Intervenido el Hospital ´Julio Méndez Barrenche´

1.505

La superintendencia nacional de salud intervino ayer al Hospital julio Méndez Barreneche´,  el cual manejará hasta dejarlo saneado. La toma de la institución se dijo como consecuencia de una auditoría realizada en octubre del año pasado la cual arrojó graves indicadores económicos.

La Superintendencia documentó 59 hallazgos en el Hospital Universitario ‘Julio Méndez Barreneche’ que revelan la crítica situación de sus indicadores y representan riesgo para la segura prestación de los servicios de salud.

Asimismo el órgano de control dijo que no cumple con las condiciones de funcionamiento de los equipos biomédicos, no realiza control al servicio farmacéutico y no garantiza la segregación de residuos.

Por acumular durante los últimos años un creciente número de deficiencias jurídicas, administrativas, asistenciales y financieras, que ponían en riesgo la prestación de servicios para miles de usuarios en la Costa Atlántica, la Superintendencia Nacional de Salud ordenó hoy la intervención forzosa para administrar del Hospital Universitario Julio Méndez Barreneche, de Santa Marta.

A partir de ahora, y durante un año, este hospital de referencia para la región estará a cargo de un agente especial interventor designado por la Supersalud que buscará estabilizar las finanzas, corregir los problemas administrativos, de pago y contratación de personal, así como garantizar el cumplimiento de los protocolos de habilitación contemplados para un centro de salud de alta complejidad.

Mediante la Resolución 2304 del 11 de mayo de 2020, la medida de intervención se adoptó como resultado al seguimiento hecho a sus indicadores, en los que se identificaron 59 hallazgos que fueron trasladados a los entes de control y dados a conocer a la Gobernación del Magdalena.

Durante la diligencia de toma de posesión de los bienes y haberes del hospital, se removió el gerente y se designó como agente especial interventor a Luis Óscar Galves, quien viene de realizar esta función en la ESE Departamental de Villavicencio, institución que fue dada de alta por la Superintendencia de Salud en enero pasado cuando fue entregada completamente estabilizada a la Gobernación del Meta.

El Superintendente Nacional de Salud, Fabio Aristizábal Ángel, reiteró que el propósito de las intervenciones es rescatar estas entidades públicas y enderezar su rumbo para que vuelvan a prestar un servicio oportuno y de calidad a los usuarios, tal como lo ha hecho este año también con hospitales referentes de Sucre, Córdoba y, recientemente, Amazonas.

 “El hospital Universitario Julio Méndez Barreneche ha caído en un estado de deterioro de todos sus indicadores que debe ser recuperado. Hoy estamos aquí tomando su posesión para intervenirlo y rescatarlo para que vuelva a ser uno de los centros de referencia de alta complejidad, en la Costa Atlántica”, afirmó el Superintendente Nacional de Salud, Fabio Aristizábal Ángel.

LOS HALLAZGOS QUE ENCONTRÓ CAICEDO

“A un mes de llagar a la gerencia, hallamos ciertas irregularidades que dejó la anterior administración del Hospital, por ejemplo: el presupuesto de la entidad está ejecutado en un 66%, significa que presupuestalmente solo alcanza para funcionar hasta junio del presente año; se recibe un Hospital con un déficit presupuestal de $24 mil millones al cierre de la vigencia 2019 y a corte 31 de marzo de 2020, el déficit es de $12.771.269.415 el cual está proyectado a 31 de diciembre de 2020, y si no se toman acciones correctivas de austeridad en el gasto y fortalecimiento de los ingresos este llegaría aproximadamente a $51.085.077.660”, explicó el médico Romo al concluir la reciente Junta Directiva del centro asistencial a la que asistió el gobernador Caicedo

Igualmente, la nueva gerencia recibió a la institución con unos pasivos de $44 mil 808 millones y un pasivo contingente de procesos jurídicos por valor de $40 mil 700 millones, a pesar de tener contratados 17 abogados para la defensa de la entidad; entre estos pasivos también se encuentran deudas por estampillas a favor de terceros por valor de $12 mil 000 millones de pesos y con la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales –Dian- por valor de $2 mil 391 millones de pesos

Asimismo, se halló una cartera por recuperar de $85.348.655.711(solo $19.680.542.376 corresponde a cartera corriente y de este solo $9 mil 000 millones pueden entrar en el programa de compra de cartera por parte de la Administradora de los Recursos del Sistema General de Seguridad Social en Salud -Adres- para el fortalecimiento del flujo de recursos y así enfrentar la pandemia).

También se encontró que en materia de servicios de salud, se prestó atención a 21 mil 826 usuarios por un valor de $22 mil 000 millones de pesos, los cuales fueron dejados de facturar y corresponden a nueve meses, a pesar de tener contratado para ese proceso a 74 facturadores, lo que la Superintendencia de Salud considera como un posible detrimento patrimonial.

Además, la vigente gerencia recibió una institución con 910 contratos de prestación de servicios de los cuales, 383 son de personal administrativos y 512 corresponden al área asistencial. El valor de la contratación por personal administrativo es aproximadamente de $625 millones de pesos mensuales lo que equivale a $7.500 millones de pesos anuales.

También podría gustarte