Batahola de donaciones

274

 Las donaciones en dinero, en especies y otras maneras de donar han renacido en Colombia, lo cual ha suscitado cantidad de felicitaciones tanto a las empresas como a las personas donantes por tan magno desprendimiento.

La máxima cifra donada la puso la capital de la república, en donde se asienta la mayoría de la más diversa migración de colombianos y la matriz de grandes empresas aportantes, al estilo teletón.

Es necesario anotar que las más grandes donaciones estuvieron a cargo de importantes empresas: Ejemplo: Ecopetrol, Fundación Santo Domingo, Postobón, RCN, Argos y otras más. Pero lo que suscita inquietud son dos cosas: Una, que se anunciaron con rimbombantes proclamas  publicitarias, lo cual asalta el ánimo respecto de las propias donaciones, y dos, que el ofrecimiento está condicionado a la compra de productos propios o de fabricantes de productos de sus filiales.

La donación anunciada por la Fundación Santo Domingo por la suma de 100 mil millones de pesos se hará efectiva con el apoyo de empresas vinculadas a la Fundación. Se determinó que para el ítem de seguridad alimentaria fueron destinados alrededor de 30 mil millones de pesos para la entrega de cientos de miles de mercados con productos esenciales de la canasta familiar a las comunidades más vulnerables del país.

En este caso los colombianos sabemos que la cantidad de mercaderías que se encuentran bajo el dominio de Valoren S. A que es uno de los grupos económicos más importantes del país, el cual participa en diferentes sectores económicos como comercio de víveres en supermercados populares, industrial, logístico, comunicación y otros.

Otra donación condicionada es la hecha por Luis Carlos Sarmiento por valor de 1,2 millones de dólares, equivalentes a 4.800 millones de pesos para la compra de ventiladores mecánicos que la Universidad de la Sabana diseñó para equipar su clínica en Bogotá.

En la misma dirección la empresa Postobón S.A financió 2.000 respiradores o ventiladores mecánicos liderados por la Universidad de Antioquia y Ruta N, por un valor de 9.000 millones de pesos.

Otras organizaciones como el Grupo Éxito anunció la donación de 500.000 mercados básicos. También se entregarán 48.000 paquetes de alimentos para niños de la primera infancia vulnerables.

Se observa un gran espíritu de colaboración y ayudas para los colombianos. Vale la pena seleccionar todas esas donaciones hechas en dinero o en especies para determinar cuáles son recibidas como bienes públicos y cuáles son definidas como bienes puramente privados o particulares.

No está demás desconfiar que muchas de estas empresas donantes también pueden participar en la Tienda Virtual del Estado Colombiano que es la plataforma transaccional a través de la cual las entidades compradoras hacen las gestiones para adquirir bienes y servicios a través de los Acuerdos Marco de Precios, bienes y servicios al amparo de Contratos de Agregación de Demanda, y bienes en la modalidad de Mínima Cuantía en Grandes Superficies.

En este caso es necesario analizar con atención que en esa batahola de buenas intenciones para donar, también se observan acciones mancomunadas de la Procuraduría General de la Nación con la Contraloría General de la República y la Fiscalía General de la Nación, quienes en uso de sus facultades constitucionales y legales están sondeando comportamientos de gobernantes que, en aras de una desacertada compensación o interés particular cometan la imprudencia de cotizar y comprar a precios inflados algunas mercaderías.

[email protected]

También podría gustarte