La naturaleza y la cultura indígena plasmadas en lienzo

Este hijo adoptivo del departamento del Magdalena, siempre plasma en sus obras lo que más le llama la atención de la naturaleza y la cultura indígena de la Sierra Nevada de Santa Marta.

Entre el silencio, la música que identifica a los costeños y las continuas noticias sobre el coronavirus, el maestro Abel Chipiaje, hijo adoptivo del departamento del Magdalena, se dedica a continuar pintando y reflejar en sus obras todo lo que admira de la naturaleza y de la cultura indígena de la Sierra Nevada de Santa Marta.

El artista Abel Chipiaje nació en Casanare pero tiene muchos años radicado en ‘La Perla’, ciudad que aprendió a querer, tanto así, que fomenta su cultura, a través de su arte, pintar en lienzo y otras superficies.

“Siempre estoy pintando, desde los diez años pinto y lo heredé de mis ancestros indígenas, me gustaba y todavía me apasiona pintar sobre la naturaleza, los árboles, la fauna y hasta el cielo”, manifestó el maestro Chipiaje a HOY DIARIO DEL MAGDALENA.

Recuerda como si fuera ayer cuando estudió de niño en el internado del Colegio La Salle, en esa época tuvo la oportunidad de tener un profesor italiano, quien le fue enseñando el arte de la pintura, así fue como  aprendió a trabajar en óleo

“Por 7 años tuve formación académica en ese plantel y después comencé a trabajar en talleres de amigos que fui conociendo, entre éstos, el taller de los Rendón, y Lugo y les ayudaba en reproducciones de grabado, otra técnica, que con el paso del tiempo aprendí empíricamente”, expresó con mucho orgullo.

El maestro Abel Chipiaje, a sus 68 años, se considera muy disciplinado, mínimo le dedica 5 horas diarias a las artes plásticas.

En su haber cuenta  con 700 obras, con las cuales empleó varias técnicas, logrando destacadas pinturas e imágenes que se roban muchas miradas.

Hoy, si el covid-19 no hubiera interrumpido las actividades del mundo, entre éstas las académicas, se estuviera inaugurando este 23 de abril la exposición ‘Desde el Mar hacia la Sierra’, la cual se tenía programada inaugurar en el  Museo de Arte de la Universidad del Magdalena.

Pero el maestro Abel no pierde las esperanzas de qué cuando todo vuelva a la normalidad, sus obras podrán ser admiradas por los amantes del arte.

“En esta cuarentena estoy pintando incansablemente y aunque nunca he tenido apoyo del Estado para invertir en mi arte. Por encima de todo, sigo pintando para que a través de mis obras aprendamos cada día a valorar nuestra naturaleza y cultura”, puntualizó.

También podría gustarte