Restricción a consumo de alcohol deja pérdidas de $1,4 billones a las regiones

301

La implementación de la eventual prohibición general al consumo de licores por la cuarentena supondría pérdidas entre los $0,7 billones y los $1,4 billones cada mes, lo que se traduciría en un menor dinamismo para el comercio minorista, uno de los sectores más impactados con apenas el 10% de los establecimientos en operación durante la actualidad.

De allí que el Centro de Estudios Económicos de la ANIF sacara un estudio en el que analiza los posibles impactos de la restricción de consumo de alcohol o ley seca en un contexto en el que el país ya se encuentra en un escenario macroeconómico complejo.

De acuerdo con el informe, Mauricio Santamaría, presidente de la ANIF, indicó que, “resulta desacertado pensar en medidas de ley seca, cuyos impactos fiscales afectan el recaudo de los departamentos, que hoy reciben cerca de $5 billones anuales derivados de los impuestos a licores y cervezas, y que, solo con la suspensión de ventas durante un mes dejarían de recaudar entre $216.000 y $431.000 millones, indispensables en estos momentos para la atención de la contingencia y que servirían para adquirir aproximadamente 1,2 millones de pruebas avanzadas de diagnóstico o 6.000 ventiladores para la atención de pacientes graves”.

En el mismo estudio, ANIF mostró que según la Gran Encuesta Integrada de Hogares, la industria y comercialización de licores genera alrededor de 120.000 empleos con remuneración, de los cuales 85.000 son asalariados y 35.000 son trabajadores por cuenta propia. Estos últimos serían los más afectados ante una medida de ley seca, que acabaría con cerca de 33.000 empleos, lo que se traduce en una pérdida mensual de ingreso para los hogares cercana a los $30.000 millones.

En el mundo, solo una minoría de países ha tomado una decisión tan drástica como la implementación de la ley seca, entre estos Panamá, Tailandia y Zimbabue, dado que no hay evidencia que demuestre una relación entre la prohibición de consumo de alcohol y la contención del virus.

ALCOHOL ILEGAL

Otro efecto negativo que traería este tipo de propuestas es el incremento del mercado ilegal de licores (bebidas de contrabando o adulteradas), que representa entre 12% y 29% del total del mercado en el país, a su vez, bajo un escenario de implementación de la ley seca, llegaría al menos al 40%.

“Esto es importante, porque es bien conocido que el mercado de bebidas alcohólicas en el país tiene una serie de características, que, por sí solas, promueven la ilegalidad y agregar otra, simplemente amplificaría esos efectos, que, nuevamente, redundan en el recaudo tributario de los departamentos”, precisó Santa María.

Finalmente, la entidad sugiere que el país debe avanzar hacia políticas asociadas con el consumo responsable y optar por otras medidas como el establecimiento de horarios de venta consensuados con los comercios y restaurantes que continúan funcionando, minimizando así, el impacto económico que tendría la prohibición total.

También podría gustarte