´Los vampiros´ contra las ´cuerdas´

No hay dudas que el mensaje de ´vampiros´ del Presidente Iván Duque estaba dirigido a Luis Carlos Sarmiento Ángulo el mayor banquero del país; Efraín Forero el todopoderoso dueño de Banco Davivienda; Jaime Alberto Upegui, de Scotiabank Colpatria, y de Juan Carlos Mora, presidente de Bancolombia. Hoy la gente los identifica como ´Los Vampiros´.

Aun en los oídos de los colombianos retumba aquella frase de esta semana del Presidente Iván Duque dirigida a los banqueros a quienes llamó ´vampiros´.  Y el termino no es nada distinto lo equivalente a  ´chupasangre´. Y esa es la percepción que tiene hoy 9 de cada 10 ciudadanos de los bancos, que son unos ´chupasangre´.

“Yo no voy a permitir como presidente que haya instituciones que quieran actuar como vampiros en momentos en que necesitamos un sentido de responsabilidad. Aquí nadie está invitando a que los bancos sean irresponsables o pongan en riesgo el ahorro de los ciudadanos. Tenemos una garantía amplia que da tranquilidad”, fue el mensaje del Presidente Iván Duque a través de la emisora La FM.

Por eso la gente detesta a  estas instituciones, a las que acuden por bien o por mal, sencillamente porque es el sistema en que nos desenvolvemos.

Y los bancos y banqueros están en medio de una controversia ante el papel de la banca colombiana en medio de la emergencia sanitaria que vive el país a causa del contagio del Covid-19. Mientras unos sectores aseguran que los bancos no están conectados con las necesidades del pueblo colombiano, las propias entidades financieras se defienden y reiteran su compromiso frente a la pandemia.

Y es que son muchas quejas de parte de la empresas que aseguran que a los bancos les ha faltado solidaridad en el marco de la crisis económica que el coronavirus ha generado en el país y pese a los decretos en los que el Gobierno Nacional, por medio de Bancoldex, lanzó líneas de crédito que permitan que las pequeñas y medianas empresas solventen sus necesidades de liquidez. Y aquí es donde se regresa el tiempo y la gente empieza a afiliar sus baterías cuando en la crisis del año 2000 con plata de nuestros impuestos el entonces gobierno de Andrés Pastrana les lanzó un salvavidas para que pudieran seguir en el negocio.

La subdirectora ejecutiva de Acopi, Alejandra Osorio, aseguró que los bancos han puesto muchas barreras de acceso y rechazo de solicitudes de forma reiterativa, así como han reportado altas tasas, como si no se tratara de una emergencia económica, sino de una situación de completa bonanza por la que estuviera atravesando el país.

 “Muchas empresas también nos manifestaron que tenían problemas de insolvencia anteriores a la situación actual, y que por ese motivo les han sido rechazados los créditos”, señaló Osorio,

También aseguró que el sector financiero nacional recibió por parte del Banco de la República cerca de 10 billones de pesos para contribuir a la mitigación de la crisis, y afirmó que esos recursos no se han visto reflejados en el sector productivo, pues Acopi sigue recibiendo reportes diarios de pequeños y medianos empresarios que aseguran sentirse abandonados por los bancos.

El docente de economía de la Universidad EAN, Jorge Munéva, expresó que las utilidades que han tenido los bancos en los últimos años, han sido las mejores de todo el sistema económico colombiano, por lo que en este momento el sistema debería ser solidario con el sector productivo que más genera empleo.

 “El gobierno les da a los bancos apoyo, caja, liquidez para que enfrenten una situación de ayuda a pequeñas y medianas empresas en el país a través de los créditos, y lo que hacen es mantener el mismo criterio anterior a este fenómeno. Eso me parece una gran muestra de insolidaridad por parte del sistema financiero colombiano”, expresó Munéva.

 LA DEFENSA

En una reunión con el presidente Iván Duque el pasado viernes, los bancos reiteraron su compromiso con el Gobierno Nacional, con los empresarios y los trabajadores para superar la crisis generada por el contagio del Covid-19, y recordaron que han venido implementando una serie de medidas con el objetivo de aliviar el flujo de caja de las personas y empresas afectadas por la emergencia.

