Líder social asesinado no era investigado

1.249

El crimen del líder social de Calabazo, Alejandro Llinás fue perpetrado por el grupo paramilitar que tiene su accionar en la parte baja y alta de Guachaca.

Buscan establecer veracidad del panfleto supuestamente enviado por paramilitares de la Sierra Nevada

La Fiscalía del Magdalena dijo que en ninguno de sus despachos cursaba investigación alguna contra el líder social Alejandro Llinás Suárez asesinado por paramilitares en la zona de Calabazo. La aclaración fue hecha tras conocerse un panfleto atribuido su autoría a las llamadas Autodefensas Conquistadoras de la Sierra Nevada, donde señalaron que asesinaron a Llinás por un supuesto comportamiento de abuso sexual con una menor de edad.

´Eso lo que dice el grupo criminal que lo ejecutó no es cierto, es un vil patraña para esconder las verdaderas razones del crimen´, dijo la Policía

En el panfleto de los paramilitares de la Sierra, el grupo criminal dijo que

no tienen en contra de líderes sociales y políticos, por el contrario velamos por la seguridad y bienestar de la población civil ante el completo abandono del estado de nuestra región´. Frente a esa afirmación, las autoridades militares, de policía y la Alcaldía lo rechazaron, y acusaron al grupo criminal de perpetrar homicidios selectivos, y le recordaron que la institucionalidad del Estado los perseguirá para ponerlos a buen recaudo de la justicia´.

Los paramilitares que asesinaron a Alejandro Llinás dijeron en el comunicado que está en poder de las autoridades y el cual está siendo investigado que ´desde el mes de septiembre se citó al señor Llinás Suárez, quien nunca acató nuestras invitaciones para tratar el tema. También manifestar que en dicha población venía generando conflictos entre pobladores, y en el sector por los ya mencionados abusos que fueron denunciados´.

Ante ello, las autoridades señalaron que le corresponderá a la Fiscalía establecer la veracidad de esos señalamientos, pero se anticiparon a reseñar que Llinás era una persona de bien que trabajaba por la región donde vivió los últimos 7 años.

La Policía y el Ejército rechazaron además el hecho que el grupo paramilitar haya amenazado de muerte a determinados núcleos sociales y llamaron la atención de la población de la zona para que preste todo el apoyo y colaboración a las autoridades legítimamente constituidas para combatir a estos grupos armados ilegales.

EL CRIMEN

El líder social Alejandro Llinás Suárez fue asesinado violentamente  por desconocidos que llegaron a su parcela, ubicada en el pie de monte de la Sierra Nevada de Santa Marta, en la cual trabajaba en el sector turístico.

Llinás Suárez, entregó en octubre de 2019 un derecho de petición a Parques Nacionales y el Ministerio del Medio Ambiente con exigencias puntuales sobre el nuevo Plan de Manejo para los Parques Tayrona y Sierra Nevada, también hablaba sobre  la licitación pública para concesionar los servicios eco turístico del área protegida.

El hombre de 70 años, residente en jurisdicción de la Sierra Nevada de Santa Marta, venía denunciando una serie de irregularidades que había puesto en conocimiento del gobernador Carlos Caicedo a través de la Secretaría del Interior, así como también había enviado copias a la alcaldesa de Santa Marta, Virna Johnson, en los meses de febrero y de abril.

Entre sus denuncias a diversos medios de comunicación estaba el de que la entrada al Pueblito Tayrona, cerca de Calabazo, grupos irregulares habían montado dos peajes ilegales que restringen la entrada de turistas al territorio.

Para los líderes de la zona Llinás era un hombre quien llegó hace siete llegó al territorio ancestral, compró una parcela y se dedicó a organizar para dedicarse al ecoturismo.

“La comunidad en general como los dirigentes cívicos lamentamos lo sucedido y estamos consternados, el tiempo que estuvo con nosotros se dedicó a su turismo y en momento hizo solicitudes al Parque Tayrona  y al gobierno para pedir ayudas” expresó Alex Pinzón, presidente de la Junta de Acción Comunal de Calabazo Alto.

Para los labriegos el señor Alejandro Llinás era un poco callado, dedicado a lo suyo, lo reconocíamos con respeto pero poco compartía con las personas de la región, complementó Pinzón.

También podría gustarte