Juez les dio casa por cárcel a dos policías

515

Los patrulleros con 7 y 11 años de servicio a la institución, fueron detenidos por unidades del Gaula y la Sipol por exigirle la suma de $100.000 mil a un ciudadano a cambio de entregarle un teléfono celular de su propiedad.

Un Juez Penal Municipal con Funciones de Control de Garantías, ordenó medida de aseguramiento domiciliaria para los uniformados que hacen parte de la Policía Metropolitana de Santa Marta, sindicados del delito de concusión, tras exigirle la suma de $100.000 mil a un ciudadano a cambio de entregarle un teléfono celular de su propiedad.

Los beneficiados con detención domiciliaria fueron los dos agentes Jaime Antonio Llanos Granados quien tenía 7 y Jhonathan Johan González, con 11 años de servicio en la institución, ambos nacidos en Ciénaga, de donde habían sido trasladados hasta el Centro de Atención Inmediata, CAI, del barrio Los Ángeles, en sur de la ciudad.

La diligencia judicial tuvo incidencias la tarde de este miércoles, en las instalaciones del edificio Galaxia, donde el fiscal en turno expuso el material probatorio de los sindicados, siendo procesados por el delito de concusión, el cual aplica para funcionarios públicos, ya que doblegaron la voluntad de una persona para conseguir un provecho de una conducta ilícita.

El coronel Óscar Solarte, comandante de la Policía Metropolitana de Santa Marta, sostuvo que los uniformados serán retirados de su cargo, “se desarrolla una operación por parte de nuestro personal del Gaula de la Policía, ante una queja o denuncia de  un ciudadano, donde dos policías fueron puestos a disposición de la Fiscalía General de la Nación, siendo judicializados e imputados por el delito de concusión”.

Cabe recordar que el operativo de captura contra los dos sindicados se produjo alrededor de las 3:50 de la tarde del reciente martes, en el sector de la Avenida del Río, exactamente en la calle 23, momentos en que los uniformados fueron capturados en flagrancia cuando recibían el dinero exigido a cambio de devolver un celular reportado que habían sido incautado por no tener la factura.

Se logró conocer que, días anteriores estos hicieron la señal de pare al conductor de una moto para un registro personal. Durante el procedimiento, verificaron su teléfono celular, del cual establecieron estaba reportado como robado y que no contaba con sus documentos de compra, razón por la que presuntamente le solicitaron el dinero, no solo para entregarle el celular, sino para dejarlo seguir del procedimiento policial.

El individuo les manifestó a los patrulleros no tener dinero en el momento, sin embargo dijo poder ir a buscarlos para regresar por su teléfono. Sin embargo, la víctima de la extorsión tomó otro camino y se dirigió hasta el Gaula de la Policía y denunció el hecho.

En un operativo relámpago, las unidades policiales lograron capturar en flagrancia a los dos patrulleros cuando recibían el dinero exigido.

Tras ser presentados ante un juez en audiencia pública, a los dos uniformados de la Policía Metropolitana de Santa Marta les legalizaron sus detenciones y los privaron de su libertad en sus lugares de residencia.

También podría gustarte