Universidad vaticinan caída drástica de las matrículas

312

Se calcula que 21 % de los estudiantes de educación superior no cuentan con computador e internet en sus casas, lo cual hace más difícil el seguimiento a las actividades que llevan a cabo los docentes.

El Laboratorio de Economía de la Educación de la Universidad Javeriana desarrolló un análisis sobre la situación de las universidades en medio de la pandemia del Covid-19.

El estudio llamado ‘Educación superior en tiempos de Covid-19: Estado del arte y Prospectivas’, planteó recomendaciones dirigidas a las Instituciones de Educación Superior, que les permita un manejo adecuado de crisis y les ayude a mitigar los efectos de la pandemia sobre sus comunidades. Asimismo, el informe presenta cifras sobre la evolución de la educación superior en los últimos años.

“La crisis causada por el Covid-19 ha generado una caída en los ingresos de muchas familias, limitando el acceso de algunas personas a la educación superior, especialmente a la privada. Sin embargo, esa es una sola de las tantas dificultades que se plantean dada la coyuntura”, destacó el estudio.

Los investigadores sugieren que se brinde mayor ayuda a estudiantes con dificultad para el aprendizaje o que no cuenten con ingresos suficientes para estudiar, pues sus alternativas de ajuste son menores y su conectividad a internet es baja o incluso inexistente.

 Se calcula que 21 % de los estudiantes de educación superior no cuentan con computador e internet en sus casas, lo cual hace más difícil el seguimiento a las actividades que llevan a cabo los docentes.

El estudio también analiza el manejo de la salud mental y física de la comunidad educativa, la ampliación de programas de apoyo financiero, el replanteamiento de las estrategias pedagógicas y los mecanismos de evaluación, los incentivos a la investigación, la innovación y el desarrollo, el fortalecimiento de la gestión universitaria y el fomento de habilidades para el emprendimiento.

 Con respecto al tratamiento de salud integral, el estudio recomendó la creación de protocolos de evaluación de la salud mental y emocional de sus estudiantes, profesores y personal administrativo, con el fin brindar herramientas de manejo de las emociones de aquellos miembros de la comunidad educativa afectados por el periodo de confinamiento obligatorio y el estrés asociado a la crisis que trajo el Covid-19.

 “Asimismo, se requieren esfuerzos para que los profesores y los estudiantes cambien su mentalidad y su comportamiento para mejorar la disposición de adaptación al cambio, de modo que haya más apertura a absorber con mayor profundidad y con mejor actitud el trabajo y el estudio remoto. Para esto, se puede trabajar con toda la comunidad educativa enviando mensajes y consejos, entre otros, por medio correos electrónicos y redes sociales”, sugiere la investigación.

En cuanto a las ayudas financieras, la investigación no descarta la posibilidad de que se tenga que disminuir los precios en las matrículas para evitar una deserción masiva de estudiantes. Además, se debe brindar ayudas a aquellos estudiantes que tengan serias dificultades económicas para continuar con sus estudios.

También podría gustarte