Usuarios padecen un ‘calvario’ para la asignación de una cita

644

Los problemas y las quejas de los usuarios son recepcionados por el Ministerio Público, entre ellos la Personería de Santa Marta.

 

A diario cientos de personas ingresan tanto al área de urgencias como a la zona de consulta externa en la clínica de Medimás, buscando un remedio para su enfermedad, pero en muchos casos salen con dolores de cabeza, todo por la molestia de una mala atención.

 

La EPS Medimás por orden de la Superintendencia Nacional de Salud viene atendiendo a los usuarios, pero su capacidad instalada no le alcanza para tanto. Sin embargo, las constantes denuncias por parte de los pacientes por las graves fallas en su atención persisten.

En lo que corresponde a Santa Marta, en las instalaciones de la EPS, ubicada en la Avenida del Libertador, antigua sede de Saludcoop, aún persisten las demoras en la asignación de citas médicas especializadas, las autorizaciones de procedimientos y la entrega de medicamentos que preocupa en gran medida a los pacientes, que los han obligado a cambiar las fórmulas de sus medicamentos y a renovar las solicitudes ya aprobadas.

Las quejas se escuchan en los pasillos, a las afueras y hasta con permanentes discusiones entre los usuarios y trabajadores de la entidad encargados de la atención al cliente y la asignación de las citas.

Los usuarios se quejan constantemente por los largos trámites que les obliga a realizar la EPS para procedimientos sencillos y por la negativa de las citas, medicamentos e insumos; así mismo solicitan el cumplimiento de los servicios por parte del ente de salud.

´Da la impresión que esa es la consigna, aburrir al usuario para que este desista de reclamar o solicitar los servicios de Medimás´, expresó uno de los afiliados.

De igual manera señaló que la negligencia e ineficiencia de Medimás en la prestación de sus servicios en Santa Marta es evidente y se requiere que los órganos de control se apersonen de los padecimientos que sufren los usuarios.

´Visitar a Medimás a uno le saca las canas. En la recepción de la entidad la fila es interminable, la mala atención es palpable y las citas médicas con especialistas no las están entregando de manera oportuna´, señaló uno de los usuarios.

Al entrar por la puerta principal, a pesar de su cara amable, el vigilante no tiene respuestas a los interrogantes de pacientes que solicitan camillas, sillas de rueda o un lugar donde reposar en caso de una urgencia. El llanto y las muertas de dolor en muchos de los casos son insuficientes para conmover al equipo médico que parece no existir, en el caso de atención primaria de un camillero.

 

En la sala de espera de la clínica Medimás, los usuarios se quejan por el deficiente servicio que presta la EPS la cual han considerado como un ´peligro´ para la salud de sus afiliados

 

SIGUEN LAS QUEJAS

“A diario sale gente molesta de ese edificio”, aseguró Julio, uno de los vendedores ambulantes que viven del ‘rebusque’ frente a la sede de Medimás.

El comerciante informal, tiene más de 7 años trabajando frente a lo que era Saludcoop, “una gran clínica, pero todo cambió y fue peor la cura que la enfermedad”, dice.

Frente al puesto de comidas de Juan, Josefina, una mujer que asegura que su hermana, pasó “por quimioterapias fuertes y después me ordenaron poliquimioterapias cada 21 días. Sin embargo duró meses y no hicieron por el empalme de Cafesalud con Medimás. Hasta la fecha lo estoy esperando. Llevo más de un mes sin tratamiento”, contó la mujer.

 

LAS FILAS PARA LA CITA

Las filas para apartar las citas son constantes, sin embargo al lado de la responsable de apartar las entrevistas con los especialistas, hay otra línea de gente, esperando que les respondan por citas con ortopedistas, especialistas en tratamientos de cáncer y otros.

Y es que según los usuarios, los principales problemas son: No hay continuidad en los tratamientos por la interrupción de los servicios de salud, además de afectación de los servicios oncológicos por el cambio de profesional tratante; faltan autorizaciones en los servicios ambulatorios y oportuna entrega de medicamentos. Hay demora en la realización de procedimientos quirúrgicos; falla la remisión hospitalaria oportuna. Los hospitales públicos que tienen los servicios habilitados y que atienden población de Medimás a pesar de no tener contrato, son obligados a remitir a los usuarios a otras instituciones que no son del orden local.

Por su parte la Personería Distrital de Santa Marta anunció un seguimiento constante a lo que viene haciendo Medimás con sus usuarios y afiliados en Santa Marta.

También  se ha confirmado que un grupo de usuarios se dispone a ejercer sus derechos fundamentales presentando una acción de tutela contra las deficiencias en los servicios.

También podría gustarte