Según explicó el gremio, hasta el momento los beneficios han beneficiado a más de seis millones de colombianos, que han podido refinanciar sus créditos por 137,5 billones de pesos. Además, resaltaron que gracias a las líneas de crédito de Bancóldex y el Fondo Nacional de Garantías, se han realizado 54.789 solicitudes de garantías equivalentes a 4,6 billones de pesos.

Estas cifras presentadas tras la reunión con el mandatario colombiano coinciden con las que le suministro Asobancaria a Colprensa, en donde hasta el momento han sido aprobadas 54.789 solicitudes de garantías, por un monto de 4,6 billones de pesos, y además especifica que tales garantías se han dividido en pago de nómina (32.613), capital de trabajo (12.451) e independientes (9725).

 “Hay que tener en cuenta que la reglamentación de las garantías especiales para nómina, capital de trabajo y trabajadores independientes, bajo el esquema del Fondo Nacional de Garantías, fue expedida el miércoles 15 de abril. A partir de entonces, hemos trabajado de forma continua en la implementación y los desarrollos necesarios tras la expedición de las respectivas circulares”, expuso Asobancaria.

Frente a las quejas sobre incrementos en las tasas de interés, que también manifestó el pasado 21 de abril el senador David Barguil, durante un debate adelantado en la Comisión Tercera del Senado, donde señaló que siete bancos, que representan el 55 % del mercado financiero habían subido sus tasas de interés a un promedio de 139 puntos básicos por encima de las tasas vigentes de marzo.

La respuesta de la Asobancaria frente al tema fue que las tasas de microcrédito, que en febrero bordeaban el 36,9 %, se contrajeron 1142 puntos básicos para abril, ubicándose en 25,5 %. Por su parte, las tasas de las tarjetas de crédito pasaron de 26 % a 23,6 % en el último mes. Las tasas de los créditos comerciales, presentaron una reducción de 8,5 % a 8,2 % en el mismo periodo.

El profesor de economía de la Universidad de Los Andes, David Pérez Reyna, señaló que si bien la reducción de la tasa de interés del Banco de la República, como la que se dio en la última reunión del Emisor de 50 puntos, a 3,75 %, permite que los bancos accedan a recursos por costos más bajos, factores como el riesgo también determinan la tasa sobre la cual cobran las entidades financieras.

“En este punto el riesgo está aumentando y eso puede estar teniendo un efecto. Ahora, en la medida en que haya más competencia entre bancos, estos pueden empezar a bajar más las tasas. Cuando los bancos empezaron a proponer medidas como permitir que créditos no se paguen por unos meses, esto pudo haber estado motivado porque otros bancos lo empezaron a hacer”, explicó Pérez Reyna.

Para el director de investigaciones de Corficolombiana, José Ignacio López, las tasas de colocación de las entidades financieras cayeron en las últimas cuatro semanas cerca de 187 puntos básicos, haciendo contraposición a lo que manifestó Barguil durante el debate adelantado este semana por parte del Congreso de la República.

“No creo que se pueda decir que los bancos han sido un insolidarios. Los planes de gracia -corte 22 de abril- han beneficiado a 6.190.759 deudores (personas naturales y jurídicas) con 7.732.764 créditos por un saldo de cartera de 137,51 billones de pesos. Es claro que los bancos están en la difícil tarea de apoyar las empresas, pero al mismo tiempo salvaguardar los depósitos de los ahorradores”, argumentó.

 El director del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (Cerac), Jorge Restrepo, concluyó que “sí ha faltado una comprensión desde el sector financiero de la gravedad sobre la situación. Sin embargo, ha habido instituciones de crédito que han adelantado condonación de intereses, períodos de gracia, entre otros. Pero definitivamente hace falta mayor acompañamiento a las empresas y las familias que pasan por una difícil situación. El sector financiero puede hacer mucho más”. /Colprensa.

También podría gustarte