Los pescadores artesanales piden ayudas alimentarias

En la ciudad de Santa Marta, existen diferentes organizaciones de pescadores artesanales, que buscan ser tenidos en cuenta en la entrega de ayudas alimentarias que está dando el Distrito, debido a que son un sector vulnerable.

Los pescadores artesanales del Distrito de Santa Marta son alrededor de mil, de los cuales dependen cuatro mil personas directamente, quienes son los familiares, los cuales están distribuidos en toda el área marítima de la ciudad en esos 164 kilómetros que tenemos de costa.

“La pesca artesanal se ha considerado dentro de la emergencia sanitaria en Colombia, como una actividad esencial, lo cual quiere decir que se exceptúan de las restricciones que hay en los sectores productivos. Siendo así se requiere que los pescadores artesanales puedan recibir de manera directa a través de sus organizaciones de pescadores los apoyos alimentarios que se están entregando a través de la Alcaldía”, precisó Lucas Romero, líder de pescadores artesanales y representante de la Asociación Pez-Paz.

En ese sentido, le solicitan a la alcaldesa de Santa Marta, Virna Johnson, que se a través de las organizaciones de pescadores puedan canalizar esas ayudas alimentarias para que lleguen expedita y se pueda contribuir con este sector que es vulnerable.

Según Romero, es importante recordar que la pesca artesanal es una actividad ancestral que a partir de la de la época Republicana la realizan indígenas, afrodescendientes y mestizos, asentados, hoy, en las ruralidades marítima, lacustre y fluvial de aquellos departamentos ostentadores de los mayores índices de pobreza.

A propósito, es una actividad que se caracteriza por su poca inversión de capital, al otro extremo, intensivo en mano de obra y bajo nivel de productividad, con la cual el Estado ha acumulado una histórica deuda social.

En el contexto del aislamiento social obligatorio a raíz de la pandemia, ocasionada por el virus Covid-19, el gobierno expidió el decreto 531 abril 8 del 2020 en virtud de la emergencia sanitaria y el mantenimiento del orden público, dentro de las restricciones de las actividades se exceptúan los bienes de primera necesidad alimentos por lo tanto, en la actual situación de emergencia se considera a la pesca artesanal como actividad esencial, 2 porque contribuye a garantizar una de las necesidades vitales de las personas.

También podría gustarte