Líder social asesinado había denunciado a varios ´paracos´

7.820

Se conoció que el líder comunitario había entregado en octubre de 2019 un derecho de petición a Parques Nacional y el Ministerio del Medio Ambiente con exigencias puntuales sobre el nuevo Plan de Manejo para los parques Tayrona y Sierra Nevada.

Mientras un grupo especial de la Fiscalía General de la Nación en coordinación con la Policía Metropolitana de Santa Marta avanzan en las investigaciones que permitan esclarecer el violento crimen del líder comunitario Alejandro Llinás Suárez, registrado la noche del jueves  en la vereda Calabazo, ubicada a 21 kilómetros de la Troncal del Caribe; se conoció que la víctima  de 70 años de edad venía denunciando una serie de irregularidades que había puesto en conocimiento del gobernador Carlos Caicedo a través de la Secretaría del Interior, así como también había enviado copias a la alcaldesa de Santa Marta, Virna Johnson, en los meses de febrero y de abril.

´El señor estaba denunciando a elementos armados al margen de la ley que vienen recuperando el terreno en el que actuaron en el pasado. Esa es la verdad. Denunció a varios paracos, esta información llegó a oídos de ellos y por eso lo mataron, no le demos mas vueltas al asunto. Y la Policía sabe de quienes se trata´, dijo desde la clandestinidad un líder comunal que por razones obvias nos pidió el anonimato.

De igual modo, se conoció que desde hacía seis años el líder comunitario, miembro fundador de la JAC de Calabazo Parte Alta, venía denunciando ante las autoridades locales irregularidades, como las especificaciones del nuevo Plan de Ordenamiento Territorial de la zona. Además, en los últimos meses, con cartas dirigidas al gobernador Carlos Caicedo, alertó sobre la reactivación del poder del paramilitarismo en la Sierra.

 “Instalan taquillas que funcionan de forma ilegal. Si alguien va a pasar por ahí, como turista o a las mismas parcelas le cobran peajes. A través de una antigua Asociación de Flora y Fauna montaron una empresa de mototaxismo y entran al sector que es zona de amortiguamiento, que es supuestamente ecológica”, denunció el líder  Alejandro Llinás Suárez en su momento, explicando cómo estos grupos ilegales habían retomado el mando absoluto en la región, sobre todo cómo obtenían rentas con los turistas que subían al Parque Tayrona y cómo restringían la libre circulación en el sector.

LA CARTA QUE REDACTÓ

De igual modo, se conoció que el pasado 19 de abril, cinco días antes de ser asesinado, Alejandro Llinás Suárez había hecho saber de la carta que envió al Gobernador, al parecer no le fue entregada a él, sino que la entregaron a la Policía, desde donde comenzaron a llamarlo de varias dependencias para pedirle nombres de presuntos responsables y más información al respecto.

El domingo 19 de abril Llinás contactó a otros líderes de la Sierra Nevada y les contó que había enviado una nueva carta a Caicedo, con copia a la alcaldesa de Santa Marta, Virna Johnson, y que nuevamente se habían reactivado las llamadas intimidadoras. “Se la envié al gobernador y no se la entregaron, la filtraron a la Policía y me han llamado de varias dependencias pidiéndome información y nombres. Me siento vulnerado y un poco atemorizado. Me gustaría entregársela a la autoridad civil. ‘Los muchachos‘ también se están tomando este territorio”, escribió a sus allegados.

COMUNIDAD LAMENTÓ LO OCURRIDO

Conocido los hechos, por las redes sociales se conocieron diversas manifestaciones de dolor y  rechazo del asesinato del adulto mayor quien era reconocido por grupos políticos como Colombia Humana quienes lamentaron los hechos e instaron a las autoridades a esclarecer los hechos.

Seguidamente, Jennifer del Toro, activista y líder social, comentó que Alejandro fue un excandidato de la Junta Administradora Local por la lista de Colombia Humana-UP, pero se retiró porque lo amenazaron. “Condenamos el asesinato. Se perdió una vida invaluable para la región. Llinás defendía una reserva mundial como lo es la Sierra Nevada. Es un defensor de derechos humanos que nos quitan. Alejandro murió defendiendo la vida y esto es una paradoja cruel, en un territorio como este que necesita dignidad y lucha por la defensa de las comunidades vulnerables”.

¿QUIÉN ERA EL LÍDER ?

Trascendió que, Llinás nacido en Medellín (Antioquia) era un pensionado,  excompañero del presidente Juan Manuel Santos en la Armada y miembro de una reconocida familia del interior del país, había llegado a la Sierra Nevada de Santa Marta hace siete años y compartía su residencia al parecer con una familia indígena que lo ayudaban en las labores de la finca.

ALCALDESA RECHAZÓ EL ASESINATO

Por su parte, la Alcaldía Distrital de Santa Marta, a través de la Alta Consejería para la Paz y el Posconflicto, rechazó el lamentable asesinato del líder social y ambientalista.

Vilbrum Tovar Peña, alto consejero para la paz expresó en nombre del Gobierno Distrital su rechazo por el crimen del que fue víctima el líder Llinás. “El pasado viernes le fue segada la vida de manera inexplicable, por lo cual, insistimos en el llamado a la Policía Nacional y a los organismos de inteligencia, a que den con los responsables de este asesinato y que gestionen esfuerzos para la protección de los líderes y lideresas del Distrito”, indicó.

De igual modo, Peña señaló además que: “Estamos prestos para todo lo que necesiten sus familiares y amigos, a quienes extendemos nuestras sinceras condolencias. Lamentamos estos hechos y hacemos súplicas para que esto no siga sucediendo y menos en las difíciles circunstancias por las que atraviesa el pueblo samario”, manifestó Vilbrum Tovar Peña, alto consejero para la Paz.

También podría gustarte