han venido presentando van a afectar la legitimidad de la democracia, especialmente cuando se recupere en los próximos meses el curso ordinario de los acontecimientos. “Hace parte de uno de los temas que demuestra que no estamos preparados en términos institucionales para manejar este tipo de crisis, pero a nivel mundial no se salva casi ningún país”, dice.

Estos choques tempranos en medidas que todavía no son concretas se deben, en parte, dice el analista político Mauricio Jaramillo, a que el Gobierno Nacional se ha equivocado en la manera en que muchas veces envía los mensajes a la ciudadanía. En muchas ocasiones son ideas generales y no medidas concretas sobre lo que se hará después del aislamiento obligatorio, generando especulaciones al respecto.

“Lo que agrava la situación es que los mandatarios locales en medio de esta confusión salen a decir muchas cosas de lo que va a pasar después del 27, siendo el caso de Claudia López muy evidente, quien ya está diciendo que van a cancelar los festivos el resto del año, cuando es apenas una propuesta que se estaba contemplando”, agrega Jaramillo.

Sin embargo, aclara que en este caso hay dos cosas que se están mezclando: el hecho de que Gobierno se demora mucho en decir las medidas concretas y que los mandatarios se aceleran para reaccionar y  mostrar resultados. Esto, agrega Jaramillo, crea confusión, teniendo como resultado que el manejo no sea el adecuado.

Este hecho, sumado a las falsas noticias que se presentan alrededor de la pandemia y de las medias que ha tomado el Gobierno siguen generando incertidumbre en la ciudadanía, como el reciente caso en el que circuló en redes sociales un supuesto decálogo sobre cómo sería la cuarentena inteligente que propone el presidente Duque. Este documento tenía el mismo título de un comunicado compartido por la misma Presidencia.

“Lo ideal sería que se presentaran hechos concretos y no meras expectativa. Si nuestros mandatarios siguen publicando sus expectativas sin tener un soporte jurídico, se van a presentar este tipo de situaciones”, señala Libreros.

De esta manera, Mauricio Jaramillo asegura que en Colombia está pasando algo muy similar a lo que se ve en Estados Unidos, donde se ha presentado un choque entre el presidente Donald Trump y los gobernadores de los Estados, no obstante, reconoce que a diferencia de los mandatarios locales, Duque tiene una presión más fuerte de los empresarios y del gremio de trabajadores, que están pidiendo urgentemente reactivar la economía.

“Los gobiernos locales, me parece, que tienen menos presión de la industria, pero son quienes en un primer círculo atienden la emergencia. Es lógico que los gobiernos locales sean muchísimo más conservadores y estén alineados casi que con la postura de los médicos, pero el presidente está en una posición más delicada en la medida en que él sí tiene que enfrentarse a muchos sectores de la economía, que están al borde la banca rota”, sentencia Jaramillo.

MEDIDAS ANUNCIADAS

Duque ha dicho que una vez se cumpla el plazo para que se acabe el aislamiento social obligatorio, niños, jóvenes y adultos mayores seguirán en sus casas, por ahora, hasta el próximo 30 de mayo, al igual que las personas con enfermedades preexistentes.

En cuanto al transporte aéreo señaló que se debe mantener el cierre de fronteras, pero indicó que es muy probable que el transporte de pasajeros nacionales se reabra con algunas condiciones. En lo que tiene que ver con aspectos sociales, el presidente señaló que no habrá eventos públicos, discotecas ni bares. Tampoco podrá haber fútbol, torneos u otro tipo de aglomeraciones.

De igual forma, el Gobierno priorizará el teletrabajo en los sectores que no necesiten la presencia de sus empleados e indicó que se deberán tomar medidas de bioseguridad, tales como mantener las distancias, el uso de tapabocas, entre otras.

El transporte público masivo tendría un tope de ocupación del 35 %.

BOGOTÁ (Colprensa)

También podría gustarte