Taxista no aguantó los balazos y murió

2.331

El hecho tuvo lugar en la carrera 54 con calle 9F del sector en mención; la víctima fue baleada sorpresivamente cuando presuntamente se transportaba en su motocicleta con un compañero a un estanco a comprar licor.

Tras ser sometido a varias intervenciones quirúrgicas y permanecer internado en la Unidad de Cuidados Intensivos de una clínica privada de esta capital, murió el taxista que resultó gravemente herido en un ataque a bala perpetrado la noche de este domingo, en el barro Altos de Chimila, zona oriental de la capital del Magdalena.

Se trata de Yeiser Antonio Gutiérrez Medina, de 29 años de edad, natural del corregimiento de Varela (Zona Bananera), quien residía en la capital del Magdalena hace más de 20 años. Era el mayor de tres hermanos, dejó un hijo de 6 años y se ganaba la vida como taxista.

De acuerdo a lo informado por los familiares de la víctima, el deceso se produjo en horas de la madrugada, luego que los médicos en turno notificaran que no soportó la herida que le ocasionó el disparó que recibió a la altura del abdomen, proyectil que afectó gran parte de sus órganos vitales y le produjo la muerte.

Cabe recordar que, como se informó en la edición de ayer el caso se produjo durante la celebración del Día de la Madre, alrededor de las 7:00 de la noche, cuando Gutiérrez Medina se movilizaba a la altura de la carrera 54 con calle 9F a bordo de una motocicleta, al parecer a comprar licor en un estanco, y dos pistoleros desconocidos que se transportaban en una moto lo interceptaron, quien iba como parrillero sacó un arma de fuego y accionó en dos ocasiones, dejándolo herido a la altura del hombro y el abdomen.

Tras lo ocurrido, los presuntos delincuentes huyeron en la motocicleta con rumbo desconocido, al tiempo que allegados a Gutiérrez Medina lo auxiliaban y lo conducían en una moto hasta el puesto de salud de Bastidas. Debido a la complejidad de las heridas, la víctima fue remitida hasta la sala de urgencias del hospital Julio Méndez Barreneche donde permaneció hasta la madrugada de este lunes, luego que los galenos en turno oficializaran su deceso por un paro cardiorrespiratorio que le sobrevino y le causó la muerte de forma inmediata.

Hasta el lugar llegaron los integrantes de la Policía Judicial, para realizar los actos urgentes e inspección al cadáver, el cual fue trasladado hasta la morgue de Medicina Legal de esta capital, donde fue reclamado por sus familiares que iniciaron los trámites a fin de darle cristiana sepultura.

También podría gustarte