La sexualidad humana  vista desde el arte

380

La evolución femenina con el paso del tiempo y el significado de ser mujer, es lo que se pretende mostrar en este trabajo.

Una crítica a la sexualidad humana dado los conceptos tradicionales y muchas veces erróneos que ha creado la sociedad en torno al tema, fue uno de los motivos para el nuevo trabajo de la artista Ana María González, quien junto al valduparense Jorge Luis Serrano, le apuestan a un homenaje al cuerpo humano y sus matices.

La inauguración de esta exposición se llevará a cabo este miércoles 15 de noviembre en la sala ‘Enrique Grau’, de la Fundación Museo Bolivariano de Arte Contemporáneo, a las 7:00 de la noche y continuará abierta al público hasta el 30 de este mismo mes.

Este trabajo hace parte del proyecto de grado de estos dos artistas, como maestros en artes plásticas, el cual pertenece al programa de profesionalización para artistas de la Costa denominado ‘Colombia Creativa’, del Ministerio de Cultura – Icetex y la Universidad del Atlántico.

“Hombre-mujer y de la misma forma lo contrario” es el nombre de esta muestra con la que pretenden abrir las puertas a una realidad que se está viviendo y que ha trascendido de generación en generación; una sociedad machista y homófoba con ideas desfasadas de masculinidad y feminidad y que tiene como ideal común la heterosexualidad.

Basada en un trabajo fotográfico intervenido con sus técnicas versátiles de vidrios y espejos como significado del pasado y enmarcado en un contexto social fuerte, bajo el concepto de hombre-mujer, Ana María González es consciente de la polémica que en cierto modo puede generar la temática y agradece a las directivas de la Quinta de San Pedro Alejandrino y de la Fundación por abrirle las puertas.

Ana María González y Jorge Luis Serrano son los artistas encargados de esta obra, que hará parte de su trabajo de grado como Maestros en Artes Plásticas.

 

“Escogí este tema porque todo en la vida va cambiando, pienso que debemos empezar a entender el cuerpo humano como algo que es propio, nuestro y que nos pertenece a cada ser y no a nadie más. Cada quien puede hacer con su cuerpo lo que considera que es apropiado”, apuntó Ana María.

 

HOMBRE Y MUJER

Particularmente el de Ana María, es un trabajo de arte conceptual que tiene un contexto bastante contemporáneo del paso de la mujer en el tiempo; la evolución de lo que significa ser mujer en todo el sentido, su propia sexualidad; su vida.

“El padre la entrega a otro hombre y sigue el círculo de creer sentirnos completas cuando estamos al lado de un hombre y eso ha generado muchas rupturas fuertes, que siempre nos han marcado a través del tiempo; es triste pensar que a veces se nos coartan las libertades y vivimos lo que pasa en el mundo como sufrimientos, violaciones, feminicidios, ataques con ácido”, añade.

Precisamente por esa exclusión marcada por el hecho de ser mujer, es que enfoca su proyecto; hacia las oportunidades que ha tenido la mujer a través de la historia y lo que ello ha conllevado.

“Yo pensaría y  quisiera concebir el hecho de las mismas oportunidades, el ser humano debe ser igualitario, pero también deben percibirse valores que se han ido perdiendo; no debemos dejar de ser mujeres y de sentirnos como eso, de ser madre, la mujer ejemplo, una mujer ideal, de tener nuestro propio sueño, que muchas veces nos lo coartan, pero eso no debe ser una limitante ni tampoco tratar de ser iguales o superiores al hombre, sino demostrar que podemos hacer muchas cosas”.

Además, Jorge Luis Serrano abarca el tema de la virilidad; todo lo que ha implicado ser hombre y lo que ha traído su machismo y también la homofobia.

“Él ha venido trabajando la parte del hombre desde un punto controversial, porque lo hace como una dualidad; hay muchos hombres que creen ser hombres, pero luego de haber compartido con otros del mismo género, lo ha llevado a tener esos conflictos internos”.

 

LA EXHIBICIÓN

Serán 31 fotografías a color y gran formato, de las cuales 11 serán en retablos, reflejando desnudos manejados con una técnica mixta en espejo sobre madera, con las que se busca despertar las inquietudes de quienes las admiren, a través del retrato de personas que hicieron visibles su identidad sexual con sus cuerpos.

“La fotografía es sobre madera y los  espejos van a significar los fantasmas de nuestro propio pasado, lo que ha compuesto nuestra vida a través del tiempo, vida sexual, de pareja y cotidiana”, expresó la artista Ana María González.

Quienes conocen de cerca el trabajo de esta artista guajira, se darán cuenta que esta será una obra mucho más conceptual, tiene un significado y una connotación mucho más profunda, pues es una transición entre su estilo estéticamente hermoso, bello y colorido, para pasar a ser una obra compuesta solamente espejos en tonos grises y con fotografías en fondos negros.

También podría gustarte