Dátiles, tambores, y cantos, algunas de las tradiciones durante Ramadán

357

En Colombia, la población más grande de inmigrantes es árabe. Ellos vienen del Medio Oriente, pero los más comunes en nuestro país han llegado específicamente desde el Líbano, Siria y Palestina. El grupo más grande son los libaneses, quienes se han localizado por todo el país, sustancialmente en el norte de Colombia donde prepondera no solo un clima de bienvenida al inmigrante sino mucho comercio también.

Entre los libaneses asentados en ciénaga estaba mi abuelo Said. Él y mi abuela eran musulmanes, pero no los únicos, también había cristianos, y sirios y palestinos de ambos grupos religiosos. Algunas de esa familias continúan siendo musulmanas, y otras, en medio de la preeminencia por la religión católica en Colombia resultaron convertidos y bautizando a sus hijos.

Los Libaneses continúan la religión de sus ascendentes y hoy proveen una forma de educar a sus hijos en medio de las tradiciones árabes y las costumbres derivadas de los pilares del Islam, como es el mes de ayuno llamado Ramadán.

Durante el Ramadán ayunan los adultos y los púberes desde el amanecer hasta el atardecer. Los enfermos están absueltos; a los viajeros, y a las mujeres (durante su periodo, embarazadas o en post-parto) se les sugiere recuperar los días del ayuno durante el año posterior a los días de Ramadán perdido.

El ayuno físico propone la ausencia de bebidas, comidas, sexo y sustancias recreativas como el cigarrillo. Sin embargo, la espiritualidad es indispensable durante el ayuno; rezar, otorgar caridad y contemplar la relación personal con Dios son tan importantes como no comer o beber durante el día.

Durante mis viajes he visto diferentes tradiciones para romper el ayuno durante el Ramadán. Lo cierto es que a donde he visitado, la generosidad es el denominador. Así se vive el mes de ayuno en:

–          Jordania: El año pasado tuve la oportunidad de estar presente a la hora del ocaso en la carpa de Ali, un beduino que conocí trekking Petra y quien me invitó a conocer una de sus esposas y comer delicias preparadas por ella y sus hermanas. Sobra decir que fue un festín y la decoración autóctona árabe parecía como sacada de una revista de viajes.

–          Turquía: Hace un par de años volé a Estambul por una semana y mi sorpresa fue que, la levantada en la mañana ocurría con una banda de hombres tocando tambores en unísono. De la misma forma culmina el día de ayuno, la diferencia es que al ser proclamada la hora del iftar (de romper el ayuno), los hombres de las casas salen a darle propinas a aquellos que no están con sus familias por estar entreteniendo la bienvenida a la noche.

–          Líbano: En el 2006 pasé este mes de consagración en el Valle del Becá, lo que fue una de las experiencias mejor vividas porque el ayuno se rompía en una casa distinta cada día. Adicionalmente, los Libaneses tienen como costumbre romper el ayuno con dátiles, algo que disfrutan principalmente los niños.

–          Egipto: El año pasado me fui un fin de semana al Cairo durante el Ramadán. En el día, el comercio estaba muerto. Sin embargo, en la noche me fui a caminar al bazar Khan al-Khalili y su tradición es colgar muchas lámparas hechas a mano con luces de colores en los callejones comerciales.

–          Emiratos Árabes Unidos: Los niños son los ángeles de la cultura árabe y en los Emiratos se les elogia mientras se les escuchan cantos y poemas en las casas de los vecinos para conmemorar la hora de culminación del ayuno. Esos días son los más aclamados para usar las mejores pintas.

Qué bueno sería cerrar el centro de Santa Marta un día de Ramadán para promover diversidad en La Perla y demostrar que somos inclusivos a todas las religiones.

Hablando inglés se despide esta cienaguera desde USA,

Instagram: @culozunga

También podría gustarte