Casa por cárcel para los dos policías capturados

3.262

Los uniformados pedían la suma de $100 mil, por devolver un celular reportado que habían sido incautado a un ciudadano por no tener la factura, según la Policía.

Dos uniformados que hacen parte de la Policía Metropolitana de Santa Marta fueron capturados en las últimas horas del reciente martes, por presuntamente exigir la suma de $100.000 mil a un ciudadano samario para no solo entregarle su teléfono celular, sino, para dejarlo seguir en medio de un procedimiento policial.

Los sindicados por el presunto delito de extorsión, fueron identificados como  Jaime Antonio Llanos Granados y Jonathan Johan González Robles, ambos cienagueros y patrulleros adscritos al Centro de Atención Inmediata, CAI, del barrio Los Ángeles, en sur de esta capital.

Según información entregada por una fuente policial, el procedimiento a cargo de unidades el Gaula Magdalena y la Sipol se registró alrededor de las 3:50 de la tarde, en el sector de la Avenida del Río, exactamente en la calle 23, momentos en que los uniformados fueron capturados en flagrancia cuando recibían el dinero exigido a cambio de devolver un celular reportado que habían sido incautado por no tener la factura.

Se conoció que, días anteriores los uniformados al parecer hicieron la señal de pare al conductor de una motocicleta para un registro personal. Durante el procedimiento, verificaron su teléfono celular, del cual le informaron estaba reportado y que no contaba con sus documentos de la compra, razón por la que presuntamente le solicitaron el dinero, no solo para entregarle el celular, sino para dejarlo seguir del procedimiento policial.

El individuo les manifestó a los patrulleros no tener dinero en el momento, sin embargo dijo poder ir a buscarlos para regresar por su teléfono. Sin embargo, la víctima de la extorsión tomó otro camino y se dirigió hasta el Gaula de la Policía y denunció el hecho.

Seguidamente, el motociclista arribó hasta el sitio acordado para la cita con las unidades policiales, a fin de entregarles el dinero a los uniformados, quienes en el momento en que recibían la cantidad de dinero exigida, fueron capturados en flagrancia por agentes del Gaula y la Sipol.

Tras leerles sus derechos como persona capturada, los uniformados fueron trasladados hasta la Unidad de Reacción Inmediata de la Fiscalía, donde deberán responder por el delito de extorsión y permanecen a espera de ser presentados en audiencia ante un juez que legalizará sus capturas.

También podría gustarte