Se derrumbó el petróleo

El barril de petróleo de referencia en Estados Unidos, el WTI, cayó ayer a precios negativos, un hecho inédito provocado por reservas mundiales saturadas y una demanda devastada por la pandemia de coronavirus.  

Así, para el contrato con vencimiento en mayo del WTI, que expira el martes al cierre del mercado, los inversores tienen dos opciones: vender el petróleo o almacenarlo para venderlo más tarde.

Sin embargo, las reservas de crudo en Estados Unidos están cerca del límite tras un fuerte aumento en las últimas semanas, lo cual hace el almacenamiento de oro negro más difícil y caro.

La Agencia de Información sobre Energía (AIE) de Estados Unidos aseguró que las reservas de petróleo subieron en 19,25 millones de barriles la semana pasada en el principal productor y consumidor mundial de oro negro. Se trata del mayor incremento desde que se llevan estas estadísticas.

La consultora Rystad Energy consideró el lunes que no queda espacio para más de 21 millones de barriles en la terminal de Cushing (Oklahoma, sur), donde se almacena el crudo referencia del WTI.

Ante esta situación inédita debida a la caída de la demanda por la pandemia de coronavirus y un mercado con sobreoferta, los barriles para entrega en mayo perdieron todo su valor y los inversores quieren deshacerse de ellos y tienen que pagar para hacerlo.

También podría gustarte