Reto Covid – 19

300

Además de importar calzado, ropa, pieles, vehículos, aparatos eléctricos, celulares, maquinaria, hierro, acero y químicos, nadie pensó que por los mismos medios tradicionales de distribución y a 15.507 kilómetros, iba a entrar al país un nuevo producto chino, traído exclusivamente por quienes no necesariamente se dedican al comercio, sino, en su mayoría al ocio y a disfrutar del mundo.

El Coronavirus, llamado así porque su apariencia se asemeja a una corona solar, llegó con el firme objetivo de cambiar la vida tal y como la conocemos hoy en día; a tal punto que el COVID – 19 está marcando la agenda de los gobiernos mundiales y Colombia no es la excepción: todos los esfuerzos institucionales del gobierno están dirigidos a la contención inmediata de lo que se convirtió, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en una pandemia.

Esta importación de origen chino ha puesto en descubierto lo que ya sabíamos; el pésimo sistema de salud, lo débil e inestable que es nuestra economía, lo arcaico que es el modelo educativo, por nombrar algunas fragilidades de nuestro sistema. En consecuencia, los mandatarios del nivel central, como los territoriales, se han visto en la necesidad de implementar políticas públicas destinadas a combatir, de manera improvisada, las problemáticas surgidas a raíz de la crisis sanitaria.

El COVID – 19 les ha planteado un reto en este primer año de gobierno a nuestros representantes; esta vez no será el mejor calificado quien ejecute e inaugure más obras o proyectos sociales, aquel que tenga más carisma o inmediatez con el pueblo o el más transparente en la ejecución del presupuesto público; NO. Este año lo que define si aprueban o se rajan en su gestión, es el manejo que cada autoridad le dé a la situación pandémica y los resultados que obtengan de esta.

Así las cosas, los planes de gobierno por los cuales, alcaldes y gobernadores, se hicieron elegir para comandar en este periodo, por lo menos en este primer año, deben ser reestructurados en pro de armonizar de manera efectiva las circunstancias sanitarias actuales con los planes de desarrollo… Las prioridades cambiaron; la salud, el agro y la educación son los sectores prioritarios, donde se debe enfocar la mayor inversión.

Olvídense de cumplir sus compromisos políticos, es hora de pagar la deuda social que tenemos con los menos favorecidos de nuestra sociedad, quienes son los mas afectados por EL COVID – 19.

Señores gobernantes, ustedes son los comandantes de esta sociedad, pero de todos depende salir vivos de esta batalla.

*Abogado

También podría gustarte