Rechazan salvavidas que pidió Avianca al Gobierno

Lo que primero debe saber la gente es que Avianca, ya no es una empresa de los colombianos. Sus dueños son United de EE.UU. y el multimillonario empresario de Costa Rica Roberto Friete.

La solicitud que hizo Avianca al Gobierno Nacional, para resolver la crisis de liquidez en medio de la emergencia provocada por el nuevo coronavirus Covid-19, viene generando voces a favor y en contra para un posible rescate de la aerolínea por parte del Estado.

La que abrió debate fue la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, quien manifestó que si el Gobierno Nacional está pensando en generar liquidez a las empresas, debe empezar por darle prioridad a las pequeñas y medianas compañías del país.

 “Con todo respeto. Las pequeñas y medianas empresas son el corazón económico de Bogotá y Colombia. Emplean al 60 % de nuestra gente. Ni siquiera les han ayudado a pagar su nómina, menos a salvarlas. ¿Y la prioridad que se está discutiendo es salvar a Avianca, una empresa extranjera?”, dijo.

Y aunque hasta el momento el Gobierno Nacional no se ha pronunciado sobre el tema ni ha dado algún tipo de respuesta a la solicitud que hizo el presidente de la compañía, Anko van der Werff, el debate se sigue centrando, como lo dijo la alcaldesa, en si se debe rescatar o no a la empresa.

Según la compañía, hasta el momento han implementado una serie de medidas como reducir los gastos de capital no esencial, suspender unilateralmente algunos pagos para retener caja, diferir temporalmente los pagos a los arrendamientos a largo plazo y el pago de ciertas obligaciones.

 “Hemos implementado licencia voluntaria y suspensiones de contratos de trabajo. Más de 17.000 trabajadores voluntariamente se acogieron a licencias y en el mes de abril hicimos un esfuerzo enorme para reconocerle a todos los trabajadores algún tipo de ingreso, estuvieran trabajando o no”, señaló.

El empresario aseguró “no nos podemos imaginar lo que sería para Colombia perder a Avianca en términos de empleo, producto, productividad, turismo, no estamos pidiendo subsidios al gobierno, estamos pidiendo financiamiento, que esperamos pagarlo con una rentabilidad adecuada”.

Para el exministro de Hacienda Rudolf Hommes, no es cierto que solo Avianca pueda responder a la demanda nacional de pasajeros, motivo por el cual esta merece tanta atención como las demás aerolíneas. “Hay por lo menos dos empresas nacionales que llenarían ese vacío con el apoyo de sus matrices (…) Hay suficientes aviones y pilotos no utilizados y empresas grandes”, dijo.

Hommes agregó que “si el gobierno decide salvar a Avianca, tiene que financiar a las otras aerolíneas para que la ayuda Avianca no la convierta en monopolio. Y el gobierno tiene que tener en cuenta que la empresa vale hoy en el mercado 100 millones de dólares. ¡Mejor comprarla!”.

 “Si el gobierno decide salvar a Avianca, eso implicaría una nacionalización de la empresa, porque los recursos públicos no se pueden usar a nombre de transferencia a una empresa privada, y menos en estas circunstancias”, expresó el docente e investigador de la Universidad Externado, Isidro Hernández.

El analista añadió que, además de la propuesta de nacionalizar la compañía, solo resultaría viable una ampliación de líneas de crédito destinadas a las empresas del sector aeronáutico o la tramitación de una ley que permita enviar recursos del presupuesto a empresas privadas.

“Hay que buscar la mejor opción de política económica para tratar de sacar a todos y no solo uno, sean grandes o pequeñas empresas”, dijo.

Y es que desde la última semana de marzo, Avianca parecía haber anticipado la petición en la que ha insistido Anko var der Werff. “El Gobierno Nacional ha sido muy oportuno en responder varias de nuestra peticiones, pero en realidad las medidas no son suficientes. Se necesitan acciones todavía más fuertes”, expuso en su momento.

 “La responsabilidad del gobierno es la de salvar la economía. Eso quiere decir que deberán facilitarse sistemas crediticios que le permitan a esas grandes empresas financiarse para poder seguir adelante y soportar las enormes pérdidas que la parálisis de la pandemia ha provocado (…) Las medidas deben ser de facilitación, no de solidaridad”, afirmó el constitucionalista Víctor Hugo Vallejo.

También podría gustarte