Virus ataca en las cárceles de Colombia, más de 70 infectados

Las cárceles donde se presentan los contagios son las de Guaduas, Cundinamarca (1), La Picota, en Bogotá (2), Las Heliconias, en Florencia (1) y, el panorama más preocupante, en el centro de reclusión de Villavicencio, donde hay 69 casos de los cuales 52 son privados de la libertad, 17 funcionarios del Inpec, entre otros, dos fallecidos al interior del establecimiento y uno más, días después de que se le concediera la libertad.

 Son cuatro las cárceles que ya fueron visitadas por el coronavirus. La epidemia que no le da tregua ni a los colombianos que están en cuarentena desde sus casas, mucho menos a las personas privadas de la libertad y, por ahora, deja 73 contagios entre funcionarios del Inpec y reclusos.

Son las cárceles de Guaduas, Cundinamarca (1), La Picota, en Bogotá (2), Las Heliconias, en Florencia (1) y, el panorama más preocupante, en el centro de reclusión de Villavicencio, donde hay 69 casos de los cuales 52 son privados de la libertad, 17 funcionarios del Inpec, entre otros, dos fallecidos al interior del establecimiento y uno más, días después de que se le concediera la libertad.

Lo que preocupa a las autoridades es que la propagación del virus se extienda de manera exponencial en los patios de los centros de reclusión y eso genere una emergencia masiva en dichos establecimientos. Si bien, el plan del Gobierno es excarcelar a más de 4000 presos, para expertos como el penalista Alejandro Carranza la iniciativa no parece ser efectiva.

Por ello, no en vano el senador del Polo Democrático Iván Cepeda, a pedido medidas cautelares ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), porque a su juicio son más de 16.000 las personas vulnerables que se encuentran recluidas.

El senador pidió este S.O.S como última alternativa, al manifestar que el Gobierno Nacional no ha tomado las respectivas medidas urgentes para combatir el virus y cuidar la vida de los más de 120.000 reclusos que hay en el territorio nacional.

 “Lo que le compete al Estado es prevenir lo que puede ser una catástrofe. No quiero ser alarmista sino sencillamente evidenciar lo que estamos viendo (…) lugares como las cárceles son sitios de altísimo riesgo, que si no se toman algunas medidas van a estar en una situación muy grave y es lo que lamentablemente está ocurriendo”, señaló el senador en la Comisión Cuarta del Senado este martes.

Para el congresista, el panorama más preocupante es el de Villavicencio, en donde se pueden seguir registrando contagios diariamente. El senador no escatimó en anunciar a la ministra de Justicia, Margarita Cabello, y al director del Inpec, general Norberto Mujica, las iniciativas adelantadas ante el ente internacional.

De otro lado, la visión del senador no es del todo descabellada en cuanto a que se puede “registrar una catástrofe”, pues fuentes del Inpec consultadas por COLPRENSA anunciaron que en la cárcel de Villavicencio, al parecer, uno de los contagiados es quien realiza los alimentos en el “rancho”.

El gobernador del Meta, Juan Guillermo Zuluaga, quien ha confirmado los casos, por su parte, se ha unido a las autoridades locales quienes han pedido categóricamente, en más de una ocasión, apoyo para prevenir que el contagio sea mayor.

Situación que no es desconocida para el senador Antonio Sanguino, quien consideró que el decreto de excarcelación aumenta la congestión para que la gente pueda salir de las cárceles. “Acá no se trata de dar palmaditas en la espalda, acá se debe dar una discusión en rigor sobre las medidas tomadas frente al problema que tenemos que resolver”, anunció.

En razón a la zozobra que se vive en el interior de los centros de reclusión los guardias del Inpec anunciaron que hasta el momento han tenido los elementos de protección para combatir la contingencia, sin embargo, el temor está latente. A uno de ellos le tomaron la muestra el sábado para descartar la presencia del virus y anunció que hasta el momento no ha recibido el resultado de la misma.

Así las cosas, de nuevo el tema de las cárceles se vuelve un dolor de cabeza para el Gobierno Nacional, pese a que con el decreto quisieron descongestionar un poco los centros de reclusión y evitar que el Covid-19 llegue con fuerza a estos lugares, hasta el momento no se ha registrado ninguna excarcelación, pero los contagios se hacen cada vez más evidentes.

Ahora queda que los jueces competentes analicen los casos y tomen decisiones.

Por su parte, el Viceministro de Política Criminal y Justicia Restaurativa, Javier Augusto Sarmiento señaló que el Decreto no es la única solución, sino una medida complementaria a otras que se han venido implementando desde hace tiempo. Entre ellas, la ampliación de cupos carcelarios en infraestructura rígida y modular, la cual se adelanta en varios establecimientos de reclusión del orden nacional (Eron).

El general del Inpec, por su parte, señaló que la problemática del hacinamiento que vive el país no obedece a la coyuntura del Covid-19, sino que es un problema estructural que viene desde hace muchos años, por lo que en su discurso a los senadores destacó el fortalecimiento de las medidas de salud y protección en los centros de reclusión, así como la entrega de elementos de bioseguridad para evitar que el virus se propague.

A su turno, la directora (e) de la Uspec, Lissette Cervantes Martelo, se refirió a asuntos presupuestales y administrativos, dentro de los que se destaca la solicitud de una partida adicional por 60.000 millones de pesos: 40.000 millones se destinarán a temas de infraestructura de emergencia, tales como zonas de aislamiento, pabellones dotados y plantas de tratamiento de agua para garantizar el servicio.

Y los restantes 20.000 millones servirán para reforzar los procesos de fumigación y desinfección, el abastecimiento de elementos de protección para el personal de guardia, las adecuaciones para la virtualización de audiencias y el aumento de la posibilidad de acercamiento de los privados de la libertad con sus familiares y allegados a través de canales virtuales y telefónicos.

También podría gustarte